¿Qué nos depara la televisión del futuro? Oculus Rift y otras innovaciones

Black.Mirror.S01E02.HDTV_.XviD-RiVER.avi_001528480-e1325689481827

Hace tiempo os comentábamos cual creíamos que era la mejor forma de ver televisión, donde llegábamos a la conclusión de que los servicios de streaming y de video-on-demand eran el futuro presente a la hora de ofrecer servicios televisivos. Teniendo a Netflix como punta de lanza y sin tener que recurrir a la piratería, quedaba claro que este era el primer paso paso a seguir para que la televisión evolucionase junto con la sociedad. Pero como hemos dicho, esto es el futuro ahora, si queremos que la televisión siga maravillándonos, necesitamos algo más.

La televisión es un medio para contar historias. Primero los cuenta-cuentos se acercaban a los espectadores que escuchaban atentamente; con la radio eran el público quien se “acercaba” al narrador a través de esa caja mágica que emitía sonidos, y con la televisión, teníamos algo del estilo, sólo que también nos mostraba imágenes. Desde que el color llegó a la pequeña pantalla hemos estado esperando el próximo salto tecnológico que nos sumerja aún más en la historia que nos están contando.

Si quieres saber cuáles creemos que son los elementos que nos acompañaran en el futuro, no dejes de leer.

samsung-240hz-55-inch-full-hd-3d-lc

La tercera dimensión

Un concepto prácticamente ya instalado en nuestra sociedad, donde las televisiones que ofrecen imágenes en 3D están a la orden del día. Desde que James Cameron llego con su Avatar y su reinventada visión de hacer cine en tres dimensiones, todo el mundo esta trabajando con ello, buscando la forma de llevar esa tercera dimensión a una pequeña pantalla. Pero resulta que eso no es tan sencillo como cabría esperar. Muchas son las televisiones que vienen acompañadas con unas gafas especiales para el visionado 3D, estas gafas pueden incluir o no batería, pero lo que es un hecho es que es un engorro tener que depender de gafas para ver televisión, más aún cuando muchos de los usuarios de estas televisiones advierten que si bien es espectacular, no es tanto como cabría esperar.

En general, para una buena experiencia 3D se necesitan gafas y espacio, y desgraciadamente no todos disponemos de estas cosas. Por ello las compañías están buscando el siguiente salto lógico para la inmersión, 3D sin necesidad de gafas. Y esto, es una movida guapa. Nintendo con su 3DS nos ha mostrado que es posible. Esta consola se basa en la superposición de dos imágenes estereoscópicas. ¿Entonces por qué no aplicar el mismo principio para la pantalla de nuestra televisión? Pues porque se necesitan dos pantallas para crear estas imágenes, y porque en el hipotético caso de conseguirlo, habría que adaptar la sensación de tridimensionalidad a cada una de las personas que estén mirando la pantalla. En definitiva, no es una opción.

El futuro de las televisiones 3D es muy esperanzador por todas las puertas que nos abre, pero esta tecnología tiene un largo camino que recorrer antes de permitirnos un visionado cómodo, hasta entonces la única manera viable es a través de las clásicas gafas.

Oculus-Rift-on-grandma-tn1

La realidad virtual del Oculus Rift

El gran tapado para el público general, pero que nos promete todo un mundo de posibilidades. Hemos probado el Oculus Rift y os podemos decir que todo lo que nos prometían puede hacerse realidad. Para aquellos que no lo sepan, se trata de unas gafas de realidad virtual que mediante imágenes estereoscópicas te da una sensación de inmersión total. Al principio nosotros también eramos escépticos ante esta supuesta inmersión, pero una vez que lo probamos, aún habiendo experimentado una simple demo, nos lo hemos creído. Ya no se trata de ver televisión desde fuera, se trata de estar en la “pantalla”. Nosotros elegimos donde y que queremos mirar, seguimos siendo espectadores, pero ahora lo vemos desde dentro.

desarme-del-Oculus-Rift-800x600

Obviamente sigue siendo un engorro el hecho de tener que cargar con las gafas, pero en este caso, la profundidad que obtenemos lo vale. Eso sí, de momento no esperéis una supercalidad de imagen, al igual que pasa con el 3D encontramos aberraciones en los bordes, eso sin contar que, como es lógico, las lente no tienen la resolución que podría tener una pantalla LED.

Aún quitando estos defectos, no podemos hacer otra cosa que dejar volar la imaginación ante todo lo que esto nos ofrece. Imaginaros a Frank Underwood dando uno de sus monólogos, pero en este caso siendo nosotros quienes rompamos la cuarta pared para mirarle directamente a los ojos, sencillamente genial. O estar en la Isla junto a Sawyer y ver en primera persona como vamos apartando las hojas que nos rodean. Queremos ver todo eso cuanto antes, esperemos que las productoras se den cuenta de lo que Oculus Rift ofrece y empiecen a trabajar en algún proyecto de realidad virtual.

defiance-tv-series-background

Miremos aún más lejos

Aquí ya solo vamos a soñar y lanzar cuatro ideas sueltas. Si alguno ha estado en la mansión encantada de Eurodisney, habrá visto los hologramas que representan fantasmas. Bien esa tecnología tiene tranquilamente quince años. Entonces, ¿Porqué no hacer de nuestro salón una sala holográfica? Vale,, fijo que no soy el primero que piensa que la tierra es redonda, pero la cosa es que se esta trabajando también en ello, y en confinamiento de luz y en otras mil movidas más que podrían juntar las gafas de realidad virtual con el 3D, e incluso ir un paso más allá.

Luego ya aparte tenemos a los japoneses que meten de todo, desde sofás con vibración según lo que suceda en pantalla, hasta emitir olores para involucrarnos en lo que sucede. Pero por muy estrafalario que nos parezca, jugar con más sentidos no es algo viable, sino lógico. Nuestra memoria funciona mejor si recordamos los olores. La vibración de los mandos de consola ha demostrado lo importante que es el tacto cuando nos cuentan una historia.

Otra forma de ampliar la experiencia televisiva es interactuando con la historia. Hemos tenido un ejemplo de esto en la malograda Defiance, pero la idea en sí es prometedora. La mencionada serie dependía de ciertos acontecimientos que tenían lugar en un juego de mismo nombre. Si el espectador pudiese interactuar con los universos de ficción que se nos presentan y viese que sus decisiones repercuten en las historias, entonces si que estaría involucrado en el desarrollo de las mismas. No pedimos un videojuego, sino ver que los efectos de los espectadores repercuten en la ficción en mayor o menor medida.

El futuro de la televisión pasa no por contarnos una historia, sino por introducirnos en ella.

 

Anuncios

¡Arrr, marinero! Di lo que tengas que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s