Hannibal, placeres culpables

hannibal1

Cuando terminamos la primera temporada de Hannibal no podíamos sino pensar que, a pesar de ser una brillante pieza audiovisual, estábamos ante un producto al que aún le faltaba algo. Había sido creado con mucho mimo y cuidando los detalles, y aunque los capítulos conseguían mantenernos atados semana tras semana, siempre teníamos la sensación de que podían hacer más. Y efectivamente, la primera temporada sólo fueron los entrantes, nos dejaron con una gran sabor de boca y a la espera de que el plato principal superase el nivel de los bocados iniciales. 

La segunda temporada nos presentaba la misma premisa de siempre, sólo que en un escenario completamente nuevo. El chef había conseguido mantener el espíritu original y presentárnoslo en un plato revolucionario. Había cambiado las normas, pero el juego era el mismo, más aún, los jugadores eran muy conscientes de quien era el verdadero enemigo. La segunda temporada de Hannibal nos prometía un plato tan exótico como apetitoso. 

A continuación abandonaremos los símiles culinarios para analizar esta segunda temporada de Hannibal, ni falta hace decir que los spoilers son el ingrediente principal.

hannibal6

El escenario inicial donde Will estaba en una institución mental acusado de ser el destripador de Chesapeake, no era más que una excusa para enseñarnos como el hombre, ya consciente de que su “amigo” el Dr. Lecter le había tendido una trampa, empezaba a trazar las lineas de sus diseño para dar caza de una vez por todas al verdadero villano de la ficción. Al igual que en la primera temporada el fue manipulado, ahora él era el manipulador, siendo el Dr. Chilton su mayor victima en ese aspecto. Pero claro, en el ajedrez uno nunca enseña su estrategia sino que muestra una falsa para despistar al rival. Para hacer tal cosa hacen falta peones y estar dispuesto a sacrificarlos.

En esta lista de peones, a parte del ya mencionado Dr. chilton deberíamos incluir a Beverly Katz quien, guiada por William Graham descubrió la verdad sobre Hannibal Lecter demasiado pronto. Además el intento de asesinato orquestado por Will a través de uno de los asistentes de psiquiátrico no hizo más que engañarnos a todos de cara a la recta final de la temporada.

En paralelo, podríamos centrarnos en el comportamiento de Hannibal, quién habiendo tomado la posición de Will como asesor de FBI ha iniciado una extraña amistad con Jack Crawford. Más aún, siendo consciente de que su némesis tramaba algo, se aproxima a una de las personas más importantes en su vida, la Dr. Alana Bloom, iniciando así una relación amorosa con la que controlar a la psicóloga de descubrir la verdad y ponerla en contra de Will.

Tras una primera temporada donde ambos jugadores se conocieron, la primera mitad de esta segunda temporada suponía la colocación de las fichas sobre el tablero, la preparación de la partida que estaba apunto de concluir, de una manera o de otra.

Hannibal - Season 2

Y es que una vez Will hubo salido de la institución mental, todo el juego tomó un ritmo apabullante. Poniendo aparentemente fin a su odio hacía Hannibal, continuaron con su amistad y la terapia. De esta manera ambos ponían ideas en la cabeza del otro, tejiendo sendas telarañas para que eventualmente cayesen en la trampa. Utilizando piezas cada vez de más valor, y llegando a un punto de no retorno, uno de los jugadores tenía que lanzar un órdago.

El inicio del fin llegó de la forma más extraña de la que podía haber llegado, finalmente Will había caído en el embrujo de Hannibal y se había convertido en un asesino macabro. No sólo eso, sino que además parecía haber disfrutado de ello. A la muerte de Randall Tier le siguió la de Freddie Lunds, lo que ya por fin dejaba claro que se había dejado dominar por la oscuridad. Hannibal había hecho jaque.

Hannibal - Season 2

Hugh Dancy realizó un papel de trastornado tan soberbio que por momentos llegó a engañarnos, sin embargo la honorable visión de la justicia de Will nos hacía dudar de tal engaño. Finalmente nos enseñaron de que todo era parte de un plan para pescar a Hannibal y encerrarlo de una vez por todas. Todo apuntaba a que finalmente, el destripador de Chesapeake  iba a ser llevado ante la justicia, sin embargo, tal y como la Dr. Du Maurier avisaba al FBI, Hannibal siempre va un paso por delante.

Aparentemente con todas las cartas sobre la mesa, llegábamos a la esperada conclusión que nos presentaban brevemente al inicio de temporada. El enfrenamiento entre Jack Crwaford y Hannibal. Al margen de la impecable coreografía de lucha, el momento da mucho más de si. Todas las piezas importantes llegan para enfrentarse a Hannibal. Alana, una vez liberada de la venda que la cegaba y arma en mano estaba dispuesta a acabar con el hombre que había manipulado a todos. Sin embargo, uno no llega tan lejos por ser evidente, el buen doctor aún se guardaba un as bajo la manga. Abigail Hobbs había estado viviendo oculta con Lecter, siendo ella quien lanzase a Alana por la ventana. Después de todo, Hannibal nunca había estado más en el juego que ahora.

Hannibal4

Finalmente el enfrentamiento cara a cara entre Hannibal y Will no fue otra cosa sino el primero mostrándose herido por la traición a la confianza que había depositado en Will, la primera persona que, tal vez, podría haberle comprendido del todo. Ensalzando el valor de la amistad, Mads Mikkelsen nos recordó una vez más porque es un perfecto Hannibal Lecter, capaz de imponer sólo con su simple presencia, y en esta ocasión, capaz de tener sentimientos reales.

Una vez habiendo degustado el plato principal, no podemos sino felicitar al chef por semejante delicatessen. Consiguiendo una orgía sensorial nos hace preguntarnos que vendrá a continuación. Si bien la primera temporada nos cambió el escenario pero no el juego, todo a punta a que la próxima temporada nos lo cambiará todo. Dejando a todos los que intentaban darle caza moribundos, el Dr. Lecter huye acompañado por la Dr. Du Maurier, mostrándonos así quien era su pieza clave en la partida. De esta forma, la tercera temporada debería ser el postre, sin embargo nosotros lo que queremos es repetir plato, porque sabemos que es imposible empacharse de esta maravilla.

Bon appetit!

Hannibal5

¡Arrr, marinero! Di lo que tengas que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s