The Shield y lo que vino después

The Shield pic

Recientemente he terminado de ver The Shield, una de las grandes cuentas pendientes que tenía con la televisión de cable desde hace mucho tiempo. Una serie no siempre considerada tan fundacional de la televisión actual como si se le concede a The Sopranos, ni tan considerada de culmen del género policial como lo fue The Wire. Una serie que a pesar de haber sido la plataforma de lanzamiento de una cadena como FX, tampoco suele apreciarse con la importancia que ahora a título personal le doy.

Quizá haya sido por haberla a visto con posterioridad a otras grandes series que la siguieron, pero ahora en todas partes reconozco elementos que muchos consideran propias de las series en particular y que en realidad beben directamente de The Shield. No hay casi ninguna serie protagonizada por los ahora tan famosos antihéroes que no tenga serios paralelismos con la epopeya de Vic Mackey, como si durante los siete años que estuvo en antena hubiese sembrado directa o indirectamente semillas en el resto de creativos televisivos.

Qué encuentro de The Shield en otras series y cómo ha podido influir esta en ellas, a continuación.

Sons of Anarchy pic

Empecemos por los primos hermanos. Kurt Sutter fue uno de los productores ejecutivos que más importancia tuvo en la visión creativa que se le imprimiría a The Shield, llegando hasta a interpretar a uno de los antagonistas más amenazantes que tendrían dentro del bando armenio los protagonistas, por lo que no es de extrañar que su serie Sons of Anarchy también para el canal FX llegase a ser casi una secuela no-oficial de su predecesora. A nivel espiritual, en sus inicios estuvieron en perfecta sintonía.

Si en The Shield el grupo de policías eran gente que cometían deliberadamente crímenes con la esperanza de que al mismo tiempo sirviesen al bien mayor de preservar a Farmington de males mayores y lucrarse por el camino, en Sons of Anarchy nos vamos al otro lado de la ley para una situación análoga con la preservación de Charming de las otras grandes amenazas que podían amenazarla. En ambas, con el paso de las temporadas, se convierten ambos fines en un único sentido de la supervivencia, una huida hacia delante sin fin.

Además quisieron otorgarnos un reparto de secundarios que incluyese de forma constante a caras que protagonizaron The Shield, como Benito Martínez pasando de ser David Aceveda a un agente de la CIA infiltrado en el cartel, Jay Karnes dejando de ser Dutch Wagenbach para ser parte de la ATF, CCH Pounder que ya no será más Claudette Wyms sino una fiscal que persiga al club o Walton Goggins como una transexual en apuros más allá de su Shane Vendrell. Y eso por no hablar que el contexto de bandas que allí servía de escenario, con organizaciones criminales como los Byz-Lats o los One-Niners, son aquí de nuevo el telón de fondo.

Justified pic

No solo Sons of Anarchy tuvo a The Shield como su caldo de cultivo en FX. Sin ir más lejos Justified, en la que también Walton Goggins hace del principal co-protagonista, comparte esa visión en la que el agente de la ley más que hacerla cumplir tiene que seguir su propio código para asegurar su propia supervivencia. Además aquí se presenta un catálogo de maleantes locales, ya que es precisamente el lugar en el que se desarrolla todo lo que forja ese tipo de criminales de baja estofa, que tampoco tienen una catadura moral totalmente negra sino que intentan sobrevivir también a su modo.

De esta forma al igual que en The Shield, en Justified se nos muestra que la línea entre un policía y un criminal es mucho más difusa, aunque desde un ángulo totalmente distinto. Si en Harlan se nos muestra una aproximación desde el lado del bien, en el que los malechores solo quieren seguir con su vida como bien puedan; con The Shield vemos la aproximación desde el lado del mal, en la que Vic Mackey termina convertido en un villano peor que los que había estado atrapando a lo largo de toda su carrera.

Esta visión deconstructiva del género policial a través del policía que haría cualquier cosa para proteger a su familia, a sus amigos y a su ciudad pero que por esta falta de límites morales es lo que ha calado mucho en todo show que implica a cualquier tipo con placa. Si bien antes la figura del antihéroe estaba mucho más cerca de la del héroe, en la que el fin justifica los medios; ahora la mayor parte del show la acercan más a la de villano, en la que tanto todos sus seres queridos como un amplio número de extraños sufren a causa de sus acciones egoístas. En ese aspecto The Shield jugó un papel primordial para obtener ese cambio de enfoque.

Breaking Bad pic

No se me ocurre mejor ejemplo de toda esta influencia de The Shield en los shows de mayor calidad que luego vendrían que con el antecedente claro que supone el final de la historia de Vic Mackey para la de Walter White en Breaking Bad. Si bien en esta última se nos presenta toda la evolución del personaje a medida que este abraza la maldad mientras que en la primera ya nos presentan a Mackey como un despiadado que intenta recorrer el camino de salida, la conclusión para ambos supone lo mismo, tanto la destrucción de su familia y de todos los que le han rodeado como un último momento en el que se reconocen a si mismo como villanos.

Por mucho que su destino final sea distinto, esos momentos finales de quitarse la máscara ante todos y ante si mismo que tuvieron Vic Mackey en el penúltimo episodio y Walter White en el ya clásico Ozymandias están directamente emparentados. Veo casi imposible que Breaking Bad hubiese alcanzado la complejidad que terminó por adquirir de no haber nadado por unas aguas que The Shield ya había testado previamente. El haber visto esta última en los meses posteriores al final de la serie de Vince Gilligan resalta sus similitudes como si estuvieran iluminadas por si mismas.

Y estos son solo algunos ejemplos de series de éxito que tienen un ascendiente común en The Shield, más allá del resto de series de Shawn Ryan como The Chicago Code o Last Resort que siguen en distintos escenarios una unidad temática con esta, un show quizá no infravalorado pero si no siempre mencionado con la suficiente relevancia real que si tuvo para la construcción de esta era de la televisión que habitualmente es adjetivada como dorada.

Vic Mackey ya estuvo ahí y antes que muchos.

 

Anuncios

¡Arrr, marinero! Di lo que tengas que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s