The Blacklist sólo era el principio

The Blacklist season finale pic

Se ha terminado. La serie que supuso la mayor apuesta de NBC y que fue su primera espada para “liderar” las audiencias de este año ha completado su primera temporada. The Blacklist fue el experimento de la cadena que confió en que el carisma de su actor protagonista James Spader y la combinación de estructura procedimental con trama seriada crease una serie-fenómeno que atrajese a millones de espectadores cada lunes a sus pantallas. No consiguió convertirse para la NBC en la nueva Scandal de la que todos hablan pero si en una especie de Person of Interest que muchos siguen con fidelidad.

Un final de temporada que por mucho que implique una conclusión de algo carece de toda estructura de tal, si de algo fuera el final sería del prólogo. Porque tal y como se plantearon los misterios y la estructura de la temporada, esta funciona más como un prólogo a la la lucha que está por venir que como una unidad de narración en si misma. Como una especie de cebo para que los espectadores piquemos y entremos de lleno el próximo año, una estrategia un poco oscura por su parte pero que ya Hannibal ha demostrado que puede desembocar en una segunda temporada brillante.

Nuestras opiniones sobre la season finale emitida la semana pasada y lo que está por venir, tras el salto con spoilers.

The Blacklist season finale picture

Precisamente The Blacklist debería mirarse en el espejo de Hannibal en su evolución de cara a una segunda temporada. No solo una estructura más corta de trece episodios le beneficiaría, sino que la parte procedimental debería tener mucho menos peso y ser más la excepción que la regla. O en todo caso, que se integre mucho más orgánicamente con la trama principal como en el caso de Person of Interest. Para empezar porque la estructura de la serie de nuevos casos capítulo a capítulo en el mismo momento de la season finale se ha quedado obsoleta para las pretensiones de la serie.

Con el descubrimiento por parte de Elizabeth Keen de que la lista negra de Reddington no era tal, sino solo partes de un puzzle para asegurar su supervivencia frente a la batalla que se avecinaba contra Berlín, el horizonte para la serie cambia completamente. No solo la task force a la que pertenecían ha sido diezmada con la muerte de Meera Malik y la incapacitación de Harold Cooper – dejando al agente Ressler como única alternativa para dirigir cualquier futura iteración de la unidad – sino que ahora el enemigo está suelto y la batalla entre ambos solo acaba de comenzar.

Retornar a una estructura de casos procedimentales como principal foco de la serie sería cortar la progresión argumental que el último tramo de esta primera temporada había marcado. El misterioso Berlín, que durante el episodio se nos hizo pensar que era otro a través de la historia que el personaje de Peter Stormare cuenta para acabar descubriendo que era este mismo actor el que narraba su propia vida, está suelto y las razones para querer acabar con todo lo que Raymond Reddington tiene siguen siendo una incógnita.

The Blacklist season finale shoot

De esta batalla destacábamos importantes bajas en ambos bandos, pero sin estar entre estas la presencia de Tom Keen. Como toda buena serpiente esta es escurridiza y el marido de la protagonista parece haberse librado por poco de la muerte tras sendos balazos que le propinó Red en el pecho. Pero no sin antes volver a envenenar un poco la situación contándole a Liz que su padre siga vivo, no importa lo que diga Reddington. Lo que contrasta con las repetidas veces que este ha afirmado que la persona que era su padre murió en aquel incendio.

¿Y si ambas afirmaciones son ciertas? La última imagen que nos brinda la temporada es un plano a la espalda del propio Red que nos muestra cómo casi toda su piel tiene cicatrices de quemaduras. Sería consistente con una versión metafórica de la versión de si mismo, ya que tuvo que dejar a su familia y abandonar el ejército para convertirse en el criminal que terminó siendo. De alguna manera, el Reddington padre murió en aquel incendio. También sería esta versión consistente con los esfuerzos que este ha hecho para ocultarle la verdadera identidad de su padre a Liz Keen y al mismo tiempo todo a lo que ha tenido que renunciar solo para poder estar con esa.

Algo parecido pasa con Berlín, su némesis. Otro hombre que ha tenido que renunciar a todo y a todos pero al que se le fue rebatada la posibilidad de volver a ver a su familia, lo que inició su proceso de venganza sistemática contra aquellos que lo habían encerrado, torturado y hecho enloquecer. Qué papel juega Raymond Reddington en toda esa historia es desconocido incluso para este, pero la similitud entre protagonista y antagonista no pasa inadvertida. Quizá que este último contase con la ayuda de su amigo Sam para que ejerciese de padre de su hija y que su enemigo fuese obligado a recibir parte a parte los huesos de esta es lo que hace que varíen tanto sus caracteres.

The Blacklist season finale photo

Será por eso que esta temporada a pesar de todo nos ha parecido bastante positiva. Más allá que muchos episodios no fuesen más que meros paréntesis de lo que estaba por llegar y que la amenaza presentada en la finale de invierno y representada por Alan Alda terminase por ser más un convidado de piedra en toda esta historia, la situación que han dejado para la segunda temporada es lo suficientemente atractiva como para que las sensaciones sean buenas. Que Megan Boone se haya asentado en su papel de badass femenina también aporta al conjunto.

Le sentará bien a la serie la eliminación de ciertos personajes redundantes y un foco mucho más centrado a la hora de establecer una unidad narrativa de cara a la próxima temporada. Si conseguimos que Peter Stormare tenga también el protagonismo que se merece, sacándolo de las sombras en las que ha permanecido toda esta primera campaña, incluso lograremos tener uno de esos grandes duelos de actores televisivos que tanto nos gustan desde que Forrest Whitaker se enfrentara a Michael Chiklis en The Shield.

Porque hace ya más de un año que sabemos de la existencia de The Blacklist y tenemos la sensación de solo haber puesto los pies en la entrada.

The Blacklist season finale gif

Anuncios

¡Arrr, marinero! Di lo que tengas que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s