Dominion, miedo y ángeles en Las Vegas

Dominion pic 1

Cuando una cadena como SyFy estrena una batería de series buscando su propia Juego de Tronos – lo que es lo mismo, repetir el éxito de Battlestar Galactica – uno espera encontrar mucha serie mala. Hasta las más prometedoras como Helix terminan desinflándose y lo barato en los guiones y efectos visuales acaba saliendo a la luz antes o después. Quizá la pretensión de ser algo más de lo que fue acabó por hundirla tras un gran episodio piloto.

Pero también se espera encontrar algo bueno, siendo Dominion la siguiente en aparecer por el horizonte. ¿Ha sido la gran serie que haría remontar el vuelo a SyFy? Probablemente no. ¿El piloto funciona y puede ser una serie disfrutable? Hay opciones de que si. No me entendáis mal, tiene todas esas aspiraciones a serie grandilocuente de la cadena y al mismo tiempo todos los tics más propios de sus grandes fracasos, pero si vamos sin expectativas – y creedme que de una adaptación de Legión nadie podía esperar nada – podremos encontrar una serie entretenida que, al menos, no es barata.

Lo que hemos sacado en claro tras el piloto os lo explicamos tras el salto.

Dominion gif 1

Si alguien puede encontrar factores que indiquen cierto engaño, lo entendemos. Porque la serie intenta engañarnos por dos veces sobre cómo van a ir los tiros. La primera de estas es en los títulos iniciales donde una infografía, que recuerda poderosamente a la intro de Juego de Tronos, nos pone en situación del trasfondo de la serie. Un trasfondo que corresponde a la película Legión, de la que Dominion funciona como secuela directa de los eventos allí narrados – secuela que inicialmente estaba planeada para el cine, pero que a raíz del resultado de la primera cinta entendemos que no se produjese.

Ahí la serie no solo recuerda a esa serie de HBO sino a otra como fuera Carnivale, que nos hace pensar que vamos a tener una dialéctica sesuda entre fuerzas del bien y del mal. Pero esta impresión se desvanece al pasar a su primera escena, en la que un Christopher Egan que aquí ejerce de protagonista hace tareas de recolección y reconocimiento en un antiguo casino a las afueras de Las Vegas. Un escenario postapocalíptico y una dinámica solitaria que ahora recuerdan a Fallout: New Vegas, lo que a su vez nos hace pensar que estaremos ante un desarrollo tipo Mad Max. Pero tampoco.

Porque una vez entramos a la renombrada ciudad de Vega lo que se nos presenta como escenario definitivo es una fastuosa versión de la ciudad en mitad de la nada con generadores nucleares, política compleja y espectáculos circenses que poco tienen que ver con lo que esperaríamos de un escenario postapocalíptico. Porque ahora hay cónsules militares y civiles como tras la Revolución Francesa, casas dinásticas como en la Inglaterra medieval y castas sociales como en la India colonial. Un batiburrillo que directamente resta cualquier tipo de importancia al escenario apocalíptico.

Dominion pic 2

Y que al mismo tiempo parece una repetición a lo SyFy de aquella gran serie cancelada de NBC, Kings. No solo porque Christopher Egan repita aquí el papel protagonista del futuro rey David que allí tuviera, sino porque los pasos que sigue en este piloto son básicamente una versión condensada de lo que allí tuviera que ir evolucionando. La historia del militar anónimo que tiene una amor secreto con una hija de la realeza y que en verdad es el elegido divino para liderar a la humanidad en una época de temor y confusión no podría haber sido más recalcada sino contratando al mismo actor.

Hasta las reacciones del resto de personajes parecen ser las mismas. El dirigente vigente, uno de ellos ya que aquí bebiendo directamente de Galactica otra vez se nos presenta una dicotomía entre poder civil y militar, hará todo lo posible para que el pueblo no crea en este salvador profetizado y el hijo de este no dudará en traicionar a su propio padre y a su ciudad para llevar a cabo sus planes. Por muchos ángeles que contuviese, el piloto nos ha parecido de todo menos novedoso.

