Brooklyn Nine-Nine, la única esperanza de comedia

Brooklyn Nine-Nine pic 1

En este buque tenemos dos preocupaciones principales: que se nos acabe el alcohol y que se nos acaben las comedias. Por fortuna el primero de nuestros temores parece lejos de cumplirse, siempre hay algún nuevo brebaje que catar aunque sea improvisado, pero el segundo cada vez está más cerca de llamar a nuestra puerta por las noches para quitarnos el sueño. Televisivamente hablando, claro. Las buenas comedias, las que combinando inteligencia y humor hacen reír al espectador, son una especie en peligro de extinción.

Si, las cadenas de cable producen una serie de nuevas comedias de calidad de forma regular, pero no es lo mismo. Louie es una maravilla digna de adorarse en cualquier panteón, pero se sale completamente de esos cánones de la sitcom de veinte minutos que te deja con una carcajada y que tanto se prodigaban en la última década por televisión. Parks and Recreation es la única superviviente de aquella época en la que teníamos 30 Rock y The Office en antena – y Community a pleno rendimiento – y parece que solo Brooklyn Nine-Nine continuará el legado de estas.

Prodigamos esta tesis a continuación.

Brooklyn Nine-Nine gif 3

Vamos a tomar como referencia el último episodio emitido aunque bien serviría toda la temporada. Si la primera temporada fue una grata sorpresa, esta segunda no solo está funcionando como confirmación del fenómeno sino que además está superando en todos los esquemas a su campaña predecesora. Donde antes se mostraba tímida, sacar a sus personajes de sus respectivas zonas de confort, ahora lo utiliza como recurso habitual a la hora de plantear los episodios. Porque si, una sitcom no es solo aprovechar lo establecido metiendo un par de chascarrillos – y si tal risas enlatadas – y ya está, requiere que como cualquier drama las tramas funcionen para que funcione el episodio.

Siempre habíamos visto la amistad de Peralta y Boyd como algo inquebrantable, ¿pero por qué no sacar una situación en la que les haga sacarse de las casillas el uno al otro? Pues ahí está la vigilancia policial – un referente muy claro dentro de la comedia policíaca con la saga Stakeout – para que los que eran inseparables se vean forzados a odiarse el uno al otro. Literalmente entre cuatro paredes los actores Andy Samberg y Joe LoTruglio sacan adelante el grueso del episodio con esa lista de lo que odian de cada uno y que está prohibido durante esos ocho días de vigilancia.

Obviamente todo sale mal y luego se ven forzados a ir a por el criminal de otra manera, pero esa es la forma que tiene la serie de hacer reconectar a los protagonistas de la jugada dentro del propio episodio. Además, la salida del tono del criminal cuando lo atrapan es perfecta para cerrar el episodio. Son precisamente esos one-liners inesperados, que en muchos casos parodian a los que vemos en el resto de dramas policiales, uno de los recursos que dan más vida a la serie. Aunque mejor incluso que estos están los pequeños cortes en forma de flashback que nos da de vez en cuando la serie, ¿hay algo mejor que el Holt ochentero a lo blaxploitation?

Brooklyn Nine-Nine gif 1

Precisamente el personaje de Andre Braugher ha sido uno de los que este episodio también ha sacado de su rol habitual. Ya en el cold opening lo veíamos sonriente y locuaz al poder restregarle una medalla policial por la cara a la Subjefa Wunsch, una Kyra Sedgwick que hereda la posición de subjefa para ser la némesis de Holt – aunque de momento el puesto de mejor estrella invitada de la temporada se lo otorgamos a Eva Longoria como novia de Jake Peralta. Pero al tener que enfrentarse a la incomodidad de tener a Rosa Díaz en su casa por haberse esta acostado con su sobrino, lo vemos en una posición aún menos habitual.

Primero fue la oficina de Dunder Mifflin en Scranton, luego el plató de The Girly Show en el Rockfeller Plaza, más tarde el Departamento de Parques de Pawnee y ahora tenemos la comisaría del Distrito 9-9 en Brooklyn. Una estela de series que no solo comparten un eje narrativo sino que además se pusieron a la vanguardia de la comedia de las networks. Sin embargo ahora Brooklyn Nine-Nine parece ser más bien la retaguardia, la última de un género que o bien ha evolucionado de cara al cable con Silicon Valley o Veep o bien se está extinguiendo.

Disfrutemos de lo mucho que todavía le queda a Terry Crews de mostrarnos su corazoncito.

Brooklyn Nine-Nine gif 2

Anuncios

¡Arrr, marinero! Di lo que tengas que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s