Vikings, los guerreros desnortados

Vikings season 2 pic

Vamos ya por el segundo año de Vikings. Esa serie que a rebufo de otras producciones con ambientación de época se instauró con mucha facilidad en las pantallas de los espectadores, casi sin esfuerzo. De alguna manera el año pasado vimos como un show que normalmente no tendría que llamar demasiado la atención – ya sea por sus intérpretes, su temática o el canal que la emite – terminó por ganar una base de fans tremendamente sólida, que la siguen con igual expectación en este tramo inicial de su segunda temporada.

A medio camino entre la historia y la mitología, entre un drama bélico y uno de Shakespeare, los escandinavos amplían el radio de sus saqueos y de sus luchas intestinas para avanzar en el sangriento cuento en el que se ha convertido la vida, obra y milagros del granjero, marino y conde Ragnar Lothbrok.

Embarcad con nosotros y el héroe nórdico tras el salto para ver nuestras impresiones de la segunda temporada.

Vikings season 2 shoot

A falta de ninguno en la primera temporada – porque el desarrollo del personaje del Jarl Haraldson fue realmente pobre -, en esta segunda temporada tenemos dos grandes antagonistas. Como siempre, el estar bien enfocada nunca ha sido una de las virtudes de esta serie, pero esta vez tenemos a dos enemigos para las grandilocuentes empresas de Ragnar, el orgulloso Jarl Borg y el estratega Rey Egbert de Wessex.

Digo orgulloso por una parte y estratega por otra porque así es como el argumento nos los presenta, pero la caracterización psicológica de estos personajes – y de casi todos en la serie, la verdad – es tan plana que bien podríamos decir que son la versión nórdica y sajona del mismo personaje, un adversario genérico para los planes de Ragnar Lothbrok y el Rey Horik.

Michael Hirst será muy respetado por sus series de carácter histórico, como Los Tudor en su momento, pero no deja de tener nula capacidad para escribir un buen personaje. En la citada serie británica al menos podía tapar esa carencia con una cantidad ingente de desnudos, pero aquí esa herramienta la tiene vetada y ni todas las batallas épicas que se le ocurran – que ni tal adjetivo merece, ya que carecen de toda coreografía y están realmente mal dirigidas – pueden ocultar el desastre de guión de la serie.

Vikings season 2 photo

Tan vetado tiene el asunto que hasta un maravilloso plano de Alyssa Sutherland, que interpreta a la mística Aslaug dentro de esa moda de poner a modelos como actores hieráticos – como el propio protagonista Travis Fimmel -, se nos es retirado de la versión emitida en televisión por contener un desnudo de la actriz. Casi nos imaginamos a Hirst llorando en su casa sin saber qué hacer para hacer despegar sus episodios.

Porque ni los frecuentes y tremendamente mal situados saltos en el tiempo logran captar la atención del espectador salvo para confundirle. Pasan así cuatro años del primer al segundo episodio de esta segunda temporada – en vez de entre temporadas, lo que hubiese sido más coherente con la propia estructura de la serie – y así pasamos nosotros de un odio fratricida por parte de Rollo a la búsqueda del perdón sin más palabra mediante o de un hijo que abandona a su padre por humillar este a su madre a otro que quiere su aprobación a toda costa, con un recast por el camino para simular el crecimiento del personaje. Si de algo no se le podía tachar a Vikings es de cutre, aunque sus trucos de guión si que merecen este adjetivo.

De esa misma forma no se reanuda, o se da una solución de continuidad, el conflicto con el rey de Northumbria establecido a lo largo de la primera temporada sino que se traslada por suerte divina a otro con el de Wessex sin más conexión que un mero comentario por parte de este último. O se habla en el último episodio de que el grupo de protagonistas ha sufrido una odisea para retornar a Kattegat pero ni se nos muestran los hechos ni se nos dejan apreciar sus consecuencias. History Channel en si misma.

Vikings season 2 picture

Se nos ha querido por otro lado ahondar un poco más en la figura del sacerdote apóstata Athelstan, pero una vez más el salto temporal nos ha cortado toda sensación posible de evolución paulatina que este estuviese sufriendo. De esta forma los sentimientos encontrados que en el segundo saqueo nos pudieran haber parecido lógicos, nos parecen aquí falsos o de mero artificio con tal de hacer avanzar ciertas tramas.

Por no hablar del Rey Horik, ese personaje voluble interpretado por Donal Logue que nos introdujeron al final de la temporada pasada que parecía que tendría que evolucionar al mismo tiempo que el protagonista, pero que se ha quedado relegado a un indigno segundo plano en favor de las idas y venidas de otros. Como Lagertha, que ha dado más bandazos que un barril en cubierta durante una tormenta.

Pero todas estas cosas parecen pasar desapercibidas para esa base de fans tan fiel, será que nosotros siempre hemos sido escépticos y la hemos visto con un mero entretenimiento.

Un comentario en “Vikings, los guerreros desnortados

  1. Pingback: Series a Toda Vela | Qué pasa con las series “de casos”

¡Arrr, marinero! Di lo que tengas que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s