¿Por qué el mundo necesita superhéroes? (I): Los orígenes del superhombre en televisión

Batman Adam West photo

El auge que actualmente vivimos del género superheroico en cine y televisión puede parecer flor de un día. La proliferación de películas y series con sus respectivos universos interconectados es un hecho evidente y da la sensación que junto con los remakes y las comedias románticas ocupan más de la mitad de lo que se produce año a año. Sin embargo, la figura del superhéroe tiene mucho más recorrido y la situación que vivimos ahora no es más que la cristalización de un movimiento que se inició hace más de medio siglo.

Por eso os invitamos a recorrer con nosotros la particular historia de los superhombres en televisión, la evolución que ha tenido su figura y los distintos intentos por forjar grandes dramas o comedias en torno a algunos de los mayores iconos de la cultura contemporánea.

Ajustad vuestras capas porque el recorrido será largo y peligroso.

Action Comics 1 pic

Cada cultura tiene sus propias figuras mesiánicas. Dioses, semidioses y profetas que llevan a cabo hazañas que ningún simple mortal es capaz de alcanzar. Ídolos solitarios que caminan entre los hombres y utilizan sus dones para ayudar y salvar a la humanidad. Y el mesías de la cultura pop no es otro que el superhéroe.

Superman fue el primero y más representativo de todos ellos. Su creación en 1938 por parte de Jerry Siegel y Joe Shuster para el Action Comics 1, supondría la primera recreación cultural en el cómic del übermensch de Nietzche en forma del último hijo de Krypton. Una figura llegada a la Tierra como único en su especie, criado por unos padres que no son sus originales, con unos dones que empequeñecerían a cualquier individuo pero que sin embargo utiliza para ayudar a la humanidad y salvarla de si misma.

Una figura que oculta su naturaleza extraterrestre y vive como un anónimo Clark Kent entre humanos, amándolos y respetándolos. Por si el mesías moderno no tenía suficiente de bíblico, alberga el segundo nombre de Kal-El relacionado con su origen y llegado el momento también tendría su propia muerte y resurrección. Hasta cuatro discípulos que pretenderían continuar su obra.

Detective Comics 27 pic

Pero como en toda dialéctica hegeliana, cada tesis tiene su propia antítesis. Y como un reflejo oscuro del símbolo brillante y esperanzador que es Superman, surge Batman en el Detective Comics 27. Si aquel era un extraterrestre fingiendo ser un humano, este es un hombre que finge ser algo más. Si Superman genera esperanza en la humanidad, Batman utiliza el miedo contra sus enemigos. Ambos buscan combatir el crimen, aunque uno lidera y el otro controla. Hasta las ciudades hogar de cada uno, Metropolis y Gotham, son la versión luminosa y oscura de la misma, Nueva York.

El Batman creado por Bob Kane y Bill Finger sería una amalgama de conceptos de la época, desde las características detectivescas de los personajes noir – con un pasado trágico, cómo no, ya que la orfandad no es solo lo que le une con Superman sino el origen de su cruzada – hasta los rasgos de aventureros justicieros como El Zorro. Todo bajo la fachada del millonario playboy que es Bruce Wayne.

Y de tales extremos opuestos, de esas tesis y antítesis, surge como síntesis la Edad de Oro del cómic. El nacimiento de lo que luego será el Universo DC se gestaría con esos dos personajes, que serían origen y reflejo para el resto de personajes que nacerían a continuación bajo el seno de esta y otras editoriales. Algunos de ellos tan importantes como el Capitán América de Timely Comics, que lucharía contra los enemigos de los estadounidenses en la Alemania nazi durante la II Guerra Mundial. Un icono que representaría a un país en guerra y ávido por personajes que defendiesen su bandera.

The Amazing Spiderman pic

Pero el superhéroe caería en desgracia en los años cincuenta, siendo el período de posguerra uno de los momentos más bajos que tendría esta figura al no encontrar el respaldo del público en una época de paranoia y sobriedad en el contexto de la Guerra Fría. Hasta la llegada de dos innovadores como Stan Lee y Jack Kirby que devolverían al superhéroe a la primera plana en los primeros pasos de Marvel Comics, heredera de Timely. De hecho, la publicación del primer número de Los Cuatro Fantásticos da comienzo a la llamada Edad de Plata de los cómics.

Esta pareja, y algunos colaboradores como Steve Dikto, acercarían al superhéroe a algunos de los temas de más trascendencia en la época como la exploración espacial, con los ya citados Cuatro Fantásticos como ejemplo; la radioactividad, siendo Hulk la mayor representación de la capacidad destructiva temida; o la adolescencia, convirtiéndose Spiderman en uno de los personajes con el que la audiencia joven más fácilmente se identificaba.

