Hannibal, la jaula de Graham

Hannibal - Season 2

Hannibal fue una de las sorpresas del año pasado y el origen de una de las renovaciones más agónicas que se recuerdan. Sin ningún dato de audiencia que la respaldara, habiendo pasado ya los upfronts y con su gran recepción en la crítica como único escudo. Por eso el ruido que ha generado este retorno ha sido importante, ya que estaba por ver si la serie había hecho alguna concesión a nivel estético o argumental a NBC para garantizarse una segunda campaña.

Pero no ha sido así, ya que la serie de Bryan Fuller continúa con la estrategia de tierra quemada al no dejar ninguna posibilidad a establecer un status quo donde la audiencia menos fiel se pueda sentir cómoda con cada giro de guión. El final de la temporada pasada nos dejó con un punto de no retorno para el dúo protagonista formado por Hannibal Lecter y Will Graham y esta temporada promete dejar ese hecho en pañales.

Nuestras impresiones sobre los hechos de la season premiere de la segunda temporada de Hannibal, a continuación.

Hannibal season 2 premiere photo

Hannibal Lecter es como un gran maestro de ajedrez cuya ofensiva no consiste en destruir a su enemigo sino en generar situaciones en las que este se tienda la trampa a si mismo. De esta forma Will Graham terminó en la prisión psiquiátrica acusado de los crímenes que el propio Lecter había cometido. Pero hasta ese momento el personaje de Hugh Dancy no sabía contra quién estaba jugando, ahora ese misterioso rival se ha revelado para él y no es cuestión de si recordará o no cómo le tendió la trampa. Es cuestión de cuándo.

Puede que esté encerrado en el psiquiátrico y que nadie crea en su teoría de que Hannibal Lecter es el verdadero Destripador de Chesapeake, pero ahora ya nadie podrá hacer dudar a la frágil psique de Graham de que él puede ser quien verdaderamente no es. El principal escollo que ahora ha de solventar, y que parece que será el foco de las tramas para ese personaje, es si su quebradiza memoria manipulada por Lecter podrá recuperarse a tiempo y por completo para resolver ese gran puzzle.

Porque mientras el personaje de Mads Mikkelsen parece haberse adueñado de la posición que Will Graham desempeñaba en el FBI para Jack Crawford, el de consultor en los crímenes más extraños y truculentos a los que el bureau se encuentra en el estado de Maryland y adyacentes. Porque si en The Wire la ciudad de Baltimore parecía ser un avispero de narcotraficantes y corruptos, en Hannibal esta se convierte en un generador continuo de asesinos en serie desquiciados.

Hannibal - Season 2

Uno de los principales aciertos de esta segunda temporada reside en no desechar de inicio la estructura de investigaciones que tan bien funcionó en la primera, sino en acomodarla a esta nueva situación. Así no solo no perdemos uno de los principales activos de la serie, las escenas del crimen tan originales como macabras, sino que se nos permite acercarnos a la mente de Hannibal Lecter de la misma forma que en su momento nos acercamos a la de su predecesor.

Lo que es para el personaje de Lawrence Fishburne una oportunidad de tener a su lado a alguien con experiencia en esas labores, lo es para los espectadores la de ver a uno de los más célebres asesinos en serie atrapar a sus congéneres, tener un desafío a la altura de sus métodos y su intelecto. El psicópata que se nos presenta en este primer episodio parece obsesionado con conseguir una paleta de colores humana, algo que Lecter capta a la primera desde su única perspectiva.

Pero también se aprovecha para mostrarnos los errores que el siempre refinado – esos trajes, esos banquetes – e inteligente personaje de Mads Mikkelsen también comete. La confianza depositada en su psiquiatra interpretada por Gillian Anderson augura ser lo que propicie el inicio la caída del asesino ya que esta no se siente demasiado confortable con las mentiras que este le cuenta ni con las que le hará contar, siendo una oportunidad que Will Graham pueda aprovechar.

Hannibal - Season 2

Todo ello llevará al inevitable desenmascaramiento de Lecter, que vemos en la enigmática primera escena en la que Jack Crawford y este pelean a muerte cuando la verdad parece salir a la luz. Un momento que todos sabemos que llegaría a ocurrir – y que parece que aquí sucederá en la season finale de este año – y que han decidido adelantarnos para trasladar el foco de la expectación de si pasará a cómo lo hará.

Con esa escena tan bien filmada ponen todos sus activos en la explosiva conclusión que tendremos este año, pero con mucha atención en el camino que se ha de recorrer hasta llegar a ese punto. Es ahí donde el formato de trece episodios, más propio del cable pero que se está afianzando fuertemente en las networks, jugará en su favor al ser capaz de ofrecer una historia compacta tal como en la temporada que la ha precedido. Y que, antes o después, desembocará en la novela de Thomas Harris titulada El Dragón Rojo.

Vimos la trampa de Lecter, ahora nos queda ver el retorno de Graham.

Anuncios

¡Arrr, marinero! Di lo que tengas que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s