Agents of S.H.I.E.L.D., la importancia de llamarse Joss Whedon

CLARK GREGG, MING-NA WEN, BRETT DALTON

Hay series cuyo piloto ya nos entusiasma y a partir de ahí es una comunión perfecta con el espectador, como Masters of Sex o The Good Wife; hay series que necesitan unos cuantos episodios para coger ritmo y a partir de ahí dar un buen nivel, como Fringe o Community; e incluso hay series que necesitan una temporada entera, como Justified o Parks and Recreation. Pero lo que tenían todas ellas en común, de la más iluminada a la más rezagada, era un gran potencial desde el principio.

Ya fuese por su planteamiento inicial o por los nombres implicados en el proyecto, a todos se le veían atisbos de ser grandes series – a pesar de que la mitad de las citadas sufrieran o sufran un destacado ocaso – y llegaron a dar grandes momentos televisivos. Pedir que haya algo que rascar bajo una superficie algo más anodina suele ser uno de los hábitos del aficionado a la televisión. El problema es cuando los defectos iniciales no se ven compensados por una buena evolución posterior.

¿Es Agents of S.H.I.E.L.D. un ejemplo de esto? La respuesta a esto, a continuación.

Agents of S.H.I.E.L.D. group pic

Con la franquicia de Marvel de Los Vengadores en pleno auge en el cine, la televisión tenía que sacar tajada de semejante golpe, especialmente cuando un hombre tan televisivo como Joss Whedon era el hombre al frente. El hombre que una vez tuvo el estatus de hombre de culto para ciertas minorías, ya fuesen fans de Buffy o de Firefly – o incluso de Dr. Horrible’s Sing-Along-Blog -, es ahora aclamado por las masas y es el momento de que se produzca su retorno a las cadenas.

No, Dollhouse no contaba. Teníamos que tener ese encanto de los héroes Marvel pero a pie de calle, un cartel de personajes originales que sirvieran para expandir el universo en la dirección correcta, unos operativos anónimos de la agencia de espionaje S.H.I.E.L.D. que sirvan al espectador para ir descubriendo este nuevo mundo. Pero cuando quisieron decir anónimos, acabaron entendiendo anodinos.

Lo que pensábamos que era una situación temporal en su piloto, fruto de las prisas por lanzar a rodar a sus protagonistas, está demostrando ser el mayor lastre de la serie. Si, nos encanta Clark Gregg como el Agente Coulson, pero ya lo traíais rescatado de la película. También nos encantan Saffron Burrows como Victoria Hand o Titus Welliver como el Agente Blake – ¡incluso el Agente Sitwell! – , pero no llevan la carga dramática. Y por supuesto que nos encantan las apariciones de Cobie Smulders como María Hill o Samuel L. Jackson como el Director Nick Furia, pero son solo meros cameos. Sus protagonistas, en cambio, nos dan completamente igual.

Agents of S.H.I.E.L.D. season 1 photo

Ya sea por la falta de carisma – únicamente salvable en la adorable Simmons – o por lo plano de la mayoría de personajes, nunca llegamos a conectar con estos y nos parecen meros muñecos a través de los cuales se nos cuentan los capítulos. De hecho, cuanto más se intenta profundizar en ellos, más aversión nos producen. Es el momento para asumir que solo nos interesan como parte de su organización, algo muy logrado en The Hub que es para nosotros el mejor hasta la fecha, y que si la serie quiere seguir manteniendo nuestra atención ha de explotar por el lado de las tramas.

Porque otro de los errores de la serie ha sido el utilizar sus episodios como una mera galería de villanos o situaciones a mostrar, pero sin dar un hilo conductor que fidelice al espectador. Si algo positivo tenían las películas de Iron Man, Capitán América, Thor y compañía, era que eran como partes de un tríptico que en conjunto era un cuadro mayor. Sin embargo, para desgracia de los fans de los cómics que están muy acostumbrados a las tramas largas y complejas, en Agents of S.H.I.E.L.D. parecen no haber rescatado esa sensación evidente de estar ante algo más grande.

Agents of S.H.I.E.L.D. Fitz Simmons pic

Si bien se han dado pinceladas de por dónde podría evolucionar la serie, tras ocho episodios aún no se ha podido vislumbrar una trama horizontal bien construida que la ponga a la altura de otras congéneres en el género de superhéroes como Arrow o en el género del espionaje como Person of Interest. Ni siquiera el episodio que entroncaba con el argumento de Thor: El Mundo Oscuro ha sido realmente salvable, quedándose en el terreno de lo anecdótico y con la sensación de haber sido una oportunidad desaprovechada.

No obstante, veintidós episodios son muchos capítulos y, aunque ya hayamos consumido más de un tercio de estos, las opciones que tiene de cumplir con nuestras expectativas no están intactas pero tampoco demolidas. Si se fijase un poco más en su coetánea The Blacklist y un poco menos en sus aspiraciones de ser un tour por lo menos interesante de Marvel, probablemente hasta solucionaría su problema de audiencias – ahora más aposentadas, en la mediocridad, pero aposentadas -. Todavía queremos Agents of S.H.I.E.L.D., a nuestro pesar.

Y uno podría pensar, ¿de dónde viene todo este crédito ante una serie evidentemente decepcionante? Pues en los nombres, querido, en los nombres. Los fans de Buffy siempre afirman que la primera temporada de esta no hace justicia al resto de la serie, muchos son como para desoír sus afirmaciones. Y el llamarse Joss Whedon y producir televisión, importa.

CLARK GREGG

Un comentario en “Agents of S.H.I.E.L.D., la importancia de llamarse Joss Whedon

  1. Pingback: Series a Toda Vela | La Mesa del Capitán: Capítulo 0015 El Hombre de la Lista Negra

¡Arrr, marinero! Di lo que tengas que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s