La coronación de The Blacklist

The Blacklist pic 7

Este año por motivos de agenda no hemos podido haceros un resumen del espectáculo televisivo desplegado por la SuperBowl, pero sí que estamos aquí para desentrañar las claves del fenómeno televisivo que lo siguió. Si The Blacklist se había convertido en el gran éxito que la cadena NBC necesitaba en su parrilla desesperadamente desde hace diez años, ayer esta subió un peldaño más en su escalera a los cielos y se convirtió con su episodio posterior al partido en lo más visto de la televisión de los últimos nueve. Logró retener a treinta y un millón de espectadores tras el evento deportivo.

Unas cifras que ninguna serie de televisión lograba con ningún episodio desde que Anatomía de Grey estuviera en pleno auge allá por 2006. Unas cifras que triplican los diez millones de espectadores que ya de por si tenía la serie de base y la colocan en una posición privilegiada para iniciar la conquista de los jueves en su nueva franja. Unas cifras que devuelven el lustre al espacio posterior a la SuperBowl que especialmente el año pasado con Brooklyn Nine-Nine y New Girl estuvieron bajo mínimos. The Blacklist ayer dio un puñetazo en la mesa y pasó de ser uno de los referentes en la televisión en abierto norteamericana a ser simplemente la líder.

Pero es que el episodio lo merecía y mucho, como comentamos a continuación.

The Blacklist pic 9

Como decíamos, la base de espectadores de The Blacklist ya era lo suficientemente amplia, algo que ayudó a que el fenómeno partiera desde buena posición. Sin embargo la oportunidad para que una nueva oleada de espectadores se sumase a la serie era única, por lo que tenía la necesidad no sólo de ofrecer un gran episodio para que todos los espectadores no dudaran en seguirla a su nueva franja del jueves sino un punto de entrada para todos aquellos nuevos espectadores que no cambiaron de canal en NBC tras el partido tuvieran sus propios argumentos para engancharse a la serie.

De ahí que ya desde su inicio plantease una pieza de cuarenta minutos acción que bebía directamente de películas de acción como La Jungla de Cristal de John McTiernan que enganchase desde la primera escena a todo tipo de espectadores. Raymond Reddington ha sido capturado por la CIA y está en una prisión secreta, pero los planes de este van más allá y se ha dejado capturar para impedir una fuga. No es un planteamiento nuevo, pero si que nunca se había visto ejecutado con tanta precisión en televisión. En esos cuarenta minutos de los que constaba el episodio no ha habido uno solo en el que el espectador haya podido respirar.

Quizá alguno se pueda preguntar si esa necesidad de centrarse en la acción y de aprovechar la oportunidad de capturar a nuevos espectadores haya ido en detrimento del desarrollo argumental, es una cuestión válida, pero no ha sido el caso. Llegado un punto para The Blacklist donde ya no puede jugar más al gato y al ratón con el espectador, menos aún en esta ocasión especial, he llegado el momento de ir desvelando algunos de los puntos más candentes del pasado del personaje de James Spader y de la importancia de Elizabeth Keen en todo esto. Los próximos episodios serán cruciales en este aspecto.

The Blacklist pic 8

Unos episodios que partirán de las bases planteadas en este retorno de midseason de la serie tras el cierre de etapa que tuvimos en el episodio anterior. Supondrá para el devenir de la serie algo parecido a lo que fue la midseason finale de la temporada anterior para aquella, el momento de abrir las tramas y presentar a nuevos personajes relevantes sobre los que giren los ejes del grueso de la temporada que ahora llega. Si en su momento tuvimos a Alan Fitch y a Berlín como antagonistas a tres bandas con Reddington, ahora a esos dos los sustituyen Luther Braxton y El Director.

Precisamente uno de los recursos que tiene la serie para llamar la atención sobre si misma es traer para interpretar a estos personajes cruciales a una serie de caras muy reconocibles para el público americano. Si para aquellos dos villanos tuvimos a los veteranos Alan Alda y Peter Stormare como intérpretes, en este episodio se nos introduce a Ron Perlman y David Strathairn para los dos nuevos papeles. Estamos hablando de actores de lujo que llaman mucho la atención a todos esos espectadores que se asoman tras el partido, un reclamo muy sencillo de presentar que además contribuye a mantener el interés por los episodios venideros.

Incluso para los papeles más secundarios hemos tenido la oportunidad de ver a alguna cara que desde hace algún tiempo echábamos de menos, como Janel Moloney en ese papel de enlace entre la CIA y el FBI que es la que más opciones tiene de convertirse en una recurrente en lo que queda de temporada. O a John Ventimiglia, que este año está viviendo una segunda juventud televisiva tras su Artie Bucco de The Sopranos con su personaje en The Good Wife, aunque a este ya no volveremos a verlo. El optar por cuidar cada detalle del reparto y de la producción del episodio ha redundado en dar esa sensación cinematográfica al episodio.

The Blacklist pic 5

Algo de lo que no sabemos cuánta influencia ha podido tener el director Joe Carnahan, que volvía a la serie tras haber dirigido el piloto y precisamente esa midseason finale de la temporada pasada, y que ha demostrado tener más mano aquí que en el resto de su carrera cinematográfica. Nos dio en aquel episodio la oportunidad de ver a la actriz Megan Boone como una heroína de acción muy en la línea de John McClane y ahora hace lo propio con James Spader. De hecho, ambos episodios podrían considerarse hermanos dentro de la serie tanto por su planteamiento como por su desarrollo y por sus respectivos homenajes al cine de McTiernan.

En lo que si creemos que ha tenido influencia ha sido en la música que acompañaba al episodio, algo que siempre hemos destacado de The Blacklist siempre que hemos hablado de ella, y que en este capítulo en concreto ha rayado en la excelencia. Nos fijamos en concreto en los dos temas Magic Bus de The Who y Blood on my Name de The Brothers Bright, que acompañaban las secuencias de apertura y conclusión del episodio respectivamente. No deja de ser otro gancho para el espectador, pero al mismo tiempo nos sirve como otra muestra del cuidado que se ha querido poner en todos los detalles de este capítulo.

Esperamos que el impacto masivo de este episodio de The Blacklist, que se corresponde al ritmo y la calidad técnica desplegada en él, tenga no sólo una continuidad en las audiencias en su nueva franja sino otra en cuanto al nivel de la serie. Si ya desde el principio de la segunda temporada discurría por una senda muy positiva, ahora tiene una gran oportunidad a la hora de redoblar esfuerzos y mantener en el resto de episodios el salto de calidad que ha dado con este episodio posterior a la SuperBowl. Sobre todo cuando ahora se avecinan grandes revelaciones argumentales, tal y como vemos en la promo del próximo episodio.

Así, por fin, la serie explotará todo su potencial y recibirá el reconocimiento que merece.

The Blacklist pic 6

Anuncios

Un comentario en “La coronación de The Blacklist

  1. Pingback: Series a Toda Vela | Crítica, análisis y actualidad de televisión | The Blacklist desvela su verdad

¡Arrr, marinero! Di lo que tengas que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s