Turn, la historia y el espionaje

Turn AMC pic

AMC está buscando nuevos proyectos que cuajen, por aquello de que sus grandes éxitos están ya entre maduros, caducos o bajo tierra. Jamie Bell anda haciendo lo propio, ya que donde hay dinero ahora mismo es en las series de televisión y las películas de superhéroes. Y como unos no han de vivir solo de The Walking Dead y otro del recuerdo de Billy Elliot, pues la mejor idea que han tenido ha sido la de juntarse para una producción de espionaje con tintes históricos.

Mientras unos le ponen punto y final a Mad Men y el otro va arrancando su papel en el reinicio de Los Cuatro Fantásticos, es una buena oportunidad para que Turn funcione en una sociedad ávida por revisitar su historia. Si el género del espionaje también vive un cierto resurgimiento con nuevas cintas de Jack Ryan y otros personajes clásicos, veamos qué tal va una serie que se centre en los orígenes de tal oscuro oficio.

El resultado de este planteamiento, a continuación.

Turn AMC photo

Turn trata sobre la creación del Culper Ring, la primera organización de espionaje formada por granjeros y otras gentes humildes que recababan información del bando británico para pasársela a los patriotas en el entorno de la Guerra de Independencia Norteamericana. Por muchos es conocido que esta es una de las primeras guerras en la que todo el tema de la inteligencia se empezó a valorar tanto como las tácticas de guerra en si, por lo que en principio podría dar para una historia interesante.

Y lo cierto es que lo es, ya que el hecho de que por las circunstancias bélicas una serie de personas comunes actuasen como una auténtica red de espías siempre aporta mucho valor al argumento. Jamie Bell es Abe Woodhull, un granjero con lazos en ambos bandos de la contienda cuya desesperada situación económica le lleva a actuar de contrabandista y de ahí a espía para el Ejército Continental. No es que le tuviera mucho aprecio a los casacas rojas, pero dado que su padre es el administrador de justicia local no es que nunca pensara volverse en su contra. Hasta ahora.

Kevin McNally es el actor que encarna al padre de este, un hombre recto y que cree en la ley y en su hijo, por lo que ante las sospechas de las extrañas actividades de Woodhull se verá en una posición difícil con respecto a este. Y Heather Lind es la chica, porque siempre hay una chica, la bella Anna Strong que además de objeto de deseo por parte de las tropas asentadas en Setauket siempre será la principal sospechosa de conspirar por sus lazos con los patriotas. No cabe olvidar que, como suele pasar en estos casos, el protagonista está enamorado de ella y comparten un turbulento pasado.

Turn AMC picture

Cuando viejos amigos como Benjamin Tallmadge o Caleb Brewster te dan la mano para sacarte de un embrollo, habrá que tomarla. O eso pensó Abe Woodhull, cuando por pasar información sobre una emboscada a una casa franca de los continentales estos le librarían de los cargos por contrabando y se encargarían del Capitán John Graves Simcoe, la mayor amenaza para Abe y su querida Anna Strong. Pero las viejas amistades de poco valen en tiempo de guerra, siendo el señor Simcoe de mucho más valor como un activo vivo al que interrogar y el propio Woodhull un gran recurso a mantener dentro de las filas británicas.

Eso obligará al personaje de Jamie Bell a iniciar un doble juego con respecto a ambos bandos del conflicto, especialmente con la llegada del líder de los Queen’s Rangers para investigar el asesinato del predecesor de Simcoe en el puesto de capitán de los casacas rojas. Angus Macfayden será este Robert Rogers, un hombre rudo y con gran gusto para el alcohol pero con mucho más listo de lo que parece y bastantes dotes para la inteligencia. Que durante la emboscada a los británicos plantasen una boina de su unidad ha convertido esta investigación en personal para él.

La mayoría de estos personajes, como es evidente, son personajes históricos que tuvieron una gran relevancia en el devenir de la guerra. Precisamente en esto la serie tiene su parte más positiva, en exponer las formas de pensar de cada uno de los personajes. De esta forma, el General Charles Scott – interpretado por el omnipresente Michael Gaston – se opone firmemente a los métodos de tortura que Tallmadge utiliza con Simcoe o Rogers es conocido por la lealtad que inspira en sus hombres y el virtuosismo de sus tácticas.

Turn AMC premiere pic

Desde ese aspecto histórico, la serie es impecable. Las recreaciones de los lugares, los trajes, los personajes y demás tienen un nivel muy alto y se está demostrando un gran esfuerzo por tener el mismo rigor histórico que el libro de Alexander Rose en el que se basa. Sin embargo, la serie también nos la están vendiendo como una serie de espionaje y ahí es donde decae completamente el resultado frente a las expectativas.

Ya desde los títulos de crédito se nos hace pensar en que esto va a ser una especie de The Americans de su período correspondiente, sin embargo el ritmo y la tensión que la serie de FX tiene aquí están completamente diluidos en favor de una narración más pausada propia de las producciones históricas. La sospecha y paranoia generalizada que caracteriza a esa serie en Turn no se plasma más que en el protagonista, lo que hace que algo falle en la atmósfera de la serie a pesar de ser una gran recreación.

Lo mismo se aplica al reparto, si bien hay ciertas caras célebres como alguna de las mencionadas u otros como Burn Gorman o J.J. Feild – un actor que ahora mismo vive única y exclusivamente de parecerse a Tom Hiddleston – como John André, no es que esté especialmente conseguido el casting en relación a la talla de los personajes históricos que aquí aparecen. Habrá que ver cuando se descubra la conspiración del General Benedict Arnold para desertar y asesinar a George Washington – no es spoiler, chicos, es historia – quién encarnará a ambos.

Turn AMC shoot

No será la gran serie de espionaje que anunciaba, de hecho en ese aspecto podemos considerarla directamente fallida, pero si que será muy del disfrute de todos aquellos que sean aficionados a las adaptaciones históricas. Combina realidad y ficción sin hacer que esta última parte se cargue toda la sensación de veracidad que da la primera – como tantas sí hacen – y, mientras no se centren demasiado en la vertiente familiar de los protagonistas, da la sensación de que tendremos una primera temporada bastante entretenida al respecto.

Si nos ponemos serios, que la estrenasen una semana antes que Mad Men – coincidiendo con el estreno de Juego de Tronos, casi nada – era solo una distracción para que no pensásemos que iba a ser una mera comparsa de la última temporada de Matthew Weiner. Aunque de esa misma forma Ray Donovan acaparó toda la atención que estaba destinada a la conclusión de Dexter – y menos mal que así lo hizo. Veremos si el ya de por si escaso interés en esta conclusión de Mad Men, a la vista de las audiencias, ayuda o perjudica a Turn.

Como mínimo que esto no sea un nuevo caso Low Winter Sun, que lo mejor que ha sacado es su parodia en The Good Wife.

Anuncios

¡Arrr, marinero! Di lo que tengas que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s