Hasta buscarían en la mitología, como ya había hecho la Edad de Oro para crear a Wonder Woman – mayor icono femenino dentro de los superhéroes -, para tener su propia figura mesiánica con el dios nórdico Thor. Y ambas editoriales, DC y Marvel, pondrían en marcha en estos años los supergrupos, asociaciones de héroes para combatir conjuntamente a amenazas que no pudieran por separado. Primero sería la Liga de la Justicia y más tarde como respuesta Los Vengadores.

Green Lantern Green Arrow pic

Y todo lo demás, como se suele decir, es vodevil. Más tarde llegarían esas series menos coloristas y más comprometidas con los problemas sociales, como Green Lantern / Green Arrow de Neal Adams y Dennis O’Neil, que explorarían temas como la drogadicción que asolaba las calles norteamericanas. También enfoques más adultos y realistas a la figura del superhéroe, como el que daría un joven Frank Miller a Daredevil y Batman.

O esa mirada deconstructiva del superhéroe que daría Alan Moore con obras como Watchmen. A partir de ahí llegaríamos a los denostados noventa, con la proliferación de supermilitares musculados y el resurgimiento del género a través de la narración widescreen y el rescate de lo mejor de cada época pasada. Tendría que caer a nivel de calidad y popularidad tanto como en los años cincuenta, para volver a ver un gran nivel de creatividad y reconocimiento mediático como el actual.

Pero, ¿cómo se vio todo esto reflejado en televisión? A continuación, hablaremos de las primeras representaciones de estos superhéroes del cómic norteamericano que vieron trasladadas sus historias a la pequeña pantalla y lo que supusieron para esta.

Adventures of Superman pic

Adventures of Superman

Al igual que el personaje fue pionero en el mundo del cómic, también lo fue en la televisión. La gran representación de la figura del superhéroe en televisión llegaría en los cincuenta de manos de George Reeves, en un formato de episodios de media hora y que se extendería por seis temporadas. Ciento cuatro episodios en antena que nos mostrarían a los personajes típicos de la mitología del kryptoniano como Lois Lane, Perry White, Jimmy Olsen o su planeta natal, aunque ninguno de sus enemigos apareciese en escena siendo habitualmente científicos locos o mafiosos de carácter anónimo.

Tristemente, la serie no es solo célebre por ser una de las primeras representaciones del personaje o de los superhéroes en televisión, sino por el suicidio de su protagonista. George Reeves, inmerso en una profunda depresión ante su estancada carrera como actor, se suicidó en 1959 de un disparo. Recomendamos ver la película Hollywoodland, protagonizada por Ben Affleck, para tener una mejor visión de cómo era la producción en aquellos días y cómo sucedió la trágica muerte.

Batman Adam West pic

Batman

Pero si existe una representación clásica del superhéroe que se haya quedado grabada a fuego en la mente colectiva, ese es el Batman de Adam West y Burt Ward. La delirante comedia de acción de los años sesenta es un vivo reflejo de la época y la estética camp que la caracteriza. Banda sonora absorbente propia de la música surf, onomatopeyas sobreimpresas en la imagen, situaciones deliberadamente absurdas y una galería de villanos torpes y caricaturescos que marcaron la imagen que toda una generación tuvo del Cruzado de la Capa.

Ciento veintiocho episodios entre 1966 y 1968 estuvo en antena, mostrando por primera vez en televisión a personajes como el Joker, el Acertijo, Catwoman, el Pingüino, James Gordon o Batgirl. Se convirtió en la serie de moda por aquel momento, con famosos como Liberace o Bruce Lee haciendo cameos cada semana y acabó por ser el verdadero icono del superhéroe dentro de la cultura pop. Buenos tiempos para los amantes de las drogas psicodélicas.

Hacemos aquí una pausa y volvemos a la Batcueva a curarnos nuestras heridas. Combatir al mal es agotador y solo acabamos de rascar la superficie, en futuras entregas de este especial avanzaremos en el tiempo y hablaremos de otros iconos que tuvieron en el siglo XX sus respectivas series como Flash, Womer Woman o Hulk y algo de lo que vino después. Pasado, presente y futuro del superhéroe en televisión, allá vamos.

Anuncios

2 comentarios en “¿Por qué el mundo necesita superhéroes? (I): Los orígenes del superhombre en televisión

  1. Pingback: Series a Toda Vela | Novedades para The Flash y Stan Lee se une a S.H.I.E.L.D.

  2. Pingback: Series a Toda Vela | ¿Por qué el mundo necesita superhéroes? (II) Llegaron para quedarse

¡Arrr, marinero! Di lo que tengas que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s