The Knick, sangriento pasado médico

The Knick pic 1

Hay veces que se podría decir que navegamos en aguas desconocidas. Incluso aquellas que en ciertas travesías nos son plenamente familiares, en otras nos pueden parecer las mayores incógnitas del universo. Cinemax es un poco este tipo de aguas. En pocos sitios se verá defender a Banshee con tanto fervor como en esta página, aunque bien entendemos que esté destinada a la hermana menor de HBO por su naturaleza más de acción y menos reflexiva que lo que acostumbra esta cadena.

Sin embargo esta última es la que ha mantenido a True Blood hasta su final en parrilla y es a la primera a la que ha ido destinada un producto de tanto nivel como The Knick. Un producto que si, que es visualmente tan agresivo como su compañera de cadena Banshee pero que por temática, planteamiento, ambientación, actuaciones y dirección – véase, todo – aspira a lo más alto como lo hacen todas las de HBO. Y sin embargo la tenemos, misterios de la vida, siendo la punta de lanza de Cinemax.

Pero dejémonos de incógnitas y hablemos a continuación de lo que si sabemos, de lo buena que es la serie.

The Knick pic 4

De The Knick de inicio destacan dos cosas y ambas corresponden a dos nombres propios: Steven Soderbergh y Clive Owen. Del primero diríamos tantas cosas como adjetivos se le podrían aplicar, pero tampoco sería el momento adecuado. Sí que afirmaremos no obstante que casi que agradecemos que su reciente errática trayectoria en la gran pantalla le haya hecho recaer en televisión. Porque Soderbergh es un hombre complicado, con productos que van de lo más comercial a lo más personal, de lo más detallista a lo más sobrio. Y la serie de Cinemax en este aspecto es árida como un desierto.

No te suaviza nada, si un corte abdominal es lo que requiere la escena, tendremos la incisión en su versión más explícita, el sangrado tan profuso como sea necesario y la tensión que requiera el momento. Si por la contra estamos en una situación plenamente reflexiva del protagonista, unos pocos planos bastarán para contarnos lo necesario sin perder la agilidad que se le ha imprimido al producto. Uno pensaría de esto que más que aplicar un estilo propio a la serie Steven Soderbergh le aplica una falta de él, pero todo lo contrario ya que es su capacidad para adaptarse a las necesidades de la narración lo que más aporta al conjunto.

De hecho, de todas estas series con reputados cineastas detrás, es probablemente la serie que más personalidad toma de su propio director para dárselo al producto. Y nada de dirigir el piloto y luego tomar la posición de productor ejecutivo como Martin Scorsese en Boardwalk Empire o Guillermo del Toro en The Strain, aquí Soderbergh se encarga de todos y cada uno de los episodios que para algo es su serie. Algo así como lo que David O. Rusell pensaba hacer en ABC hasta que le entró pereza gracias a su amigo Matthew Weiner y decidió seguir centrándose en las películas.

The Knick pic 2

Pero comenzamos con nuestra disertación citando dos focos alrededor de los que se movía la serie en órbita elíptica, y no nos olvidamos de Clive Owen como el segundo de ellos. Una presencia de Owen que también corresponde a otra moda habitual dentro de la televisión, la de utilizar a un actor cinematográfico de rostro célebre pero que desde hace un tiempo carezca de cintas que le permitan el adecuado lucimiento. Si algo da la televisión, es minutos para lucirse, y el protagonista de la infame Shoot ‘Em Up hacía tiempo que pedía su momento.

También hemos obrado de mala fe al recuperar esa película de acción con Monica Belluci para recordar al actor, pero ejemplifica perfectamente nuestra línea de argumentación. Clive Owen puede que nunca llegara a ser un gran actor dentro de Hollywood pero si que tenía la habilidad suficiente para estar en proyectos interesantes con los directores oportunos y obtener reconocimiento por trabajos sobrios. Como Hijos de los Hombres, por ilustrar más el ejemplo. Sin embargo una vez terminado ese impulso cogido inicialmente no le quedaría otra que retornar a la televisión de la que partió para ciertos papeles de lujo.

Como el de Ernest Hemingway en Hemingway & Gellhorn con Nicole Kidman o este de John Thackery en The Knick. Un doctor con una obsesión por innovar en una medicina en constante expansión a principios del siglo pasado y que tras el suicidio de su compañero y mentor es ascendido a la posición de cirujano jefe del Knickerbocker, uno de los hospitales más prestigiosos de la época en Nueva York. Basado ligeramente en la figura de William Stewart Halsted, se nos presenta esa figura del médico estrictamente profesional en su vida laboral pero caótico en la personal por su adicción a la cocaína.

The Knick pic 3

Y a través de este y de su hospital se nos muestra el mundo de la medicina y la cirugía en sus albores. Un mundo en el que la vida y la muerte es negocio para muchos, vocación para otros y obsesión con la perfección para unos pocos. Es edificante ver desde la distancia del tiempo cómo una sencilla enfermedad infecciosa se extendía de forma distinta en barrios ricos que en arrabales, aunque fuese igual de mortífera en ambos lugares. O cómo tanto los conductores de ambulancias como los inspectores de sanidad o los administradores del hospital eran extremadamente propensos a la corrupción.

Estamos ante un producto que rebosa interés por los cuatros costados, que gusta además de introducir temáticas bastante de actualidad como todo el asunto racial – que irá avanzando y retrocediendo a medida que la mentalidad de los personajes avance o retroceda – o las diferencias de clases. Este es el tipo de producciones que queremos que los grandes directores del cine nos traigan cuando se decidan a posar su mirada en la televisión, series con personalidad y con talento como The Knick.

Por cada una de estas, que nos quiten diez series sci-fi changas producidas por Spielberg.

The Knick pic 5

Anuncios

¡Arrr, marinero! Di lo que tengas que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s