La Mesa del Capitán: Capítulo 0020 Panorama para Hypear

Portlandia photo

Debido a circunstancias personales, los planes de amotinamiento, el escorbuto y la sífilis del resto de la tripulación, esta entrega de la Mesa del Capitán tendrá que hacerla en exclusiva el hombre que la encabeza. Tras haber naufragado y perdido más de la mitad de la carga que el HMS Series a Toda Vela almacenaba durante la noche de Fin de Año, pocas mercancías nos quedan por comerciar en este puerto. Aún así, a pesar de la soledad, no abandonaremos el uso del plural mayestático.

Así que, ¿qué hemos decido para hoy? Pues especular con la carga futura. Nada mejor que un poco de mercantilismo a la vieja usanza y hablar un poco de lo que vendrá en este 2014. ¿Le habéis echado un vistazo al calendario de series que hemos creado para la ocasión? Un momento perfect0 para rescatar unos pocos nombres propios allí citados y comentaros nuestras expectativas y el hype que generan. También os daremos un pequeño repaso a las noticias de la semana, que siempre está bien. ¿Y por qué no hablar de aquellas cuentas pendientes que tenemos de años anteriores?

Todo eso y más, a continuación en esta Mesa del Capitán atípica.

Portlandia picture

La Caza del Rotulador Rojo, fechas marcadas en nuestro calendario

Puede que ya os hayamos hablado de las series que más esperamos y todo eso, pero más allá de esas, ¿qué merecerá la pena a lo largo de estos próximos cuatro meses? Comenzando por enero, entre toda esa maraña de superestrenos totalmente hypeados, puede que nos de la sorpresa una de esas series que llegan algo más tapadas. Hablamos de Klondike, la primera miniserie televisiva de Discovery Channel.

Esta se centrará en la Fiebre del Oro y en el viaje que emprendieron dos amigos en 1890 hacia el Oeste, en el que se vieron puestos a prueba por el entorno, el clima y toda clase de personajes que se llegarían a encontrar por el camino como el famoso escritor Jack London. Un primer proyecto interesante – encabezado por el que ya no aparecerá en Juego de Tronos por razones obvias, Richard Madden -, para estos hombres acostumbrados a los documentales y a la tele-realidad, que incluye algunos nombres que sonarán como Sam Shepard o Tim Roth.

Tampoco en febrero vamos a centrarnos en retornos importantes como los de House of Cards, Hannibal o The Americans, sino que vamos a ir a uno de esos productos mucho más minoritarios que deberían estar en boca de todos, como por ejemplo Portlandia. Las dos imágenes que preceden a este texto ya deberían indicar la importancia que le damos al show humorístico de Fred Armisen y Carrie Brownstein. Una de esas genialidades hecha por hipsters y que critica a los propios hipsters que cada año sin hacer mucho ruido nos saca las mayores carcajadas dentro de la comedia, no en vano viene avalada por el padre de Saturday Night Live. Quién la esté viendo la esperará con ganas, mientras que quién no la haya visto debería ponerse ya mismo al día.

Y nos plantamos en marzo, con mucho menos que destacar aunque si interesados en la próxima serie de Kyle Killian – creador de la interesante Awake -, la intrigante serie Mind Games. Protagonizada por Steve ZahnDJ Davis en Treme – y Christian Slater que interpretan a dos hermanos timadores, el primero de ellos con trastorno bipolar, que crean una empresa de resolución de conflictos basándose en su experiencia en la manipulación de la conducta y el comportamiento humano. Aunque el planteamiento suene a un refrito de Lie to Me y El Mentalista, me quedo con su creador y Steve Zahn como implicados para generar interés. No así con Christian Slater.

Y en abril, clones mil.

Veronica Mars movie picture

Esta Actualidad es una Ruina, lo destacado de las noticias de la semana

A pesar de que algunos que afirman nunca haber visto la serie les parezca horroroso, esta semana viene marcada también por el hype desencadenado por el trailer de Veronica Mars. Si el gafe de Jerry O’Connell no lo impide – que con el trailer es la primera noticia que tenemos de su aparición -, tendremos de vuelta a Mac, Weevil, Piz, Logan, Wallace y a el inimitable Dick Casablancas. Incluso a Enrico Colantoni, ocupado interpretando a Elias en Person of Interest, volviendo como el padre de Veronica.

