The Strain es muy turbia

The Strain pic 1

Quería ponerle un título más amable a este análisis del piloto de The Strain. De verdad que tenía buenas sensaciones con sus informaciones previas, que nos lo vendían como un acercamiento adulto a la figura de los vampiros mezclado con ese tema de la virología que tan de moda está ahora con series como Helix o The Last Ship. Que un director con la suficiente imaginación como Guillermo del Toro estuviese detrás de la obra original que aquí se adapta acrecentaba esas buenas sensaciones, al igual que la cadena FX siendo la artífice del proyecto.

Pero precisamente esos elementos que nos indicaban un buen porvenir, en realidad escondían los grandes males de este producto. Véase que precisamente del ámbito del CDC que introducía Helix recoge la incapacidad por tratar con verosimilitud la aparición de un nuevo patógeno con características inexplicables y de la filmografía de Guillermo del Toro el acercamiento a la figura del vampiro propia de su paso por la franquicia cinematográfica de Blade.

Cómos y porqués, a continuación.

The Strain pic 2

Comencemos diciendo que el guión no se sostiene. En un arranque prácticamente clónico al que tuviese Fringe años atrás, se nos introduce al protagonista teniendo que interrumpir una actividad personal por ir a investigar un avión de cuyo interior no se recibe respuesta alguna. Una serie de secuencias demasiado largas que carecen de la tensión que se le quería imprimir en asimilación de cintas de terror y ciencia-ficción con patrones semejantes. Principalmente porque unos instantes antes ya se nos ha presentado el foco de este misterio y sus consecuencias carecen de interés.

Pero ahí esta el Dr. Ephraim Goodweather, el científico en proceso de divorcio que ha de enfrentarse al misterio de por qué todos los pasajeros del avión han fallecido repentinamente y sin signos de violencia o enfermedad excepto cuatro supervivientes. Paralelamente a este, también se nos presenta a Abraham Setrakian, un anticuario con gran conocimiento de lo que ha causado esas muertes y de la capacidad que esto tendría para asolar toda la ciudad de Nueva York.

Y entre que estos entrecruzan sus caminos, también se nos presentan a los que serán los antagonistas de la jugada. No sólo a ese misterioso ente asociado al gigantesco ataúd que iba en el compartimento de carga del avión, sino al colectivo que hace entroncar The Strain con la denostada Blade. Una sociedad secreta de vampiros en las altas esferas con un plan secreto para la dominación de la ciudad y una gran cantidad de maquillaje para que se les note bien pálidos.

The Strain (2014)(left) Mia Maestro as Nora Martinez

Pero si el guión está un tanto cogido por los pelos, el reparto ya no tiene perdón de Dios. Salvando a un interesante David Bradley que entró a sustituir a un más interesante John Hurt, ya desde su pareja protagonista nos entran temblores y sudores fríos. Corey Stoll es el que lleva aquí todo el peso del drama como el carismático y habilidoso doctor protagonista. Eso es, me habéis leído bien, Corey Stoll y carismático en la misma frase. Obviamente este aspecto no funciona desde el minuto uno, pensando el actor que por copiarle el peluquín a Kevin Spacey se le va a pegar algo de su faceta como actor tras su paso por House of Cards. Pues no, claro.

A su lado está Mía Maestro, que algunos tendrán la mala suerte de recordarla como la hermanastra argentina y coñazo de Sydney Bristow en Alias. En su momento fue una de las peores cosas que le pudo pasar al show de ABC y aquí tampoco está haciendo ningún bien. No sé si intenta imitar la pose de Saffron Burrows o es que todos los personajes de doctora sexy me recuerdan a ella – especialmente ahora que están otra vez muy de moda, véase la ya citada The Last Ship – pero aquí Maestro no apunta más que a un cero a la izquierda.

No queriendo volver ya a los trajeados vampiros corporativos, si que nos detenemos en sus esbirros pandilleros latinos que aquí perfectamente cumplen el propósito de estereotipo racial fácilmente indentificable por el público. Guillermo del Toro siempre gusta de incluir alguna referencia a su México natal, aunque esta – más allá del momento musical con Gimme the Power de Molotov, muy disfrutable – se nos la podía haber ahorrado. Muchos querríamos haber dejado a Francis Capra ya con Veronica Mars, aunque aquí nos lo devuelven junto a un desconocido Miguel Gómez que es el que ejecuta la secreta agenda de los vampiros sin este saberlo.

The Strain pic 4

Si a esto le sumas un cóctel de escenas muy propias del cine de serie b con gusanos que entran y salen de torrentes sanguíneos y unos vampiros a medio camino entre los nosferatu más primigenios y el zombie que el peor maquillador de The Walking Dead pudiese ofrecernos, tenemos el componente de horror de esta serie. Una faceta del show que aún es muy preferible frente a la parte familiar de mujer e hijo pequeño en apuros y que parece que no podrá faltar tampoco aquí, como si toda serie con componente de apocalipsis pasado o inminente no pudiese irse sin el sota, caballo y rey de siempre en ese aspecto.

No quisiéramos tampoco juzgar la serie – y tan duramente – solo por su piloto, ya que parece que poco va a tener que ver con el componente de supervivencia que anuncia para más adelante. No en vano, ni la mitad del reparto anunciado para su primera temporada de trece episodios ha aparecido en estos setenta minutos iniciales de presentación, que bien parece más un preludio del verdadero núcleo de la acción que vendrá después. Sin embargo esto es lo que nos han ofrecido y ni siquiera la dirección de Guillermo del Toro ha sido especialmente destacable, dando una muy mala impresión a los espectadores que tendrían que ver este episodio y aficionarse.

Ya lo adelantábamos en el título, The Strain es turbia pero no en el buen sentido.

The Strain pic 5

Anuncios

2 comentarios en “The Strain es muy turbia

  1. Pingback: Series a Toda Vela | De cómo la televisión se adelantó a la crisis del ébola

  2. pues a mi me ha parecido sublime, algunos capitulos un poco espesos y dando importancia a ha hechos que carecen de ella (si miramos los libros) pero en lo del doctor estoy más que de acuerdo, si no fuera por actores secundarios y antagonistas como Setrakian, Eichorst o Fet (en especial este último) se vendría abajo el personaje principal.
    Por lo demás a mi me ha encantado que por fin olviden al vampiro adolescente (Cullen puaj!) o al guaperas (Pitt) y se hayan decantado por algo mucho más realista, aterrador y “posible” (a efectos biológicos al menos tiene su explicación)
    Yo creo que han podido currarsela más pero a efectos prácticos es mucho más entretenida y fiel al género de terror y ciencia ficción que cualquier otra de vampiros de esta época.

¡Arrr, marinero! Di lo que tengas que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s