Tres ejemplos de adaptaciones que no deberían hacerse

Habitualmente en otros medios y especialmente en este blog siempre se buscan nuevas fuentes de contenido para un medio con un hambre voraz como es la televisión. Está probado que los contenidos originales son los que más calidad pueden llegar a desarrollar pero no se producen a un ritmo lo suficientemente alto como para cubrir todas las expectativas de nuevas series de todas las cadenas, ya sean networks o de cable. Por eso ahora cada cadena busca tener al mismo tiempo su Boardwalk Empire y su Game of Thrones o su Breaking Bad y su The Walking Dead.

Esa estrategia de tener un producto propio reputado y su adaptación de masas ha tenido grandes resultados, pero también fallos estrepitosos. Se está llegando al punto de que se empiezan a adaptar películas, libros o cómics sin ton ni son y series ridículas como Dominion ya han llegado a nuestras manos. Si, por suerte esto también está produciendo verdaderas obras de arte como Fargo, de ahí que veamos urgente la necesidad de establecer unos criterios a la hora de lo que se debería adaptar y lo que no.

Esperamos que nuestros siguientes cuatro ejemplos sean ilustrativos en esa línea.

Saga pic 1

Saga

Hace unos años The Walking Dead era el cómic de moda y AMC consiguió convertirlo en la serie de moda. No venimos aquí a juzgar la obra de Robert Kirkman ni la serie que tiene ahora a Scott M. Gimple como su máximo responsable, sino a advertir de los peligros que pueden presentarse a las cadenas en caso de pensar que esta es una línea clara a a seguir. Saga es ahora el cómic de moda, el que se lleva todos los Eisner y el que en la industria se gusta de comparar con otros grandes productos de otros medios como Star Wars, pero eso no la hace especialmente adaptable.

De hecho su particular línea visual la haría muy inverosímil en televisión, que siempre requiere de una línea más sobria en favor de ese pacto de suspensión de la incredulidad con los espectadores que es mucho más laxo con los lectores de cómic. Al mismo tiempo, su ausencia de cortapisas sexuales, de lenguaje y violencia casan muy poco con el género de ciencia ficción en el que se especializa el que sería un canal objetivo como SyFy, que aún siendo de cable depende de anunciantes y por ello ha de limitarse en ese aspecto. HBO ya tiene su terreno establecido y Showtime ha hecho suyo el universo Halo y Twin Peaks, no habría mucha más opción.

Por eso cómics como Saga deberían quedarse en toda su plenitud en sus propias páginas antes de ver una versión descafeinada en pantalla.

Gears of War pic 1

Gears of War

Por suerte, la televisión nunca llegó a vivir la vorágine de adaptaciones de videojuegos que sufrió el cine unos años atrás, de la que Uwe Boll fue el principal perpetrador y de la que bajo su mano llegaron bodrios como Alone in the Dark, BloodRayne, House of the Dead o Far Cry. Pero no se limitó a este, ya que la resiliente saga de Resident Evil de la que solo la primera entrega de sus adaptaciones es ligeramente salvable continúa en marcha con la incombustible Milla Jovovich al frente.

Y parece que la fiebre vuelve a llegar, con futuras películas de Splinter Cell o Assassin’s Creed a corto plazo y otras como las de Metal Gear Solid o Mass Effect en manos de las productoras. Con la ya citada adaptación de Halo por partida doble, una serie producida por Ridley Scott y otra por Steven Spielberg, desde Microsoft se pueden ver tentados a dejar que otra de sus grandes IPs se pase por televisión. Pero si hay algo que fuera del videojuego, o como mucho del cine de acción ochentero y noventero del que bebe, no funcionaría sería la dosis masiva de testosterona de Gears of War.

La televisión requiere de paciencia, sutileza y desarrollo y la saga de las sierras mecánicas y los músculos de Epic Games no conoce de eso.

El Padrino pic 1

El Padrino

Si tuviésemos que poner una norma de oro en el aspecto de las adaptaciones esa sería la siguiente: “no toques a los clásicos”.  Bajo casi toda circunstancia, hay ciertos productos que por lo icónico de su naturaleza nunca deberían ser objeto de adaptación… o mutilación. Miedo nos da lo que un Ridley Scott con mucho menos criterio del que tuviera hace unos años pueda hacer ahora con Blade Runner, de la que planea una secuela, y pavor nos dio los atentados al buen gusto que fueron los universos expandidos de Scarface y El Padrino en forma de videojuego.

La televisión no debería ser un medio para eso. Si bien es cierto que hay casos como clásicos propios como Twin Peaks que si que necesitan de cierto arreglo y el cable actual sirve perfectamente como medio para ese fin, hay clásicos como el ya citado El Padrino de los que no se debería ni plantear hacer nada con ellos. Hasta Francis Ford Coppola vio como la crítica no aceptaba demasiado bien una tercera parte correcta pero a todas luces sobrante, menos aún se merece la magna trilogía que alguna cadena quiera dar su propia visión de la historia aprovechando el tirón del nombre de Vito Corleone.

Hay líneas que no se deben de cruzar nunca y esta junto con El Apartamento de Billy Wilder está mucho más allá.

Siempre decimos que esto de la crítica de televisión dista mucho de ser una ciencia exacta, sino que se basa casi exclusivamente en las filias y fobias de cada uno que ve y luego escribe. Pues este artículo con el que hoy os ocupamos está directamente conectado con nuestras mayores fobias, con lo que tememos profundamente que por el mero aparato industrial televisivo se nos presente en nuestras pantallas y tengamos que pasar el bochorno de ver productos icónicos despedazados miembro por miembro. Como dicen en mi tierra de adopción, sentidiño.

¡Arrr, marinero! Di lo que tengas que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s