Los diversos frentes abiertos de Suits

Suits pic 1

El formato de Suits tiene sus pros y sus contras. Eso de emitir la primera mitad de la temporada en verano y la segunda en invierno les ayuda mucho a tener mucha más presencia, a que una serie que bien pudiese pasar más desapercibida ahora se haya convertido en una cita recurrente en nuestro calendario televisivo particular. Nos hemos acostumbrado a contar con Suits en ciertas fechas y eso es algo que se consiguió a través de la división de la temporada en dos mitades.

Sin embargo también tiene sus desventajas y estas afectan a la serie principalmente a nivel narrativo. Cuando le preguntaban a Matthew Weiner en qué había cambiado su visión del final de Mad Men al dividir la última temporada en dos mitades este fue tajante, se habían creado dos temporadas de donde había una. Ahora habría dos season premiere y dos season finale y tenía mucho menos espacio para preparar el camino a estas. A Suits le sucede algo muy parecido, aunque tiene su forma de capear el temporal.

Lo comentamos, con ciertos spoilers, a continuación.

Suits pic 2

Los ciclos que tiene que aplicar ahora al desarrollo de sus tramas son mucho más rápidos, así como al avance de sus personajes. Tomemos como ejemplo el final de la mitad de temporada anterior, en el que Louis Litt descubría todo el tinglado alrededor de Mike Ross. El primer episodio de este retorno nos prometía a un Litt desencadenado, que había utilizado el secreto para chantajear a sus antiguos compañeros y volver al bufete como socio principal. De la misma forma se nos introducía una personalidad sin perdón, en la que jamás olvidaría que todos sus antiguos colegas le habían mentido al ocultarle el secreto.

¿Pero cuánto ha durando ese estado? Poco más de dos episodios. En cuestión dos o tres semanas se ha reconciliado no solo con Jessica Pearson, sino también con Harvey Specter o Donna y Rachel. E incluso lo que más imposible parecía, que alguna vez volviese a hablar al propio Mike Ross – al que consideraba un fraude y cuya relación estaba más allá de toda recuperación – ya es una realidad. Poco ha durado un escenario que prometía ser un status quo que una vez se estableciese duraría una temporada, pero con un ciclo tan corto no se pueden permitir darle más cancha a esa tensa relación.

Eso no significa que no haya dado lugar a algunas escenas buenas dentro de los episodios. Precisamente partiendo de esa furia de Litt a Ross tuvimos varios enfrentamientos directos en el bufete, especialmente por el uso de Rachel por parte del primero contra el segundo, que fueron destacables. Aunque ninguno como el del coche en el que Harvey les hizo una encerrona para obligarles a reconciliarse, bastante bien desarrollado el episodio que empieza con el punto de máxima tensión entre los hasta ese momento nuevos enemigos y termina con ambos colaborando otra vez como antaño.

Suits pic 3

Pero la serie de USA Network ha querido mantener otra situación semejante en paralelo con esta. La introducción del personaje de D.B. Woodside como interés romántico de Jessica Pearson nunca nos ha molestado, aunque el desarrollo de la relación de estos si que ha sido bastante torpe y poco más que una versión entre enamorados de lo que ya comentábamos anteriormente. Encima se está desarrollando con un poco más de delay con respecto a la otra trama, porque la sensación de estar viendo algo que ya habíamos presenciado se acrecienta aún más.

Algo que también sucede cada vez que la serie decide montarse un episodio de flashbacks. No nos gustan en Arrow, no nos están entusiasmando en Black Sails y aquí directamente los aborrecemos. Especialmente porque no logran aportar nada que no hayamos visto ya a lo largo de los que hemos visto en estas cuatro temporadas. La mente de Mike Ross tiraba entre su abuela y su amigo Trevor y Mike Ross era demasiado arrogante en sus inicios en el bufete. No es nada que no sepamos ya y tampoco se nos está mostrando de una forma novedosa como para justificar que uno de los episodios de esta mitad de temporada se dedique a eso.

Porque ya hemos dicho que a día de hoy la serie tiene un tiempo limitado para mostrar en pantalla lo que quiere contar y esa repetición de tramas y ese episodio que nada aporta bien parece perder el tiempo. Al menos en el último capítulo emitido se ha introducido a Tricia Helfer como rival de los personajes de Patrick J. Adams y Gabriel Macht, que los pondrá contra las cuerdas especialmente ahora que ha descubierto que Donna una vez más ha roto las reglas para ayudar a sus amigos. Nos quedan dos episodios, pero prometen ser bastante tensos.

Por suerte cuando nos despidamos de la serie solo lo tendremos que hacer hasta verano.

Suits pic 4

Anuncios

¡Arrr, marinero! Di lo que tengas que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s