Parks and Recreation mola y Leslie Knope también

Parks and Rec season 6 pic

Hay ciertos casos en los que nos gusta mantener las cosas simples, pasar de discursos grandilocuentes y de análisis sesudos para irnos a la raíz del asunto. Con Parks and Recreation pasa eso, por mucho que queramos darle vueltas o buscar subtextos concretos, siempre vamos a salir de sus episodios con la sensación de que nos acaban de pegar un chute de buen rollo. Una sátira de la política norteamericana y de las costumbres del midwest que no es más que un montón de personajes adorables protagonizando unos guiones finísimos.

Parks and Rec ha llegado a ese punto en el que incluso una temporada irregular como esta logra dejarnos con un gran sabor de boca desde su inicio, que analizamos hace unos meses, hasta su final, que nos ocupará las siguientes líneas. Ha logrado que conectemos tanto con los personajes de Pawnee que cada loca aventura que se proponen la tomemos casi como propia, incluido el atrevido final de temporada que hemos visto esta semana.

Tras el salto seguimos con el buen rollo.

Parks and Rec season 6 picture

Leslie Knope es nuestra superheroína particular, la mujer incombustible que no se cansa de pelear por sus sueños y por su pueblo. Por eso cuando la campaña Recall Knope! tuvo éxito y acabó fuera del ayuntamiento sentimos la puñalada casi como propia. Aunque sobre todo sentimos que había sucedido demasiado pronto. Sin apenas haberle dado oportunidad a la serie para desarrollar un poco la labor de Leslie como concejal de Pawnee, la volvimos a tener en tierra de nadie trabajando de nuevo para Ron Swanson.

Pero ya se lo había dicho el propio Swanson, para ella eso solo era una estación de paso y pronto la volveríamos a ver en otro gran proyecto. Tras la fusión entre Eagleton y Pawnee parecía que el Unity Concert sería su próximo leviatán, pero un asunto más importante – o mejor dicho, tres – aguardaría tras la esquina. Leslie Knope y Ben Wyatt van a ser padres… de trillizos. Un reto que se venía cociendo desde hace tiempo, jugando al despiste entre un posible embarazo en la oficina y con la distracción de una importante oferta de trabajo para Leslie Knope.

Muchos ya veíamos a Knope en Chicago cuando supimos que en su propio horno se estaba cocinando lo que será el gran empuje de las tramas de aquí en adelante. El Unity Concert salió adelante, Tom Haverford logró abrir su Tom’s Bistro – con un aliado inesperado – y Ron Swanson aceptó que la vida familiar le hace más feliz, pero todo eso casi queda en segundo plano ante el doble tirabuzón que se marcan en la última escena con un salto temporal de tres años en el que no solo vemos como al final logra coger el trabajo que le ofrecían y mantenerse en su ciudad natal, sino la gran familia personal y profesional que lidera ahora.

Parks and Rec Michelle Obama pic

Precisamente en esta última escena vemos el último cameo de la temporada, una aparición estelar de Jon Hamm como un empleado completamente inútil – más que Gary/Jerry/Larry ahora rebautizado como Terry – al que Leslie ha de despedir tras muchos intentos de mantenerlo a lo largo de estos tres años. Todo sucede tan rápido, con un ritmo tan vertiginoso – digno de los walk&talk de Aaron Sorkin – que impresiona mucho más y casi cuesta mantener el ritmo. Pero lo que cuesta de verdad es asumir que quedan meses para ver qué les deparará tras este salto.

Ese citado cameo se queda tan grabado en la retina que casi tapa a las apariciones de múltiples estrellas musicales y al que estaba destinado a ser la estrella del partido. La escena en la que la primera dama Michelle Obama – que ya cuenta con un buen número de cameos en distintos shows – hace su aparición para convencer a Leslie Knope de que acepte el trabajo recuerda poderosamente a la que ya tuviera esta última con el vicepresidente Joe Biden.

Estos últimos cameos son la guinda a una temporada en la que hemos tenido un gran número de estos, ya sea Kristen Bell como la oponente eagletoniana de Leslie por su puesto en la concejalía, Tatiana Maslany como un fugaz amor de Tom o Henry Winkler como el rival empresarial de este… y socio en última instancia. Obviamente la marcha anunciada de Rob Lowe y Rashida Jones fundamenta la necesidad de renovar el interés de los espectadores por el reparto, pero lo de esta temporada ha sido casi abrumador en ese aspecto.

Parks and Recreation

Esto ha fomentado no solo que Retta y Jim O’Heir hayan sido elevados al reparto principal, sino incluso que sus personajes ganen cierto protagonismo dentro de la serie. Especialmente Donna Meagle, a la que hemos visto interactuar mucho más con otros personajes como Ron o April Ludgate. Memorable ya es su escena en la que se da cuenta de que su show favorito es Scandal – haciendo referencia a la costumbre de live-tweeting que tiene su actriz Retta con respecto a esa y otras series – y demuestra los pocos complejos que tiene Parks and Rec por saberse única en su especie.

April sin embargo ha estado un poco perdida en esta temporada, en parte debido a la ausencia de su marido Andy Dwyer en el primer tramo de esta – debido a los compromisos de rodaje del actor Chris Pratt con Guardianes de la Galaxia de Marvel Studios – y en otra parte porque ahora está bastante más sola en el departamento debido a lo repartidos por la ciudad que están los personajes. Y no, el personaje de Billy Eichner no es una buena alternativa a todos ellos.

Los gritos de ese hombre en el personaje de Craig están llegando al punto de ser inaguantables, uno de los culpables de que las escenas de oficina estén decayendo en interés con respecto a lo que fuera antaño. El único superviviente de la fusión con el departamento de Eagleton, en el que tenía mucho más interés el personaje de Sam Elliot como reverso naturalista de Ron Swanson, se está cargando bastante de la dinámica entre el resto de personajes. Si lo dejan como sumiller de Tom’s Bistro mejor, que esté lejos del Departamento de Parques y Recreación.

Parks and Rec season finale photo

Y eso no es todo lo que hemos tenido, ya que Li’l Sebastian ha tenido su enésimo homenaje, aunque Ben Wyatt siga sin entenderlo; Ron Swanson ha vuelto a ser Duke Silver, para placer de las damas; Andy ha dejado por un momento de interpretar a Johnny Karate, para reunirse con Mouse Rat; Ben ha conseguido que se registre su juego The Cones of Dunshire, aunque eso no ha hecho que fiche por la empresa de contabilidad; y tantos eventos más que sirven como perfecta representación de lo que ha conseguido esta serie a la hora de construir un universo de comedia a su alrededor.

Al que no podemos esperar para que vuelva, ya que nos han dejado con la miel en los labios tras ese final.

Anuncios

¡Arrr, marinero! Di lo que tengas que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s