Looking, buscando al hipster interior

Looking picture

Queremos más Girls. Es como una droga que no sabes qué efecto tiene exactamente pero acaba por ser lo primero que quieras tomar en todo momento. Si llegado el momento la señorita Lena Dunham acaba explotando de tanto ego acumulado, será culpa nuestra por habérselo inflado a base de alabanzas de su serie. Su inclasificable mezcla entre drama y comedia siempre hace que el único episodio semanal que emite nos sepa a poco.

Por eso buscábamos en Looking esa ración extra de Girls que echamos en falta cada semana, una segunda mirada a la juventud a pie de calle. De hecho así nos la han vendido, como la equivalente de esa en la temática homosexual. Hasta la propia HBO la ha programado en bloque con ella. ¿Deberíamos culparnos por hacer lo contrario?

La respuesta a esa pregunta, junto a nuestras impresiones sobre su piloto, a continuación.

Looking pic

Looking nos lleva a la ciudad californiana de San Francisco y nos presenta a un grupo de tres amigos homosexuales,  que forman una especie de tríptico que representa las tres situaciones posibles dentro de las vida sentimental de una persona. Patrick, interpretado por Jonathan Groff, es el joven con una vida laboral prometedora – ojo, como diseñador de videojuegos – pero que es incapaz de mantener una relación estable y sigue buscando a la persona adecuada. Que su anterior pareja se vaya a casar y hasta le invite a su despedida de soltero no ayuda, claro.

Agustín es el mejor amigo del anterior, un artista inmerso en una relación de pareja consolidada pero en proceso de cambio. La vida en conjunto que inicia con su novio en el piloto invita a ambos a reflexionar sobre qué quieren exactamente el uno del otro. Parece difícil que introducir a una tercera parte en el asunto vaya a dar una respuesta clara. Y por último está Dom, el personaje con más gancho del trío protagonista, el hombre que descubrió tardíamente su homosexualidad y al que ahora la sensación de soledad y de haber envejecido demasiado para sus pretensiones le acosa.

Como suele pasar en este tipo de series, el conectar con la serie pasa por hacerlo con sus personajes protagonistas y solo un tercio de estos tiene verdadero interés. A Jonathan Groff directamente no le soporto – no seré el único ya que no es muy difícil que esto suceda – y su mejor amigo es un personaje totalmente anodino, que no pasa de una tonalidad gris clarito. Complicado con este número reducido de personajes encontrar un equivalente a Hannah Horvath y sus amigas.

Looking shoot

Que si, que ya hemos entrado de nuevo en el terreno de las comparaciones con Girls, pero poco más podemos hacer tal y como se nos ha planteado el producto. La estructura es similar, pero el resultado es mucho más frío y menos dinámico. Por mucho que Patrick se aventure a hacer cruising, tener citas online o fingir ser otra persona en el metro, no la hace un producto original especialmente apreciable. De tan hipster que quiere ser, es hasta mainstream.

El no querer caer en los excesos de predecesoras como Queer as Folk, pero al mismo tiempo tratar temas semejantes, la deja en un limbo de indiferencia y frialdad en el que poco hay que destacar. Mucha camisa de cuadros, mucho vello facial y mucho Instagram, vale. Pero, ya que estamos siguiendo su esquema, pocas series hay más excesivas y desquiciadas que Girls.

Ya sea por montar una joya a partir de una bolsa de basura de Patrick Wilson o, esta misma semana, por dejar a medias una de las canciones favoritas de Ray, la serie de Lena Dunham acaba montando escenarios donde sus personajes se lucen y dan a conocer la verdadera calidad del producto que tenemos entre manos. Si le quitásemos ese factor imprevisible a la serie, tal y como Looking no lo tiene en su piloto, sería una más de las muchas comedias fallidas de HBO.

Looking photo

Porque seamos serios, una serie carente de un argumento central definido, ha de sorprender por sus formas y sus situaciones. Y la serie de Andrew Haigh no lo hace. La ficción ya ha tratado en centenares de ocasiones en las dos últimas décadas el tema de la homosexualidad y la única historia que verdaderamente sorprendió al público fue Philadelphia, no se puede dejar que el eje temático de tu serie sea la que lleve al episodio por si mismo.

Sirva Dates como ejemplo de cómo se han de hacer las cosas, ya que Looking también se ha metido en el terreno de las citas a ciegas online y es carne de comparación. En la serie británica, la premisa simple de una cita a ciegas servía como detonante para descubrir lo más profundo de las almas de algunos de los personajes, cada episodio ofrecía uno o dos grandes giros que la hacían también imprevisible y genial. Looking ni en su piloto, que se supone que es su carta de presentación, ha logrado eso.

Nos la podrían haber ahorrado.

5 comentarios en “Looking, buscando al hipster interior

  1. Es lo que más me gusta de HBO, siempre arriesga y busca innovar en la televisión, creo que Looking es una de esas series como Girls que van a impresionar y durar varias temporadas.

  2. Me encanta la propuesta de Looking el elenco está sensacional, la trama es muy entretenida, sin duda vale la pena esta serie.

  3. Pingback: Series a Toda Vela | Reviews de series añejas: Queer as Folk

  4. Pingback: Series a Toda Vela | Being Human cancelada y Looking renovada

  5. Muchos se dejaron llevar por los primeros episodios de looking con Murray Bartlett, y no le dieron una oportunidad, pero realmente esta serie empezó lenta pero despues agarro bastante fuerza, ojala siga así en su segunda temporada

¡Arrr, marinero! Di lo que tengas que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s