En esta búsqueda por su próxima serie equivalente de Battlestar Galactica, con un escenario cerrado en el que exista una especie que se pueda hacer pasar por humanos, han decidido tomar muchos elementos de otras ficciones para darles un barniz de novedad pero sinceramente ya no cuela. De hecho, hasta la historia de un Dios que desaparece y unos arcángeles que deciden tomar el control con brutalidad sobre la humanidad – incluyendo la posesión de individuos de esta – ya la hemos visto en las primeras cinco temporadas de Supernatural.

Dominion pic 4

Entonces, entre tanta falta de verdadera originalidad, ¿merece la pena ver Dominion? Quizá es esa la gran pregunta en torno a este piloto, del que venimos destacando sus múltiples carencias pero del que habíamos adelantado que hay algo positivo en él. La respuesta es sí. No es una gran nueva historia ni va a ser adalid de una renovada programación de SyFy como la cadena quería hacernos ver, pero sin embargo tiene un ritmo muy bueno y unas escenas de acción sorprendentemente bien rodadas.

Muchas veces se le achaca a las series lentitud, escasez de verdadera acción y pilotos que solo sirven de mero escaparate de presentación. Esos son calificativos que no se pueden aplicar al primer episodio de Dominion, en el que desde el primer momento ya se nos da una abundante dosis de ritmo con esa huida a Vega. Y si queremos batallas bien rodadas, parece que aquí tendremos un buen filón ya que la pelea entre el ángel Furiad y el arcángel Miguel está perfectamente coreografíada y ha sido un momento muy disfrutable del episodio.

Es precisamente el arcángel Miguel el que parece que será el otro gran protagonista de la jugada. El personaje que en la película original estaba interpretado por un infrautilizado Paul Bettany aquí lo encarna Tom Wisdom. Un británico hierático y flegmático que sirve aquí a la perfección para ser ese rígido arcángel que decidió dar la espalda a su hermano Gabriel y defender a la humanidad del total exterminio. Convirtiéndose así en el protector de Vega, pero no un dirigente bondadoso y asexuado sino más cercano a las tentaciones del hombre y que gobierna con puño de hierro.

Dominion gif 2

Más allá de esto están esas dinámicas padre-hijo que tanto gustan en la televisión norteamericana – de las que Supernatural tuvo una amplia ración – que aquí también aparecen condensadas en un único episodio y cuyo legado está simbolizado en los misteriosos tatuajes que el padre Jeep portaba hasta su lecho de muerte, cuyo fallecimiento implicaba que estos apareciesen por todo el cuerpo de su hijo. Cuando decía por Twitter que la serie no solo bebía de Battlestar Galactica sino que los guionistas bebían a secas, me refería sin duda alguna a este momento.

Por eso será el juicio del tiempo y del criterio de cada espectador el que tendrá que decirnos si estamos ante una serie rescatable – ya no nos aventuremos a afirmar que buena, dejémoslo en ese ambiguo término – pero lo que si que podemos afirmar es que no estamos ante un mal piloto. Poco original si, pero malo no. Porque los sesenta minutos aproximados que dura no dejan respirar a un espectador que casi no encuentra tiempo a revisar el móvil o ir a la cocina a beber agua. En ese aspecto Dominion gusta.

Ahora veremos si tal aspecto tiene continuidad en el futuro o si nos quedaremos en el piloto loco que pudo ser algo.

Dominion pic 5

Anuncios

2 comentarios en “Dominion, miedo y ángeles en Las Vegas

  1. Es cierto que Dominion desaprovecha por completo ese escenario apocalíptico y esa estética tan bien conseguida. Poco a poco se va desinflando y creo que es principalmente porque intenta abarcar demasiado. Se desenvuelve muy bien en las escenas de acción, pero rompe para introducirnos en unas de lucha política que no acaban de arrancar mientras también nos vende una situación de castas que no es más que una anécdota frente a la manidísima historia de amor. Al final los ángeles son lo de menos y es una pena. Pero, al menos, es cierto que es entretenida.

    • Yo he llegado hasta la mitad del tercero y me he bajado. Esas pequeñas virtudes que le veía al piloto se han diluído en favor de su particular “juego de tronos” que es un coñazo como una catedral.

      Es un poco triste, la verdad.

¡Arrr, marinero! Di lo que tengas que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s