Community, mucho ruido y pocos paintballs

Community - Season 5

Parece que el 2014 está siendo un año de retornos, ya que no solo Sherlock ha vuelto sino que también Community ha hecho lo propio y trayendo consigo a su antiguo showrunner Dan Harmon. Un retorno que muchos veían como el enlace de la comedia con sus mejores tiempos, ese tramo final de la primera campaña, la brillante segunda temporada al completo y ciertos grandes episodios que tuvo la tercera. Aunque el problema de jugar con las expectativas es por todos conocido.

De ahí que se le someta a un especial escrutinio a esta recta inicial de su quinta temporada, que tiene la carga no solo de lidiar con las consecuencias de su nefasta predecesora sino de reactivar las tramas y el interés de los espectadores, superar la marcha de algunos de sus personajes principales y propiciar grandes episodios como a los que estábamos acostumbrados. Ardua tarea.

Si habrá apuntado maneras en este nuevo intento, os lo descubrimos a continuación.

Community picture

Emitir juntos los dos primeros episodios formando un bloque de una hora podía parecer quemar demasiados cartuchos en un inicio para una temporada ya de por si corta, pero tiene su razón de ser. Todo forma parte de un manifiesto intento por repilotear la serie, en palabras de un Abed completamente consciente de su función metaficcional. Algo imposible de hacer en veinte minutos y que se nota en el resultado final.

Porque a aquellos que intentan ver por separado el primer y el segundo episodio, se encuentran con que el primero no es más que un anodino capítulo más de la temporada previa y el segundo uno de esos capítulos con la magia habitual de Dan Harmon. Pero en realidad son el mismo, las dos caras de la misma moneda. En el primero la comedia se encarga de barrer el estropicio de la season finale previa mientras que en el segundo establece el verdadero status quo de lo que será en esta temporada. Si hubiesen optado por un único episodio de cuarenta minutos, como los que The Office hacía en su momento, esa barrera sería indistinguible y se entendería mejor las intenciones de Harmon.

Ya que lo que vemos en un inicio no es más que volver a colocar a Jeff Winger y el resto del grupo de estudio, ahora cada uno con su propia vida, en el ámbito de Greendale. Con la enésima manipulación de Jeff hacia sus compañeros que acaba dándose la vuelta y enseñándole una lección a él, ejemplo de guión prototípico y hecho con el piloto automático de la serie, nos deja con este de profesor y el resto de alumnos de nuevo.

Community season 5 picture

La verdadera magia se produce en ese segundo episodio que no es más que el prestigio del truco que nos propone Harmon. Lo que implica repilotar para esta serie es situar a los personajes en una situación análoga a la anterior, que sea reconocible por los espectadores, pero que permita avanzar las tramas sin encontrarse con el atolladero habitual de la cuarta temporada. Con cada personaje estudiando la carrera que de verdad quieren hacer y Jeff de profesor, se nos genera una situación heterogénea que entra en conflicto con el alma previa de la sala de estudio.

¿Cómo solucionar tal problema? Generando a su vez otro conflicto a nivel argumental y que la solución a este funcione para ambos. Ante los privilegios de profesor que tiene ahora su antiguo compañero y que hacen montar en cólera a sus ex-compañeros estudiantes, el Decano acaba resolviendo que un consejo de facultad integrado por alumnos y profesores es la respuesta. El dónde está claro, la antigua aula de estudio del grupo de Greendale.

Así volvemos a tener a todos los personajes en situación de igualdad y con opciones de avanzar. Hasta el personaje de Jonathan Banks toma el hueco natural dejado por la ausencia de Pierce, incorporándose como miembro del comité para ser uno más del grupo. Solo falta que Chang, otra vez como profesor, también se incorpore definitivamente a este bloque de protagonistas nuevo y viejo al mismo tiempo.

Community season 5 shoot

Hablamos de todos estos movimientos evidentemente artificiales y que respondían a necesidades de sus responsables con una mayor actitud positiva de la habitual por varias razones, siendo la principal de ellas que por el camino el guión también ha funcionado. Ver a ese Abed completamente desquiciado al no poder discernir si Nicholas Cage es un buen o mal actor ha sido un momento a la altura de los mejores de la serie, llevado al extremo cuando este cree ser el propio Cage y el actor lo imita hilarantemente.

También porque durante todo el proceso la serie ha sabido hacer autocrítica como ninguna. Uno de los momentos destacados ha sido cuando Troy criticaba a Zach Braff por abandonar Scrubs en su novena temporada, con la que se compara a si mismo la serie al haber afrontado también un repilotaje, habiendo solo estado en seis episodios de esta estando previsto que Donald Glover – el actor que interpreta al propio Troy – haga lo propio tras cuatro episodios. La salsa de las referencias metaficcionales está más viva que nunca.

Algún ejemplo de esto sería cuando Jeff acusa a Annie, Britta y Shelley de haber desdibujado completamente sus identidades con respecto a cómo eran cuando entraron en Greendale. O con la aparición de un holograma de Pierce que por obligaciones legales tenía que aparecer en la facultad a pesar de que ya no está ni se le espera por esta. Ahora incluso los propios pesares de la serie parecen servir para hacer los gags más ácidos del momento, mucho más divertidos que los ligados a las situaciones de los personajes como Jeff de abogado en la quiebra o Annie como vendedora de medicamentos para el estado anímico.

Community - Season 5

Puede que el resultado inicial de estos dos episodios no haya sido todo lo bueno esperado. O que podamos decir que el primero es directamente tan malo y aburrido como hasta el momento. Pero el haber recuperado esa mala leche incorregible y esa capacidad de burla hasta el extremo es uno de los mejores signos con los que nos podíamos haber encontrado. Abandonar esa comedia blanca e inocua en la que quisieron convertir a la serie en su cuarta temporada es exactamente lo que se le pedía en este nuevo inicio.

Ahora toca el resto, ver si los múltiples cameos previstos – como Nathan Fillion, Walton Goggins, David Cross y demás – funcionan tan bien como se espera y se vuelve a la épica que nos llevó a momentos tan grandes como los episodios del paintball o la Guerra Civil de Greendale. Esta vez Harmon cuenta con un envase más pequeño para su producto, así que no tendrá demasiado espacio para el estilo irregular al que nos está acostumbrados. No nos ha sorprendido que nos haya colado uno aburrido siendo su contraparte un gran episodio, pero este año no tendrá demasiado espacio para los primeros.

Está vez si lo diremos, marineros de agua dulce, queremos #SixSeasonsAndAMovie… y a Allison Brie para nosotros solos.

¡Arrr, marinero! Di lo que tengas que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s