Bad Judge, la comedia a medio gas

Bad Judge pic 3

He de reconocer que si por alguna razón me he acercado a Bad Judge ha sido por Kate Walsh. En aquellos tiempos locos en los que veía Grey’s Anatomy me parecía el mejor personaje de la serie de Shonda Rhimes e incluso la seguí a su spin-off Private Practice. No duraría demasiado más en ninguna de ellas, por razones obvias, pero siempre me quedó la necesidad de ver a la actriz en otro papel. Su reciente aparición en Fargo estuvo realmente bien, pero no dejaba de ser un personaje muy secundario que no daba demasiado pie al lucimiento – al menos interpretativo, ya que sí que tuvo tiempo a lucir su envidiable físico.

Es entonces cuando ficha por una comedia de NBC – de las que tantos buenos ejemplos podemos poner en la última década – y nosotros depositamos cierta confianza en el producto. En alguna ocasión ya la hemos calificado de actriz todoterreno por saber adaptarse perfectamente tanto al drama como a la comedia y a estados intermedios entre esta. También teníamos la esperanza de que la cadena del pavo real quisiese recuperar esa estela de comedias que, sin abandonar el objetivo del género que es hacer reír, también dan algo de inteligencia a sus shows.

Pero no es que hayamos estado demasiado acertados con nuestras expectativas, no.

Bad Judge gif 1

Bad Judge parece intentar entrar en ese club de comedias poco convencionales siendo ligeramente distinta con su temática, aunque se queda en lo más superficial en este aspecto en sus formas. Rebecca Wright es una juez distinta, sí, pero no por eso el esquema de la serie deja de ser el de cualquier sitcom que podamos ver en cualquier network. La innovación se termina en donde el personaje protagonista lo hace, ya que su entorno y sus tramas no terminan de ser las que uno se esperaría a la hora de hacer una comedia en un jugado.

Sé que es poco correcto analizar desde el terreno de las expectativas en vez de juzgar al producto por lo que es, pero aún así nos gustaría destacar que lo que aquí esperábamos de este show era una especie de Brooklyn Nine-Nine en ese juzgado en vez de en la comisaría de Jake Peralta. O lo que es lo mismo, que aunque la serie tuviese un protagonista claro las tramas se desarrollasen a través de un reparto más coral en el que cada personaje tuviese su momento de gloria – algo que la comedia de FOX hace realmente bien.

Sin embargo que la serie esté tan centrada en el personaje de Kate Walsh hace que todas las tramas pasen por ella. Ella es la que tiene su vida loca nocturna, a ella es a la que se le presentan los casos más estrafalarios, ella es la que tiene el interés romántico con el personaje de Ryan Hansen – que no sabemos cuánto durará en la serie habiendo fichado por iZombie – y ella es la que a su vez tiene su corazoncito al cuidar del hijo de dos padres a los que metió en la cárcel. El resto de personajes están aquí de mero adorno, lo cuál tiene su punto de desperdicio al incluir a actores como

Bad Judge pic 2

Poco vemos que nos pueda aportar la serie más allá de ver los momentos estrafalarios, tiernos y duros de la juez Rebecca Wright, se nos hace difícil que la serie pueda aguantar una temporada siquiera salvo que lo loco de sus casos llegue a niveles de lo que ocurre en la Universidad de Greendale o en el Departamento de Parques de Pawnee. Porque aquí ni el entorno es novedoso, ya que como suele pasar en estos casos para que la serie tenga su toque de juventud y rebeldía han decidido ambientarla en California. Y claro, si hubiesen querido que fuese sofisticada estaríamos hablando de Nueva York.

Y eso que el caso del bígamo y defraudador que han escogido para su piloto ha tenido gracia, especialmente gracias al actor Chris ParnellDr. Leo Spaceman en 30 Rock y Cyril Figgis en Archer – que nunca defrauda como actor invitado, así como la resolución que da la juez al condenarle a llevar una camiseta que pusiese que era un bígamo convicto. Pero en veintidós episodios que tiene una temporada apoyarse en las tramas meramente episódicas en vez de en un reparto sólido y un avance de las tramas propias de estos es una jugada que nunca termina resultando.

No es que un show que tenga más desarrollada su otra vertiente tenga asegurado que va a estar a la altura – algunas como The Big Bang Theory o How I Met Your Mother murieron de éxito en ese aspecto al enredarse demasiado en sus propios personajes – pero al menos sí que en los episodios en los que la trama individual falle tendrán algo en lo que apoyarse y salvar la papeleta. Si Bad Judge ni en su piloto logra que eso cuaje, porque la trama del niño ya aburre desde el minuto uno, difícilmente tendrá éxito mucho más allá.

Bad Judge gif 3
No es que aquejemos de una severa pilotitis, juzgando demasiado el futuro del producto teniendo sólo como muestra su primer episodio, es que pocas comedias pueden permitirse tener un inicio flojo para luego resurgir. The Office y Parks and Recreation son casos especiales, ambos se tomaron una primera temporada corta de seis episodios para sentar las bases de lo que estaba por venir y por encima de estas dieron ambas el mejor nivel con dos segundas temporadas verdaderamente hilarantes. Bad Judge entra directamente en los veintidós a medio gas y sin nada que haga que los espectadores le den más confianza de la que le darían a cualquier otra.

¿Aguantaremos algún episodio más? Pues si, pero parece ser que solo la terminaremos en caso de que nos tengamos que tragar nuestras palabras.

Anuncios

¡Arrr, marinero! Di lo que tengas que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s