Los tipos de series que ya no nos interesan

The Mentalist CBS pic

A estas horas todavía estamos en la vorágine de la semana anterior a los upfronts en la que las renovaciones, las cancelaciones y los nuevos encargos caen como una lluvia de granizo. Algunas solo hacen ruido pero otras pueden llegar a doler. De las inocuas renovaciones de Modern Family y Once Upon a Time o cancelaciones de Crisis o Dracula, pasamos a la indignación máxima porque series como Community hayan pasado por una dolorosa cancelación mientras que otras como El Mentalista sigan con una vida a nuestro juicio inmerecida.

Por eso nos ha hecho ampliar el enfoque con respecto a las series que si nos interesaría que permanecieran en parrilla y las que no, del tipo de series que no gustaría ver encargos y de los que no querríamos ver ni en pintura. Y hemos llegado a la conclusión de que simplemente todo se reduce a que hay un tipo de series, que por hartazgo o por carencia de virtudes, ya no nos interesan. Shows que ya en su concepción tienen todas las de perder con nosotros. Y por tanto hemos decidido agruparlas en cuatro categorías que ejemplifican lo que por mucho que anuncien nunca va a cuajar.

Tras el salto, esos tipos de series que no veremos la próxima temporada.

The Bible

Dramas bíblicos

Comenzamos con un grupo que verdaderamente no ha sido demasiado explotado, pero que con un único ejemplo hemos de sobra para toda la década. El drama bíblico es ese género que tantas tardes de fin de semana en pascuas ha ocupado y que ha originado éxitos y fracasos a partes iguales. Un género amplio que incluye clásicos como Ben Hur o polémicas como La Última Tentación de Cristo. Y eso por no hablar de aproximaciones cómicas irreverentes como La Vida de Brian de los Monty Python.

Pero en este revival del género en el que Darren Aronofsky nos ha soltado su Noé la televisión se ha llevado la peor parte sin duda. The Bible de History Channel prometía ser un acercamiento realista y con altos niveles de producción al conjunto de los mitos bíblicos, pero ha terminado por ser una serie cutre en la que prima lo sobrenatural y lo místico a pesar de emitirse en un canal histórico. Y eso sin mentar al sex symbol que tuvieron en el papel de Jesucristo o la polémica con el Lucifer con un parecido con Obama.

Con la secuela en ciernes, nosotros decimos una y no más Santo Tomás.

Mom CBS pic

Comedias multicámara

Tiempo atrás nos dedicamos a hacer una aproximación técnica a la hora de rodar comedia con distintos métodos, sin ocultar en ningún momento nuestras preferencias por un subgénero cómico por delante del otro. Pero es que simplemente pensamos que la sitcom multicámara está pasada de moda y es una mera excusa para dejar rienda suelta a la caspa y a los guiones bochornosos. Por eso cuando se renuevan series como Mom pero se dejan caer Community o The Crazy Ones, las manos a la cabeza recorren un corto camino.

Si quisiéramos comedia barata, basada en la sobreactuación de los actores y las risas enlatadas pues nos pasaríamos las tardes viendo comedias de Chuck Lorre, pero sin embargo quienes se llevan los premios son apuestas como Veep o Brooklyn Nine-Nine y a quienes aplaude la crítica son a Louis C.K. y a Lena Dunham. Esto ya supera cualquier cuestión de gustos para situarse en el plano de que en unos casos prima la mala comedia y en otros prolifera toda buena nueva comedia.

O podéis seguir cancelando veinte series como Dads cada año.

Crescent City

Procedimentales de libro

Aquí podrá parecer que tenemos un trastorno de bipolaridad, ya que hace poco publicamos una entrada en defensa de las series procedimentales. Nada por el estilo, ya que precisamente en tal entrada especificábamos que nuestro aprecio por el formato se basaba en su totalidad por su capacidad de producir series con una capacidad de reinvención y autosuperación enormes como The Good Wife o Person of Interest. Series que episodio a episodio tienen la capacidad de sorprender y ofrecer algo nuevo dentro de una misma temporada. Y si, en muchos casos con un cierto componente seriado.

Algo que está totalmente alejado por lo tanto de lo que consideramos un género tan trillado como el mero procedimental policial que se dedica a presentar unos casos con un esquema hecho con escuadra y cartabón y a producir spin-offs con repartos multirraciales cada vez que a un ejecutivo se le enciende la bombilla. Sirven perfectamente de ejemplo los dos encargos de estos upfronts NCIS: New Orleans y CSI: Cyber para la próxima temporada, ¿qué interés tiene ver a otro grupo de personajes resolver el mismo tipo de casos sin que nada cambie, avance o se desarrolle?

Será el mismo que tiene ver a Patrick Jane hacer los mismos truquitos incluso tras haber resuelto el timo de John el Rojo.

Pretty Little Liars pic

Culebrones adolescentes

Aquí hemos acudido para que nos contase qué no quisiera ver él por nada del mundo al camarada OhJara, quien se conoce que sabe del tema por haber convivido con The O.C. y sus personajes por varias temporadas. Pero no le falta nada de razón al ver un nulo valor artístico en relatar los caprichos y necedades de un grupo de adolescentes y post-adolescentes porque sí, sean Blair Waldorf y su caterva de amigos pijos o las protagonistas de Pretty Little Liars.

El principal problema al respecto sería ver qué harían cadenas como The CW o la programación de ficción de MTV si les quitamos todo esto. Porque hemos tenido suficiente de Jenna en Awkward durante todo el tiempo que lleva en antena. Y tampoco es que nos cuele el giro sobrenatural que le han querido dar ambas cadenas, porque sabemos que tanto Teen Wolf como gran parte de las renovadas y canceladas de The CW no dejan de ser versiones encubiertas de lo mismo.

Que alguien nos salve de la quinceañera hormonada que programa en algunos despachos.

Como veis veníamos con ganas de hacer pocos amigos tras los varias veces citados upfronts, que deben ser el equivalente a tener el período para un seriéfilo. Pero es que en las parrillas norteamericanas hay un exceso de productos de dudosa calidad y a nosotros nos parece que el género o el formato sería un buen baremo para hacer una criba. Discúlpennos los ofendidos pero solo queríamos poner fácil la labor de cancelación que tan ampliamente han ejecutado NBC y ABC estos días.

Anuncios

3 comentarios en “Los tipos de series que ya no nos interesan

  1. Pingback: Series a Toda Vela | La Mesa del Capitán: Episodio 38 Uno de los Upfronts

  2. ¡Considero que Veep es una de las mejores series con tema político, es de mis favoritas y me da gusto que siga renovando temporadas, además considero que Julia Louis Dreyfus realiza una de sus mejores interpretaciones, ya quiero que salga Veep 3 para seguir con el desarrollo de la serie!

    • Es que ese tipo de comedia de cable está muy por encima de la ya rancia sitcom clásica de las networks.

      Donde esté una Selina Meyers o un Louis C.K. que se nos quiten todos los Sheldon Cooper.

¡Arrr, marinero! Di lo que tengas que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s