Mozart in the Jungle, forte y fortissimo

Mozart in the Jungle pic 3

A pesar de que siempre queremos llevar la máscara de rigurosos analistas, hombres fríos que diseccionan la televisión reduciéndola a sus componentes más simples para ofrecer una visión reduccionista de lo son las series, en pequeños círculos siempre terminamos por afirmar que en muchos casos la relación del show con el espectador es puramente emocional. Si, hay series buenas y malas y jamás defenderé completamente el “es una cosa de gustos” a la hora de calificar una serie, pero para que una funcione siempre termina siendo necesario que estas conecten con espectador.

Bien porque la temática de la serie apele directamente a este o porque tenga los ingredientes necesarios para atraparlo a lo largo de su temporada. Quizá Mozart in the Jungle en lo primero lo tuviese mucho más difícil, porque si bien la música clásica y las orquestas de alto nivel pueden resultar interesantes o generar simpatía en muchos espectadores, no es algo que traiga consigo una base de fans especialmente sólida. Sin embargo en el otro aspecto ha cumplido por encima de las expectativas, ya que contiene una infinidad de elementos que la hacen única y muy disfrutable.

No nos quedamos aquí, tras el salto damos algunas claves por las que todo el mundo debería verla.

Mozart in the Jungle pic 4

Amazon dio a probar el año pasado una serie de pilotos que podrían terminar convirtiéndose en series, cayéndose la Rebels de Natalie Zea nada más empezar y la The After de Chris Carter ahora en la línea de meta. Tres series sobrevivieron a esa criba siendo Transparent la primera en darse a conocer, teniendo ahora a Mozart in the Jungle con nosotros y estando todavía a la espera de la muy interesante Bosch. Dos comedias atípicas de media hora y un drama policial de una, eso ha sido lo resultante del experimento, de lo que en su momento destacamos solo la serie de Titus Welliver.

Decimos comedia atípica no solo por ese formato de cable de media hora, que lo deja a medio camino entre la duración de la sitcom y del drama de una network, sino también porque el propio género está a medio camino entre la comedia y el drama. Si bien esa clásica sitcom tiene como objetivo hacer reír al espectador, esta nueva comedia va directamente a contar su historia. Dudo que en nadie sea capaz de brotar más allá de media sonrisa con Girls y sin embargo se la acepta en ese formato. Ahí entran Transparent y Mozart in the Jungle, que a su vez se mueven en distintos grados de esta nueva escala.

Con Transparent no pudimos conectar. Arrancábamos el artículo diciendo que es muy habitual que todo termine reducido a un componente emocional con las series y así ha sido, aunque en su vertiente negativa. Adoramos a Jeffrey Tambor pero no le supimos ver a Transparent lo que a muchos otros cautivó. A veces pasa. Sin embargo con Mozart in the Jungle se produjo el efecto contrario, pasamos de un leve interés a una completa fascinación tras uno o dos episodios. Con la gravedad y la locura, y ahora con las series, solo se necesita un pequeño empujón.

Mozart in the Jungle pic 1

Mozart in the Jungle ya de por si parece un museo de actores icónicos. Empecemos por Lola Kirke. Al igual que otra de las musas del año, Carrie Coon, ha participado en 2014 en dos productos tan relevantes como The Leftovers o la película Gone Girl de David Fincher. Si, han sido dos papeles mucho menores que los de Coon, pero es curioso ver lo paralelo de la aparición espontánea de estas dos actrices que las han llevado de la nada a la absoluta idolatría en menos de un año. En Mozart in the Jungle le llega su primer gran papel protagonista, que hará que se hable de ella mucho más que por ser una activista a favor del topless o la hermana de Jemima Kirke, curiosamente una de las protagonistas de Girls.

Aunque si hay dos actores sobre los que poner el foco, esos son el alumno y el maestro – aunque ambos sean llamados maestro. O lo que es lo mismo, Malcolm McDowell y Gael García Bernal. De McDowell la mayoría ya éramos fans declarados desde que Stanley Kubrick puso el ojo en él para protagonizar una de sus cintas más famosas, pero de García Bernal nunca había encontrado nada que le hiciese destacar por encima de actores de su nacionalidad y su generación. Está claro que antes o después siempre llega el producto para sacarnos de nuestro error y ese es Mozart in the Jungle, donde el excéntrico genio compositor y director de orquesta sucede al que fuera su mentor no sin pocas dificultades.

Decir que la presencia de Saffron Burrows es hipnótica empieza a convertirse ya en un cliché, pero es que su forma de actuar unida a su belleza son como un imán del que no podemos escapar. Es una actriz que logra aportar serenidad a cada escena en la que participa, hacer que la serie se adapte a su ritmo y no al revés. Siempre la he considerado uno de los talentos interpretativos más infrautilizados de la última década. Que se une a otro talento cuya teatralidad siempre es bienvenida, como es Bernadette Peters y su inestimable Gloria.

Mozart in the Jungle pic 2

Lo cierto es que la serie logra con su trama principal y sus pequeñas subtramas que ninguno de los personajes resulte odioso sino todo lo contrario, dentro del ambiente cómico y exagerado propio de la serie todos son lo suficientemente humanos como para verse reconocido en ellos. Hasta a la difícil Betty de Debra Monk se le conceden los minutos suficientes como para poder empatizar con ella a pesar de haberla situado en oposición a la protagonista. En todo momento la serie aporta un balance muy sutil a las apariciones de todos esos pequeños personajes, lo que es algo muy trabajado desde los guiones y que no siempre es perceptible a pesar de su dificultad.

Siempre nos preocupamos por el buen estado y salud de la comedia, considerándolo un género con una seria enfermedad en su interior. Sin embargo series como esta Mozart in the Jungle nos alientan al respecto, ya que son capaces de no renunciar a la carcajada y al buen ambiente – algo de lo que Girls carece, por cierto – y al mismo tiempo ser capaces de contar esa pequeña odisea del maestro Rodrigo para llevar adelante una reestructuración de la Orquesta Sinfónica de Nueva York. Solo por eso ya merecería la pena entrar en el juego que nos ofrece esta segunda serie invernal de Amazon, pero hay mucho más detrás de ella. Los episodios sexto y séptimo, en concreto, son perfectos ejemplos de esto.

Sin embargo dejaremos que sean los espectadores y lectores los que descubran la serie por si mismos, que es una sensación única.

Anuncios

Un comentario en “Mozart in the Jungle, forte y fortissimo

  1. Pingback: Series a Toda Vela | Crítica, análisis y actualidad de televisión | Bosch, homicidios en Hollywood

¡Arrr, marinero! Di lo que tengas que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s