Orphan Black, el ataque de las clones

Orphan Black season 2 pic

Así funciona la televisión. No levantas ninguna expectación, emites en una cadena que acaba de nacer y estás protagonizado por una actriz desconocida, pero cuando logras encadenar una primera temporada prácticamente perfecta y que ha gustado tanto a los fanáticos de la ciencia ficción como a los más escépticos del género para tu segunda campaña todo es hype.

A día de hoy Orphan Black es prácticamente la quintaesencia del thriller sci-fi, parece que BBC America se está convirtiendo en una meca para encontrar sleepers y Tatiana Maslany ya es sin ningún género de duda una de las mejores actrices de la parrilla norteamericana en estos momentos. Y el evento televisivo de esta semana ha sido el estreno de su segunda temporada, por descontado.

Tras el salto, nuestro repaso a lo que nos ha ofrecido su season premiere.

Orphan Black season 2 photo

Sarah Manning siempre ha sido más una superviviente que una amenaza, pero tras haber sido secuestrada su hija Kira es hora de pasar a la ofensiva. Así han debido pensar los responsables de Orphan Black, que eran conscientes de que la eterna huida que hemos visto en la primera temporada tendría que pasar a la historia en favor de un cambio de juego.

Los neolucionistas del Instituto Dyad tienen ahora un mayor conocimiento de las distintas clones, pero estas han logrado que tanto Paul Dierden como Delphine Cormier – monitores de Sarah y Cosima respectivamente – se cuestionen su lealtad en favor de aquellas a quién vigilan. A quién sirven en última instancia no es algo que tengamos claro del todo, pero probablemente todo sea fruto de la situación entre la espada y la pared en la que se hallan por haber desarrollado ciertos sentimientos por ellas. Parece frecuente que ser parte de una organización despiadada genere atracción por los sujetos de estudio.

Si este instituto ha tenido algo que ver en la desaparición de Kira es algo que están decididas a investigar, aunque la implicación de cada una está en distintos niveles. Mientras Sarah opta por ser más proactiva, Allison Hendrix ha llegado a un acuerdo de no-agresión con Dyad – aunque esto no evite que les eche una mano ocasionalmente – y Cosima está más por la labor de llevar su propia investigación científica por separado. Recordemos que esta última, además de en una posición difícil con Delphine, está enferma y ha de descubrir qué le sucede y cómo encontrar una cura.

Orphan Black season 2 picture

¿Pero es el Instituto Dyad de Aldoux Leekie la única amenaza? Para nada. De hecho, ni siquiera es la peor. Si bien la organización les trata como propiedad, en su interés todavía está el que estas sobrevivan para poder continuar con su investigación. Mucha peor pinta tiene el retorno de los proleteanos, el grupo de terroristas domésticos con base en el fundamentalismo religioso cristiano que se dedicaba a dar caza a cada uno de los clones nacidos en 1984. Aquellos que entrenaron a Helena para acabar con todas ellas.

Tras volver a saber de su existencia en una escena bastante bien rodada en un bar – slow motion mediante, que no se diga que no está de moda – descubrimos que con la muerte de Helena la persecución no termina. De hecho, hasta Rachel Duncan admite que Dyad no ha tenido nada que ver con el secuestro de Kira y que el responsabilizarse de ello era a su vez una táctica para atraer a Sarah Manning – que culmina en otra gran escena del enfrentamiento entre ambas. Poco se tarda en mover el foco de las sospechas a ese grupo de sureños aficionados a la simbología bíblica.

De hecho hasta nosotros hemos jugado un poco al engaño con vosotros, ¿os hemos dicho que Helena estaba muerta? Pues por increíble que parezca está vivita pero no coleando demasiado, ya que su llegada al hospital a por asistencia médica ha sido un tanto abrupta. Si Sarah se sentía un poco más a salvo al haber acabado con esa parte de la amenaza, tendría que empezar a revisar de nuevo su libreta de tareas pendientes. No creo que a la ucraniana le haya hecho mucha gracia que su hermana le disparase.

Orphan Black season 2 shoot

Como veis, la serie no ha perdido esa esencia suya de que en un episodio sucedan gran cantidad de eventos – algo lógico teniendo en cuenta que cada temporada solo cuente con diez capítulos. Sin embargo en este en concreto se han redoblado los esfuerzos porque no haya nada intrascendente, logrando que en el espacio de cuarenta minutos que dura el episodio estén condensadas grandes dosis de acción pero sin perder el toque de humor característico de la serie. Sirva un colocado Felix como ejemplo. 

Tampoco ha faltado otro de esos ejercicios de actuación de Tatiana Maslany que tanto nos impresionan, más allá de interpretar a cada vez más personajes distintos – lo que debe redundar en una gran economía salarial para BBC America, porque no hay sueldo que pague el despliegue interpretativo de Maslany – ha vuelto a bordarlo en una de esas escenas en la que un clon finge ser otro imitando sus gestos y su forma de hablar. Casi hace que parezca sencillo.

Ya hemos visto avanzar bastante el argumento en un único episodio, siendo al mismo tiempo otra gran muestra de lo que esta temporada tiene por ofrecer, pero todavía nos queda lo mejor. Para el que no lo sepa, varias estrellas se pasarán este año por la serie. Por una parte tenemos a Patrick J. Adams, protagonista de Suits, que gracias a ser fan declarado de la serie logró colocarse en un papel episódico. Más importancia aún tendrá Michiel Huisman, el guapo oficial de la televisión tras conquistar a las féminas en Treme y Nashville y ahora hacer lo propio con la khaleesi en Juego de Tronos, que parece que será el próximo interés amoroso de la protagonista.

Orphan Black season 2 Tatiana Maslany pic

Casi se nos había olvidado lo mucho que nos había sorprendido el año pasado gracias a su calidad, pero es obvio que volviendo a tener a la serie canadiense en nuestras pantallas la joya sigue intacta y con ganas de explorar nuevos caminos esta temporada. Aunque casi duele que solo la tengamos con nosotros durante diez semanas. Poco tiempo parece para recorrer junto a las clones las calles de esa ciudad que es Toronto pero no se puede decir que es Toronto.

Aunque tampoco se puede decir que nos agrade demasiado la excesiva presencia del ya un poco cansino poli negro, parece que el efecto Diggle va tocando cuantas series puede y solo parece actuar como freno más que como impulso. Por suerte la serie se centrará más en otros personajes secundarios, o no. O que llegado el momento dejará el rollo no sin mi hija, o no. En cualquier caso, que me traigan otro sleeper como este que compro cien.

Anuncios

Un comentario en “Orphan Black, el ataque de las clones

¡Arrr, marinero! Di lo que tengas que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s