The Affair, la memoria selectiva

The Affair pic 1

Uno de los posts que mejor nos ha funcionado esta temporada en el blog es nuestra opinión general de los nuevos pilotos de este otoño y de por qué no están funcionando. En este destacábamos numerosos estrenos que o bien no aparecían o no terminaban de cuajar, tanto en las networks como en el cable. Por nuestro Twitter nos comentaban entonces que prácticamente la única esperanza en ese aspecto parecía ser The Affair, el único piloto que quería ofrecer algo más, la única serie con aspiraciones de ser uno de los verdaderos fenómenos de la temporada – más allá de los superhéroes.

Efectivamente, así ha sido, The Affair está en ese grupo selecto de series ambiciosas, diferentes y con posibilidad de convertirse en una de las grandes del año. Llevamos tres episodios a nuestras espaldas y lo que en un principio podía confundir al espectador menos avezado, ahora ya es un estilo narrativo marcado y un tono para la serie muy conseguido. Una serie de Showtime que si bien en un principio podía llamar mucho la atención por las caras de su reparto, es la historia que cuenta lo que hace que queramos seguir con ella.

Tras el salto os comentamos nuestras razones.

The Affair pic 2

Decíamos que nos habíamos acercado a esta producción no por su temática, sino por su reparto principal. Tal y como nos vendían The Affair, como una historia de un romance entre dos personas previamente casadas que se torna oscura, no dejaba de ser el mismo argumento que una película de una tarde de fin de semana en una cadena generalista española – aunque también Perdida de David Fincher y resulta ser una de las mejores películas del año. Pero en ese aspecto habréis de respetar las filias y fobias de cada uno, que invitan a prejuzgar sin demasiada mesura.

Dominic West – eterno McNulty de The Wire aunque recientemente también lo hemos visto en la británica The Hour – es Noah Solloway, un profesor de instituto que ha publicado su primera novela y decide pasar las vacaciones de verano junto a su extensa familia en la casa de verano de su suegro en los Hamptons, aprovechando así para poder escribir su segundo libro que no termina de arrancar. Ruth Wilson – la intrigante Alice Morgan de Luther – es Alison Lockhart, una camarera que ha perdido a su único hijo y se halla en una espiral descendente emocional.

A su lado están Maura Tierney – la Abby Lockhart de Urgencias – y Joshua Jackson – nuestro Peter Bishop de Fringe – como esposa del primero y marido de la segunda respectivamente. Un reparto interesante que se completa con la aparición de un John Doman al que su papel en Gotham parece no coparle la agenda – haciendo una pequeña reunión de actores de The Wire, en la que también Eric Overmyer que aquí es productor ejecutivo puede haber tenido algo que ver – y de Colin Donnell que tras su etapa en Arrow como Tommy Merlyn ya está en pastos aún más verdes.

The Affair pic 3

Como veis el reparto es un componente muy atractivo a la hora de ponerse con esta serie y seguramente los fans que tengan los respectivos actores lo tendrán muy fácil para conectar con este relato, pero lo que verdaderamente hará que se considere como especial este estreno es el uso de su narración. Como si de True Detective se tratara, la acción se nos narra mediante flashbacks contados por los dos protagonistas en entrevistas policiales posteriores, pero con la particularidad de que para los mismos hechos la narración de uno y de otra difieren en bastantes detalles.

Ambos están contando la misma historia pero cada uno lo recuerda de una forma distinta, ya que la percepción subjetiva de cada uno en cada momento es distinta. La utilización aquí del efecto Rashomon es radical, ya que la presencia de ese narrador no fiable hace que tengamos que esperar siempre a la segunda parte de cada episodio para contrastar lo que el personaje de Noah percibe y transmite con lo que a su vez hace el personaje de Alison. Cada uno aporta sus detalles, su punto de vista y hasta sus propios hechos.

Lo que para uno no tuvo importancia, para el otro es vital; lo que para uno lo dijo una parte, para el otro lo dijo la otra; lo que para uno sucedió de una manera, para el otro sucedió de otra. No tenemos claro si alguno de los dos miente deliberadamente o si simplemente se debe a la diferencia de personalidades entre ambos. Mientras que Noah ve a Alison como una femme fatale, ella se ve a si misma como un alma oscura y hundida a punto de rendirse. Mientras que Alison vea a Noah como un embaucador, él se ve a si mismo como hombre honesto y familiar.

The Affair pic 4

Los dos ven el uno en el otro una especie de válvula de escape de la insatisfacción de sus propias vidas, él inmerso en un entorno familiar opresivo y ella en un proceso autodestructivo, aunque cada uno lo vive de una manera. Ya se nos adelanta que todo este argumento no les hará ningún bien a ninguno, sino que de alguna forma se verán involucrados en una muerte que bien pudiera parecer un atropello accidental pero del que ahora se cree que es un asesinato. El misterio de cómo se llegó a esa situación, de la identidad del fallecido y de quién de los dos puede estar mintiendo es la principal baza de la serie.

Agradecemos a la televisión que, incluso en una época de escasez como la presente, tengamos estrenos de calidad que nos puedan perdurar.

Anuncios

¡Arrr, marinero! Di lo que tengas que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s