Helix, el miedo a lo desconocido

Helix picture

This is going to be the most frakked up family reunion ever.

Con esa frase en el tramo inicial del primero de los dos episodios que han compuesto la series premiere de Helix se homenajeaba por primera vez en el episodio a Battlestar Galactica, la obra maestra de ciencia ficción de Ron D. Moore. Y decimos por primera vez, porque a partir de ese momento estaríamos atentos a lo que sería un rescate continuo de conceptos de la tan valorada space opera.

Muchos le pedíamos a Helix un nuevo éxito de Moore en el campo de la ciencia ficción para el canal SyFy. Volver a esos conceptos profundos, a la tensión permanente y a los giros argumentales arriesgados. Lo que le pedíamos era, salvando el fiasco de Caprica, una nueva Galactica. Y nuestros deseos han sido escuchados, mucho más allá de lo que nunca llegaríamos a pensar.

A continuación, con ciertos spoilers, nuestro análisis de esta premiere doble.

Helix pilot pic

El escenario recuerda más a otras obras del género, especialmente a La Cosa, tanto por el lugar en el que se desarrollan los hechos – una base científica en el Ártico en este caso, en el Antártico en la película de John Carpenter – como por la amenaza a la que se han de enfrentar los allí recluidos. Es precisamente lo que más otorga muchos puntos en común con los clásicos thrillers de ciencia-ficción, como el citado o incluso la archiconocida Alien, esa sensación claustrofóbica de encerramiento en un lugar aislado y con el enemigo dando caza uno a uno a los protagonistas.

Que en este caso se componen de científicos del CDC – Centro de Control de Enfermedades – como el protagonista principal el Dr. Alan Farragut y sus ayudantes, militares como el Mayor Sergio Balleseros del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos o empleados de Artic Biosystems como el Dr. Hiroshi Hatake que dirige las instalaciones. Los dos primeros acuden a investigar un brote de una especie de retrovirus que ha afectado a tres de los científicos que allí experimentaban con lo desconocido, que sean en particular nuestros protagonistas los que acuden se debe a que uno de esos tres científicos, el único superviviente, es hermano del Dr. Farragut y ex-amante de la Dra. Sarah Walker – que es a su vez ex-mujer del protagonista, lo que convierte todo en un lío de faldas muy curioso -.

Pero como en todos estos casos, lo que allí acuden a investigar no es lo que parece y pone a prueba toda su capacidad. El virus no solo mata con una eficacia divina a parte de sus víctimas, sino que convierte a otras en portadores letales de la enfermedad con el propósito de expandirla a toda costa. Y el primer portador no es otro que el hermano del personaje protagonista interpretado por Billy Campbell. Además, tanto el Mayor Balleseros como el Dr. Hatake son conscientes de lo que allí sucedía y se investigaba y harán lo posible porque nada se sepa en el mundo exterior.

Helix pilot picture

Por lo tanto la amenaza es doble, ya que no solo han de combatir a un enemigo poderoso que pretende infectar a toda la estación, sino que además miembros todavía humanos de los supervivientes conspiran para ocultarles a toda costa contra qué luchan. Esto refuerza esa sensación de aprisionamiento y paranoia tanto de los protagonistas como del propio espectador, siendo la atmósfera conseguida en la serie uno de sus mayores aciertos y lo que más la hace destacar.

Aquí es donde conecta principalmente con Battlestar Galactica, no solo en el encerramiento que sufren los personajes en un determinado espacio – las naves de la flota de las Doce Colonias de Kobol en aquella, la base ártica de Artic Biosystems en esta -, sino por la sensación de que hay un enemigo oculto que puede estar en cualquier parte. Lo que allí era la amenaza cylon oculta y los complots terroristas y militares, aquí es la incertidumbre de quién está infectado y quién no quiere que la verdad se sepa.

Ron D. Moore ha sustituido el entorno, ha creado una historia y unos personajes completamente nuevos, pero las señas de identidad que hicieron grande Galactica siguen ahí. El pulso con el que se dirigían los episodios y la tensión que les imprimía, las complicadas relaciones entre los personajes y los intensos debates morales aparecen en cada uno de los aspectos de Helix y recuerdan poderosamente a su predecesora. Lo que en su momento era una constante reflexión sobre el poder militar y el poder civil, el extremismo religioso y la propia esencia humana, aquí se convierte en una cuestión de cuán lejos pueden llegar las investigaciones y si el avance científico justifica jugar a ser Dios.

Helix shoot

Obviamente estamos hablando de los dos primeros episodios emitidos conjuntamente, una mera introducción a lo que será el desarrollo de la serie. Si algo podemos decir de Galactica, es lo irregular que era, siendo completamente anodina en algunos episodios y absolutamente brillante en otros. Lo visto hasta el momento equivaldría en todo caso a la miniserie inicial de aquella, en la que solo se atisbaba parte de su grandeza.

Pero lo que aquí se ve es todo muy positivo. No solo en lo previamente expuesto, sino también en otros aspectos como los valores de producción. En series de ciencia ficción de este tipo, es importante dedicar una buena parte del presupuesto a efectos especiales y ambientación – que suele ser a costa del de reparto, repleto aquí de caras desconocidas -, y aquí vemos como desde los efectos CGI hasta los decorados de interiores están hechos con bastante cuidado y funcionan realmente bien.

También la música suele ser importante en este tipo de series y está utilizada en este caso con bastante precisión. No solo tiene relevancia la habitual banda sonora que imprime tensión a las escenas, sino también el uso de canciones populares con un significado especial que le dan un cierto halo a la serie. Do You Know the Way to San José, utilizada en su escena inicial y que ocupa también los títulos de crédito de este episodio, es un buen referente de este hecho. Solo basta recordar lo popular que se volvió Lost por el uso de este tipo de canciones.

Helix pilot photo

Por todo esto, nosotros estamos realmente satisfechos con el primer vistazo a Helix. Se trataba de una de esas series donde ha habido bastante hype antes de su estreno, como ejemplo basta ver cómo la nombramos la serie más esperada para este 2014, pero este ha jugado en su favor al ver sus responsables por qué exactamente la gente le tenía muchas ganas y saber ofrecer en su piloto los ingredientes adecuados para corresponder a su audiencia.

Si bien ese objetivo no era especialmente fácil, ahora la dificultad aumenta. Ya se ha captado la atención de la audiencia con un estreno por todo lo alto y ahora hay que mantenerla con un desarrollo a la altura. Hay muchos misterios por ir desvelando, amenazas que hacer frente y toda la pesca. Porque al igual que encumbramos a esta y otras series muy rápidamente, otras las linchamos igual de rápido. Y a veces hasta la misma serie pasa de un estado a otra, como Homeland puede atestiguar.

Pero hasta nuevo aviso, seguimos atrapados en el Ártico.

2 comentarios en “Helix, el miedo a lo desconocido

  1. Pingback: Series a Toda Vela | La Mesa del Capitán: Capítulo 0021 Alta Lynch-Tensión

  2. Pingback: Series a Toda Vela | The Expanse, la próxima space-opera de SyFy

¡Arrr, marinero! Di lo que tengas que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s