Puertos pasados: Frasier

34[1]

Siempre que se rumorea la próxima producción de un spin-off sobre cualquier serie de cierto éxito que se aproxima a su final, a cualquier aficionado a las series le vienen a la cabeza unos cuantos nombres, casi todos relacionado con fracasos estrepitosos. Es inevitable no pensar en aquel engendro llamado Joey, creado a partir de uno de los personajes más recordados de la probablemente sitcom más recordada de la historia, Friends. Es inevitable también que a uno le asalte algún buen recuerdo, y aquí es donde Frasier entra en acción.

Surgido como un personaje secundario en la exitosa Cheers, pensado para darle una distracción a Diane antes de lanzarla de nuevo en brazos del siempre sonriente Sam Malone, el psiquiatra Frasier Crane (Kelsey Grammer) se ganó completamente a audiencia, críticos y guionistas, que le veían como un ser cómico y extraño que trataba de contagiar su esnobismo cultural a la fiel clientela de Cheers.

Más historia, a continuación.

frasier4[1]
El personaje cuajó, y después de ser plantado en el altar, tenido un hijo y protagonizado un intento de suicidio, al final de la serie a Frasier le llegó el turno de volver a Seattle, su ciudad natal. Al terminar la exitosa serie ambientada en Boston, los creadores tuvieron la idea de darle a Grammer una serie para el solo, todo un reto después de interpretar durante ocho años al mismo personaje. Cuenta la historia que el actor no estaba muy por la labor, pero la decisión de la productora que quería aprovechar la audiencia de Cheers, pesó mucho, y finalmente Grammer se enroló en el proyecto. Para regocijo de todos nosotros.

A Frasier Crane le esperaban unos cuantos reencuentros a su llegada a Seattle. El primero, la “resurrección” de su padre, el oficial de policía retirado Martin Crane interpretado por el ingles John Mahoney – otro caso Jordi Hurtado, ¿acaso a envejecido algo este hombre en diez años? Martin, que pasó algún altibajo en su relación con Frasier – lo cual propiciaría algún buen chiste durante las primeras temporadas de la serie – se ve obligado a mudarse con Frasier después de recibir un balazo en una cadera y quedar incapacitado para vivir solo. A Martin le acompañara su perro Eddie, un personaje más y que en ocasiones resulta hilarante, y su inseparable butaca que sacará a Frasier de sus casillas. Y es que Martin tiene unos gustos bastante más normales que los de sus dos hijos.

Y si, decimos hijos porque Frasier tiene un hermano, el también psiquiatra Niles Crane (David Hyde Pierce) y que es, para mí, uno de los personajes más graciosos y memorables de la historia de las sitcoms americanas. La historia de su creación es curiosa, de esas que hacen pensar que hay un olimpo de la televisión desde donde un barbudo lo dirige todo.

picture-of-david-hyde-pierce-and-jane-leeves-in-frasier-1993--large-picture[1]

En un principio no estaba previsto que Frasier tuviese un hermano, pero tras darse cuenta del parecido físico del actor con el protagonista de la serie y ver alguna de sus actuaciones, decidieron darle un hermano pequeño a la familia Crane. Niles tiene la misma personalidad de su hermano: es un snob, relamido y refinado, pero sobre todo, enormemente cómico. Al principio de la serie esta casado con la delicada Maris, otro personaje memorable, pese a que nunca aparecerá en pantalla. Llegaremos a conocerla a través de los comentarios de Niles, que la presentará como un mujer extremadamente delicada, de una palidez legendaria, y una buena cuenta corriente. Pero, también desde el inicio, asistiremos al enamoramiento de Niles de el último de los habitantes de aquel apartamento, Daphne Moon.

Daphne llega a casa de los Crane como terapeuta de Martin y se quedará para siempre ayudando a la familia en las tareas del hogar. Es una inglesa, sencilla y amable que se enamorará de los Crane tanto como los Crane de ella. La serie cuenta además con un par de personajes secundarios dignos también de ser recordados: Roz Doyle, la descarada productora del programa de radio de Frasier y que llegará a convertirse en una parte indispensable del ecosistema familiar, y el entusiasta “Bulldog” Briscoe, que presenta un programa deportivo justo después de finalizar el de Frasier.

La serie estuvo en cadena durante once temporadas y cosechó treinta y siete Emmys durante ese tiempo, convirtiéndose en la sitcom mas premiada de la historia de la televisión estadounidense. Haciendo números, comprobaremos que Kelsey Grammer estuvo interpretando el mismo papel durante diecinueve temporadas, algo increíblemente difícil, y más teniendo en cuenta que, aunque si recordado, el actor nunca llegó a quedar encasillado y pudo proporcionarnos buenos papeles más tarde – como el de la corta pero magnifica Boss – algo difícil de imaginar en algunos actores actuales que parece imposible que sobrevivan a su personaje, ¿verdad, Jim Parsons?

A vosotros también os acabarán apeteciendo unos huevos revueltos, prometido.

Good night Seattle, we love you!

628x471[1]

Anuncios

¡Arrr, marinero! Di lo que tengas que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s