La #televisión social

tvsocial

Que el título no os lleve a engaño, no estamos hablando de lo que pretende conseguir Microsoft gracias a los servicios que en teoría ofrece la XboxOne. Hablamos de algo mucho más antiguo, algo tan antiguo como la propia televisión. Antiguo y a la vez nuevo, ya que gracias a las redes sociales, estamos descubriendo una nueva forma de ver y disfrutar nuestros programas y series favoritas.

Pero…¿hasta que punto esto ayuda al visionado? Twitter es la red social que posiblemente más haya influido en la televisión en los últimos años, ¿cómo? ¿por qué? eso #AContinuación.

Cualquier programa de entretenimiento que se precie tiene un objetivo social. No es que yo estuviese por aquel entonces, pero antes de los juegos, estoy convencido de que los romanos discutían sobre cual sería el campeón de uno u otro combate, todo para que al terminar discutieran sobre lo visto y las sorpresas que se habían llevado. Lo mismo pasa con el futbol, con el teatro, con cualquier cosa. Cuando asistimos a un acontecimiento, da igual el carácter principal del mismo, este siempre tendrá una parte social, donde los espectadores compartirán sus opiniones y experiencias.

Gente inconforme con la elección de Affleck como Batman

Gente inconforme con la elección de Affleck como Batman

Por supuesto, la televisión no iba a ser menos. Antes de internet podías escuchar en los bares a la gente hablar del último capítulo de Twin peaks, antes incluso podías escuchar lo bien que lo había hecho Masiel, lo mona que iba y lo poco próxima que era a la botella por aquel entonces. El internet lo único que ha hecho ha sido lo mismo que hace con todo, elevar a la máxima expresión lo social de la televisión.

Foros, Facebook, Instagram, Blogs y sobre todo Twitter han hecho que comentar televisión signifique algo totalmente distinto. Lo que antes era el boca a boca ahora se ha convertido en teclear un par de cosas en google a ver que opiniones tiene la gente. Si cuatro de tus seguidores critican una serie, pues pasas de esa serie. Si de repente ves que #QuienQuiereCasarseConMiHijo es trending topic nacional, entonces cambias a ver que diablos esta pasando con su hijo.

fringe1

Y claro, nosotros no somos los únicos que nos hemos dado cuenta, por supuesto que no. La gente de marketing de las cadenas, o quién diablos se encargue de promocionar estas cosas se dieron cuenta hace mucho y han decidido explotar esto al máximo. Pero claro, todo en exceso no siempre es bueno, así que debemos preguntarnos ¿hasta que punto es bueno esta socialización masiva?

Indudablemente esto puede favorecer al desarrollo de un show, desde hace unos años vemos en muchas series y programas un hashtag con el título de los mismos con el objetivo de que los espectadores twitteen sus opiniones. De esta forma los responsables de estos productos pueden llevarlos hacía pastos más verdes, hacía lo que el público quiere ver. Claro que hay muchos tipos de público y como pasa con los culos, todo el mundo tiene uno y a nadie le gusta que se lo toquen. Entonces, ¿cuál es la opinión más acertada? ¿que camino elegir Dorothy? Pues como con todo, el que más apoye la mayoría. Porque las masas son, nos guste o no, lo que mueven el mundo. Con esto no quiero decir que la mayoría se equivoque, si no que lo que quieren no siempre es lo que más favorece a show. Si bien no es cierto que los guionistas y directores se deje llevar por la opinión generalizada, en ocasiones esto sucede, porque la pela es la pela.

Que no soy el Grey ese leñe! que las chatis me quieren ver montando sólo motos

Que no soy el Grey ese leñe! que las chatis me quieren ver montando sólo motos

Esta presión social además puede terminar en rajadas por parte de los implicados. Pasó con Damon Lindelof, quién tras haber aguantado una lluvia de críticas con el final de LOST, sufrió una segunda oleada con el final de Breaking Bad. Y las verdades duelen, pero echar sal a una herida aún abierta no siempre es sano, para ninguna de las dos partes. George Lucas acabo tan hasta las narices de que se le criticase que decidió retirarse de la primera línea de cine -Decisión por la que aún aplaudo-. Más reciente tenemos el caso de Charlie Hunan, quien se había labrado una imagen de tipo duro con Hijos de la Anarquía y que intentó llevar esa imagen al cine con la decepción taquillera que supuso Pacific Rim. Suponemos que intentando mantenerse en el panorama cinematográfico aceptó a la desesperada el papel de Christian Grey -el colega ese del sadomaso del que habla tu vecina-, sin embargo, debido a las críticas que recibió por parte de los fans, finalmente rechazó el papel, incluso habiendo firmado el contrato, algo que a la larga estamos seguros que no beneficiará a su carrera.

Entonces, ¿Socializar la televisión es una buena idea? Sí. Socializarse es una parte natural del ser humano, el intercambio de opiniones, sean buenas o malas ayudan a crecer al espectador y posiblemente a los creadores. Sin embargo, estos creadores deben mirar con mucho ojo las opiniones y no dejarse llevar por ellas. Lo que les convierte en creadores son sus ideas y su personalidad, si se dejan llevar por lo que otras personas sin ningún tipo de criterio digan -gente como nosotros- entonces perderán su esencia y dejarán de ser creadores.

Un comentario en “La #televisión social

  1. Pingback: Series a Toda Vela | La creación de Twitter será una serie de televisión

¡Arrr, marinero! Di lo que tengas que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s