Saturday Night Live y su etapa incierta

Saturday Night Live pic 1

En esta casa adoramos Saturday Night Live. No solo consideramos al programa de humor en directo el mayor referente de la comedia estadounidense, sino que además tenemos constancia que es la mayor cantera de actores de comedia televisivos y cinematográficos que existe. No solo en su momento generó a Bill Murray, Dan Aykroyd o Eddie Murphy, sino que generaciones posteriores como la de Tina Fey y Amy Poehler también se convertirían en los referentes de su época. Pero incluso los mayores fenómenos tienen sus horas bajas.

Y el declive que el programa empezó a sufrir con la marcha de sus estrellas Jason Sudeikis, Bill Hader, Fred Armisen, Kristen Wiig y Andy Samberg es realmente importante. En la actualidad pocos grandes nombres sustentan el programa e incluso iconos como Seth Meyers en el Weekend Update o Don Pardo de speaker han abandonado el programa, el primero por ser el anfitrión de su propio late night y el segundo por fallecimiento. También fijos como Kenan Thompson tienen pensado dejar el show tras el final de esta temporada.

Tras el salto, comentamos nuestras sensaciones de la season premiere de su temporada de cuarenta aniversario.

Saturday Night Live pic 4

El anfitrión escogido para este inicio de temporada no podía ser más acertado. No puede haber hombre más de moda ahora que Chris Pratt y que a mayores transmita el buen rollo y el humor que él otorga a los sitios en los que aparece. De hecho, que su mujer Anna Faris sea una de las habituales como anfitriona del programa y que aparezca en la serie Parks and Recreation de Amy Poehler nos debería hacer pensar que ya tardábamos en verle en la posición de host, pero eso ya se ha solucionado con su primera aparición en SNL como tal.

Otra cosa es que un buen anfitrión haga aguantar él solo a un programa entero, lo que no es así. La fuga de talentos en los actores ha debido ir equiparada a una semejante en la sala de guionistas, porque para un primer show de la temporada el nivel ha sido realmente pobre. Es verdad, nos ha hecho mucha gracia ver a Pratt disfrazado de He-Man y burlándose del éxito de Marvel Studios con películas como Guardianes de la Galaxia, ¿pero ha tenido el show algún momento memorable de los que cabría esperar? La respuesta es negativa, claro está.

Saturday Night Live pic 2

Hasta el sketch de apertura ha sido pobre, en la línea política con la que se suele empezar pero muy lejos de anteriores grandes imitaciones como la de Sudeikis con Mitt Romney o más recientemente Taran Killam como Piers Morgan. Aidy Bryant es adorable, pero carece del talento de su compañero que en este programa ha estado tremendamente desaprovechado y que prácticamente puede hacer que sobre él se aguante todo el show. Lo mismo podemos decir de Kate McKinnon, la mejor intérprete femenina en el reparto pero que aquí sus apariciones han rozado el mínimo.

Peor pinta aún tiene el segmento del Weekend Update, que sabíamos que se iba a resentir con la marcha de Meyers pero del que al menos nos quedaba el consuelo de que Cecily Strong permanecería fuerte en su posición de presentadora, aunque fuera al lado del sosainas de Colin Jost. Sin embargo desde que sabíamos que esta sería sustituida por Michael Che nos temíamos que se quedase un informativo insulso, completamente dependiente de los invitados al segmento. Y así ha sido, ya que si Jost nos aburre a Che ni se le entiende, solo logrando un buen tono cuando Thompson se les une en su apoyo moral a Obama.

Saturday Night Live pic 3

Una Cecily Strong que no ha sido mucho más aprovechada por los guiones que los novatos que retornan del año pasado: Sasheer Zamata, Kyle Mooney y Beck Bennett. Todos conocemos los motivos raciales que llevaron a incluir a la primera – perfectamente representados en el genial programa de la temporada pasada con Kerry Washington como anfitriona – e incluso apoyamos que el último tenga el talento suficiente como para quedarse, pero Mooney está en ese limbo de permanencias solo justificadas por la profunda y necesaria limpieza que se llevó a cabo el año pasado. Tenía que quedarse alguien, no está bien echar a todos.

Por eso hablamos de una etapa de incertidumbre para el programa, porque tiene elementos suficientes para hacer un show de calidad pero sin embargo es incapaz de alinearlos reforzando sus puntos fuertes y alejándose de los débiles desaprovechando así el verdadero potencial que tienen. Tampoco es que llevar como invitada musical a Ariana Grande haya dado un baño de calidad al conjunto, la verdad, pero ya estábamos hablando de un barco que se iba a pique. A ver si el programa de NBC con dos anfitriones de la casa como Sarah Silverman o Bill Hader en sucesivos programas sabe sacar algo más de humor de sus sketchs.

Porque falta les hace.

Anuncios

¡Arrr, marinero! Di lo que tengas que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s