Buenos tiempos para el seriéfilo nostálgico, viendo como Veronica Mars y Entourage retornan en forma de película, 24 en forma de miniserie y otras como Arrested Development hasta tienen nuevas temporadas.

Aunque si todos esos proyectos destacan por su interés, la segunda mitad de la temporada de The Walking Dead no es que goce de demasiada aclamación popular en su retorno. Hasta los fans más acérrimos se han visto algo decepcionados con esta cuarta andadura, viendo que lo de los capítulos aburridos más que un pequeño bache es una larga travesía en el desierto solo salvada por pequeños oasis en los inicios y finales de temporada. Ojalá el eslogan “don’t look back” se refiera a que, de verdad esta vez, van a olvidar ese estilo soberanamente aburrido.

Un minuto de silencio por James Avery, ni el mayordomo Jeffrey ni nosotros te olvidaremos nunca. Puede que Jazz si, nunca fuisteis íntimos.

Treme pic

Hasta que Llegó su Binge-watching, las series con las que toca ponerse al día en 2014

En cierto modo es un alivio que mi compañero OhJara no esté conmigo para hacer esta sección en concreto, porque la lista de series pendientes del primer oficial en una sola entrada nos colapsaría los servidores. Porque ahora toca no solo arrepentirse por las series no vistas en años pretéritos sino además hacer propósito de enmienda. ¿Qué no estamos viendo que deberíamos haber visto ya?

Treme. Esta es mi gran cuenta pendiente, mi espina clavada. Como fan incondicional de The Wire que soy, que haya algo de David Simon a lo que no me hubiera siquiera acercado podría ser considerado de crimen contra la humanidad, pero con el año nuevo llegan mejores intenciones. Ya el día 31 del pasado mes decidí acercarme por primera vez al New Orleans post-Katrina y aquí, cinco días después, me veo en la tercera temporada. Y a menos de quince episodios de terminar esta narración humanista, descarnada pero esperanzadora, de lo que supuso para uno de los mayores centros culturales de los Estados Unidos no solo ser destruida sino además ser olvidada. Dije que una vez hubiese terminado no habría excusa para no ponerme y aquí estoy terminando una de esas series que nadie debería tener en el debe.

Shameless. Con los Gallagher estadounidenses tengo otra cuenta pendiente, ya sea por el papel de William H. Macy o por el físico de Emmy Rossum tendría que estar al día de las desventuras de esta familia disfuncional. Pero como pasa con muchas series de Showtime, en las que House of Lies entraría perfectamente como ejemplo, implica conectar mucho con la serie y no es algo que desde el primer minuto. Pero tras haber estado campañas pasadas en varias listas de lo mejor del año, no puede durar demasiado en ese limbo de exigibilidad a gente como yo.

Doctor Who. ¿Será 2014 el año en el que por fin conecte con el viajero en el tiempo británico? Varios han sido ya los intentos de entrar en esa comunidad whovian pero los primeros episodios de Christopher Eccleston siempre han sido una barrera infranqueable para mi. Un poco más de esfuerzo por mi parte quizá me lleve más tarde a disfrutar de esas joyas que dicen que esconden las temporadas de David Tennant y Matt Smith. Que los viajes en la TARDIS me sean propicios.

Y no me resisto a encontrar una comedia más que me enamore antes de perder la fé en el género. Un nuevo intento con Veep o probar terrenos fértiles con Cougar Town puede que me de alguna satisfacción inesperada. O si no me vuelvo a las risas enlatadas.

El Tesoro Hundido, Archer

¿No hemos puesto Archer en la lista de cuentas pendientes? Pues deberíamos, porque la de FX es sin duda la serie de animación que llevamos meses diciendo que deberíamos haber visto. Porque ha luchado contra terroristas, asesinos, el KGB, ciborgs… y eso no es lo peor de todo.

 

El Retrato Semanal, The Blacklist

Cerramos esta primera edición en la que los caminos de un servidor y OhJara han tenido que ir – desgraciadamente – por separado, con una imagen de una afición reciente que nos une a ambos. ¿Alguno ha tenido la sensación que The Blacklist es como una partida de poker? Un juego en el que hasta el final nadie revela sus cartas pero en el que se van descubriendo faroles y apuestas arriesgadas. En la que James Spader es el rey y Megan Boone la reina de nuestros corazones, que diríamos. Si esta afirmación fuese correcta, esta sería su representación gráfica.

The Blacklist artwork

¡Arrr, marinero! Di lo que tengas que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s