News Night con Will McAvoy

tumblr_mt8vlt8cYC1sh4xl2o1_500

Una vez finalizada la segunda temporada de The Newsroom, es hora de recapitular y hacer balance de lo que la serie nos ha ofrecido durante los dos últimos veranos.

La serie comenzaba con un magnifico piloto en el que el monólogo de Will McAvoy a los pocos minutos de comenzar el episodio – que nos recordaba mucho al monólogo inicial de otra gran, aunque breve, serie surgida de la cabeza de Aaron Sorkin, Studio 60 on the Sunset Strip – tomaba el control del mismo. Y lo elevaba a tal altura que muchos, entre los que me incluyo, arrastramos la inercia y el ritmo de esos minutos iniciales a lo largo de toda la primera temporada. De manera que obviamos algunas, por no decir la mayor parte, de las pegas que le podíamos poner a la serie de Sorkin, y por extensión también a su creador.

¿Nos veríamos recompensados? A continuación, la respuesta.

Durante esa primera temporada se nos mostraba, de forma excesivamente idealista como señalaremos más adelante, como funciona desde dentro un canal de noticias. Al principio de esta llegarían a la plantilla de ACN nuevos miembros, como MacKenzie y Jim, que se unirían a los antiguos, en medio del revuelo formado por las palabras de Will McAvoy en el ya citado monologo inicial.

A lo largo de toda la temporada se tratarían diversos temas, como las críticas al Tea Party, las revueltas en Egipto o el tiroteo en el que resultó herida la política americana Gabrielle Giffords, que a la postre nos daría el mejor capítulo de la temporada, y de la serie hasta el momento, el llamado I’ll Try to Fix You. Como vemos, la serie exige al espectador, y sobremanera al europeo, un cierto grado de conocimiento de la actualidad política americana.

then

Se han criticado mucho algunos tics recurrentes que se le atribuyen al creador de El Ala Oeste de la Casa Blanca y que repite en la gran mayoría de sus producciones. Algunas de estas manías son el crear personajes exageradamente inteligentes y eruditos, que son capaces de enlazar en cuestión de segundos conversaciones en las que se intercambian golpes brillantes a una velocidad tal que exige al espectador que preste a la serie el cien por cien de su capacidad de atención en todo momento.

Los personajes son asombrosamente incorruptibles, íntegros e idealistas, que permiten a Aaron Sorkin enchufarnos sin pudor ese idealismo y darnos, ya que se pone, una lección de moralidad en cada capítulo. Esto ha molestado mucho a una parte de los espectadores, que acusan al guionista de ver y tratar a los espectadores desde una actitud demasiado soberbia.

Desde algunos sitios se señala que esta soberbia se extiende a todo el género femenino, ya que Sorkin dibuja unos personajes femeninos demasiado histriónicos, que circulan permanentemente en esa fina línea que separa el nerviosismo de la locura. Estos rasgos hacen que los personajes sean poco creíbles, y más en los casos de MacKenzie McHale y Sloan Sabbith, donde estas características están más marcadas. Se nos presentan dos mujeres profundamente inseguras y que constantemente buscan la aprobación de un hombre, pese a ser dos mujeres brillantes, con éxito y, porque no decirlo, guapísimas.

The-Newsroom-S1E9-The-Blackout-Part-2-Mackenzie-McHale-Emily-Mortimer-meltdown

A muchos críticos y espectadores,  estos pequeños fallos les permiten despreciar por completo la serie, y mostrar todo su odio hacia Sorkin. Yo me sitúo en el lado contrario, la serie me encanta y – a pesar a los peros – besamos por donde pisan Will, Charlie, MacKenzie, Neal, Maggie, Jim y por supuesto Sloan. Pero no por donde pisa Don, este es demasiado hostiable. ¿Y todo esto por qué?  Pues porque somos muy de Sorkin, y ya.

La segunda temporada empezaba buscando poner remedio a alguna de estas críticas,. Nos encontrábamos, en primer lugar, con una historia que enlazaba todos los capítulos de la temporada – más allá de la famosa “mission to civilize” de Will McAvoy y sus continuas referencias a El Quijote durante la primera campaña – y que marcaría el futuro de ACN: la Operación Genoa.

A lo largo de los capítulos se nos desgranan los pormenores de la operación con la introducción de Jerry Dantana, un nuevo personaje llegado desde Washinton D.C. para cubrir la baja temporal de Jim. Este último ha decidido cubrir desde cerca la campaña del candidato republicano Mitt Romney, excursión que todos agradecemos y que nos permite conocer al personaje de Hallie – interpretada por cierto por una Grace Gummer, una de las hijas de Meryl Streep -. Mientras tanto Maggie decide ser la especialista en África e irse con Gary en busca de historias.

En esta temporada se han tratado menos temas que en la anterior. Pero tenemos entre otros, la citada ficticia Operación Genoa, las elecciones presidenciales del año 2012 y el movimiento Occupy Wall Street. El gran capitulo que siempre nos ofrece Sorkin por temporada nos le encontramos en el séptimo en este caso, el titulado Red Team III. Con ese enorme grito de Jane Fonda al final de este, que nos hizo a todos acordarnos de la madre del que inventó las pausas de dos semanas.

Por  nuestra parte han sido dos grandes temporadas, si bien la primera tenía más ritmo, en la segunda se han corregido algunos fallos argumentales que le costaban las críticas de parte del público más exigente. En este barco, al menos por mi parte, estamos deseando que nos llegue la tercera temporada. Seamos sinceros, a todos parece un drama no ver a Sloan Sabbith hasta el próximo verano.

tumblr_mt8e3ajBwW1qmb9k6o3_500

¡Arrr, marinero! Di lo que tengas que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s