Homeland, la fuerza del retorno

Homeland pic 1

Algunos no vimos posible el milagro hasta que se presentó ante nuestras narices. Considerábamos que la serie estaba gravemente herida tras su tercera temporada y nos hallábamos en terreno neutral ante la primera toma de contacto con esta cuarta campaña de Homeland. Esta balanza terminó por inclinarse del lado del escepticismo ante un tramo inicial que no lograba aportar nada para seguir viéndola. Pero los más pacientes se vieron recompensados y así la serie volvió a unas cotas de calidad que recordaban a aquella vibrante primera temporada.

Así también tuvimos algunos que retroceder sobre nuestros pasos y vernos obligados a ver con otros ojos esta cuarta temporada de Homeland, que había dejado de ser un alma en pena dentro de televisión para volver como uno de los dramas de referencia. El crescendo que nos llevó desde el sexto hasta el décimo y undécimo episodio ha merecido la pena, teniendo alguno de los momentos más impactantes del año. Pero hasta esto ha tenido una conclusión y esta semana hemos asistido a ella, no exenta de cierta polémica como no podía ser de otra forma.

Tras el salto, nuestras impresiones con spoilers de la season finale.

Homeland pic 3

Partamos del punto en el que el lector es parte del mismo debate que nosotros: el final de temporada de Homeland no es una season finale al uso. Para bien o para mal, todo lo que la temporada tenía que contar ya lo ha hecho en los once episodios previos y se vio en la situación de tener un episodio extra para aportar un epílogo a la historia que ha desarrollado este año. Por eso aquí no hay grandes revelaciones, ni una intensidad dramática fuera de las escalas, ni una acción desbordante. Para buscar esos ingredientes hay que acudir en especial a los dos últimos episodios.

Este retorno a casa del duodécimo episodio es un reencuentro de los personajes consigo mismos. Como quien sube a una montaña rusa y hasta que no pone los pies de nuevo sobre el suelo firme no sabe apreciar completamente el viaje que acaba de realizar. Es precisamente el contraste entre en el resto de los episodios de la temporada y este lo que ayuda a poner en perspectiva lo inusual que es para una serie ser capaz de ofrecer un pulso narrativo ininterrumpido como el que ha hecho este año en su tramo medio y final. Ahora toca que Carrie Mathison y Saul Berenson aprecien qué ha cambiado en ellos tras la odisea.

Hago referencia a una obra homérica porque bien podríamos considerar el periplo de ambos personajes por Pakistán una auténtica epopeya. Especialmente en el caso del segundo, ya que era un hombre que se retiraba de una guerra que había librado por demasiados años y cuyo proceso de salida aún le aguardaría el más largo de los calvarios. El personaje de Mandy Patinkin ha tenido que verse en una postura de máxima debilidad a pesar de haber sido considerado un maestro. Es ese viaje el que nos ayuda a percibir el episodio, viendo ahora cómo no es el mismo hombre que un día fuera.

Homeland pic 4

El Saul Berenson de hace unos años nunca hubiese aceptado el doble juego de Dar Adal para conseguir sus objetivos, se hubiese escudado en su integridad y maestría para lograr lo imposible. Pero este Saul no es el que un día conociéramos, ya que este ha conocido la situación de verse totalmente indefenso y la sensación de debilidad que esto genera. El Saul Berenson que sufrió el secuestro por parte de los talibanes aceptaría un trato con uno de los peores diablos si eso le permite volver para tener la oportunidad de enmendar sus errores.

De esa misma forma la Carrie Mathison que emergió de esa crisálida que supuso el incidente de la embajada norteamericana tampoco es la misma. El incidente terrorista sumado a la repentina muerte de su padre – introducida tras la sentida muerte del actor que lo interpretaba – ha hecho cambiar algo también en el personaje de Claire Danes, ha provocado que esta se de cuenta de que hay un mundo más allá de la CIA y ese también merece atención y cuidado. No solo tiene una hija, sino que también tiene una madre.

Quizá haya ocupado más minutos en pantalla de lo que muchos hubiesen deseado, pero la faceta familiar de Carrie sirve para poner en su lugar a la faceta del mundo de la inteligencia. Cuando hasta su mentor es capaz de tomar parte en un juego tan viciado, ¿de verdad merece la pena anteponer el trabajo a lo personal? Pocas mujeres lo han tenido tan difícil como Carrie Mathison y puede que este sea el momento para que ella y Peter Quinn lo dejen y sean felices. Aunque vista la inseguridad de Quinn con respecto a Carrie, bien pudiera huir a la otra punta del mundo con tal de no tener que afrontar su amor por ella. Un momento, eso me suena.

Homeland pic 2

Despedimos así una cuarta temporada de Homeland que a título personal nos ha hecho reencontrarnos con la serie de Showtime. Y si, compramos su final como parte de ella a pesar de no aportar una sensación de conclusión que muchos esperarían sino más bien una sensación de gatopardismo, de que aunque todo haya cambiado la mayor parte de estos cambios han sido para situarnos en una situación análoga a la anterior. Pero ya venimos diciendo que no importan tanto los finales como los recorridos, que lo importante de los primeros es que otorguen perspectiva a los segundos.

¡Arrr, marinero! Di lo que tengas que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s