Last Week Tonight with John Oliver, el buen late-night

Last Week Tonight with John Oliver pic 1

Mientras que en nuestro territorio el mundo del late-night es reducido y poco variado, en los Estados Unidos este alberga a una pluralidad de programas que, dentro del mismo formato, cada uno otorga su pequeña variante y punto de vista. David Letterman es el hombre de la vieja escuela, Jimmy Fallon es el que mejor interacción tiene con los famosos, Jon Stewart es el más crítico con los políticos y Jimmy Kimmel el anfitrión todoterreno. Todos se apoyan en el formato de monólogo, entrevista y variedades pero cada uno sabe qué aportar para hacerlo diferente.

Por eso y más allá de personajes muy caracterizados como Stephen Colbert, es difícil ofrecer un producto con un sello de identidad muy marcado y que destaque por encima de todos. Cada uno ya ha ocupado su hueco en un mercado realmente poblado y que abarca la práctica totalidad de los gustos y los puntos de vista de los espectadores. Sin embargo un extranjero británico como John Oliver ha sido capaz de infiltrarse entre todos ellos y convertir su programa de HBO en la sensación del año dentro de los late-night. Sin necesidad de artificio o invitados estrella, solo su capacidad de análisis le ha convertido en el fenómeno.

A continuación damos un poco de contraste a estas afirmaciones y aportamos ejemplos.

Last Week Tonight with John Oliver pic 2

Puede que algunos le conozcáis por su papel recurrente en Community, pero el verdadero origen del animal televisivo que es John Oliver está, como en otros casos importantes, en The Daily Show. El programa presentado por Jon Stewart en Comedy Central ha dado luz a gente tan relevante dentro de la comedia como Steve Carell, que tras ser colaborador pasó a protagonizar The Office y ahora está a punto de ganar un Oscar por Foxcatcher, o Stephen Colbert, que será el que sustituya al ya legendario David Letterman. Incluso el actual co-presentador del Weekend Update de Saturday Night Live, Michael Che, tiene su origen en el citado The Daily Show.

John Oliver llegó a ser una pieza angular dentro de ese The Daily Show, no solo por su faceta de colaborador sino porque también era el sustituto del propio Jon Stewart al frente del programa en la temporada de verano. Era cuestión de tiempo que tuviese la oportunidad de desarrollar su talento en un programa propio y cuando la HBO llegó, se llevó consigo el análisis quirúrgico de los principales problemas que acosan a los Estados Unidos en particular y al mundo en general. Quizá el ser británico y tener una perspectiva ligeramente externa de los asuntos norteamericanos – el legal alien de Sting en Englishman in New York – le ayude a ser tan claro en estos análisis.

Su programa es sencillo. Media hora, unos pocos temas a tratar sucesivamente y solo la presencia de un invitado cuando este tiene que aportar a alguno de ellos. El quitarse de la atadura de tener que ser el anfitrión de un invitado por necesidad cada semana ayuda profundamente al programa, que tiene tiempo a explayarse profundamente en cada uno de los asuntos semanales que John Oliver analiza cada domingo. Personalidades como Jane Goodall, Stephen Hawking o Bill Nye se han pasado por el programa, e incluso generales de cuatro estrellas como Keith B. Alexander, pero también han tenido su hueco actores del medio como Jeff Goldblum, Steve Buscemi o Sarah Silverman.

Ya sea para desarrollar un tema importante o para ser parte de un sketch cómico que ilustre alguno de los asuntos a tratar, todos los invitados al programa han encajado de forma orgánica en este más que ser una imposición. Por ejemplo para representar la importancia que pueden llegar a tener los dependientes humanos en las grandes superficies juntó a tres gigantes de la comedia actual como Nick Offerman (Parks and Recreation), H. Jon Benjamin (Archer) y Sarah Baker (Louie) y se montó una hilarante pieza cómica. No tiene desperdicio.

 

Pero ahora que tras veinticuatro episodios ha terminado la temporada, podemos claramente afirmar que lo que ha hecho célebre en su primer año de vida a este programa no ha sido su faceta estrictamente cómica, sino la que sin abandonar del todo el humor analiza profundamente los temas que de más actualidad este año. Probablemente el que le puso en el panorama fuese el programa en el que mostró a la sociedad norteamericana los corrupta que podía llegar a estar una asociación deportiva como la FIFA, lo que en mitad del escenario del Mundial de Fútbol sirvió para alimentar un debate ya muy establecido en Brasil.

 

También con los disturbios raciales que se originaron en Ferguson tuvo uno de sus puntos álgidos el programa, ya que se centró en la creciente militarización de los cuerpos policiales estadounidenses para generar debate ante algunos de los asuntos en torno a las fuerzas de seguridad que más temor generan en la población norteamericana pero que fuera de sus fronteras parecen más bien desconocidos. Otro de ellos y que seguro que escandalizará a más de uno, es la capacidad que tienen las distintas policías de los Estados Unidos para realizar embargos civiles de bienes privados solo con la sospecha de que pueden ser usados para cometer un crimen. Aquí os dejamos ambos como muestra.

 

Y como inglés y británico que es, no podía haber pasado por encima de un tema que casi pone patas arriba tanto a Gran Bretaña como a Europa políticamente. La independencia de Escocia estuvo a punto de cambiar el panorama de la Unión Europea en cuestión de segundos, algo que podía no parecer demasiado importante para los norteamericanos pero del que John Oliver desde su púlpito dio su particular visión al respecto. Por esta facilidad para tratar temas espinosos incluso a nivel personal es por lo que envidiamos tanto la existencia de este programa más allá de nuestras fronteras.

 

Con este último creemos que hemos cubierto el cupo de ejemplos con el que tenéis que convenceros de ver el programa. Pero por si acaso os instamos a que recapituléis con la primera temporada ya finalizada porque encontraréis algunas perspectivas únicas ante problemas tremendamente serios. Nosotros estaremos el próximo verano listos para obtener otra dosis de realidad y de humor del Last Week Tonight with John Oliver cada domingo. Pero antes de marcharnos, un último vídeo que a raíz de un extraño invento para facilitar la vida a los salmones llegó a convertirse en viral por la de gente famosa que se puede juntar para la ocasión.

Anuncios

¡Arrr, marinero! Di lo que tengas que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s