Battle Creek, la falta de novedad

????????????

Una vez llevas un tiempo viendo cine y televisión o estando inmerso en cualquier otro medio ya casi no se pide tanto la excelencia técnica para cada uno de los productos que nos pasan por delante sino al menos la novedad. Que no sean refritos de otras cosas ya vistas, que en los cuarenta y dos minutos que dura un episodio – máxime un piloto – nuestra atención no empiece a disiparse por la habitación en la que estamos situados por no conseguir que nada consiga nuestro interés. Battle Creek no consigue ese objetivo.

Podemos decir que el episodio no tiene mal ritmo, que la producción técnica está a la altura y que se ha puesto todo el empeño en que la serie de CBS sea un éxito con un reparto con unas cuantas caras conocidas, pero nada nos librará de pensar que todo lo que aquí se nos cuenta ya lo hemos visto de una forma u otra y nos lo podemos ahorrar perfectamente. Algo así como lo que le está pasando a FOX con su otro procedimental policial, Backstrom, que por mucha presencia de Rainn Wilson no consigue convencer.

Hablamos un poco más de los problemas de Battle Creek a continuación.

Battle Creek pic 1

Nos acercamos a Battle Creek por el mero hecho de tener los nombres de David Shore, creador de House, y de Vince Gilligan, creador de Breaking Bad, en los títulos de crédito. Ambos tienen credenciales sobradas como para montar un buen show por separado, así que no parece de ingenuos que nos acercáramos a la serie con ciertas expectativas. Si que nos reservábamos ciertas dudas al pensar que cómo un hombre tan obsesivo con la perfección como es Gilligan tenía tiempo para lanzar en una misma temporada dos productos, este y Better Call Saul. Algo que se nos respondió al ver el piloto.

Este piloto tiene cero de Vince Gilligan y cien por cien de David Shore. Seguro que la fracción del creador de Breaking Bad es mayor que la que decimos tan tajantemente, pero en lo que dura el episodio no somos capaces de apreciar ningún conector espiritual de este con los pilotos que iniciaron la serie de Bryan Cranston en su momento y la de Bob Odenkirk en la actual. Podría habérsenos escapado, es cierto, pero creemos que con un creador con un estilo tan marcado es imposible ver su firma allí donde está presente. Y sin embargo el nombre de David Shore está por todas partes.

Comparte con el piloto de House muchas, demasiadas cosas. Si en aquel episodio se nos presentaba a un sosias de Sherlock Holmes con Gregory House, aquí se va directamente al estereotipo de policía de la calle que conoce sus trucos y cómo funcionar en su pueblo, que tiene instinto policial. Si allí se presentaba a su vez a James Wilson como contrapunto más ingenuo y bienintencionado al protagonista, aquí se hace con el agente del FBI estrella que no cree en tirarse faroles y que es amable con todo el mundo. Se ha cambiado quién se lleva todas las atenciones y los focos, si, pero no deja de ser el mismo planteamiento.

????????????

Por haber conexiones con aquel piloto de Shore, también este rescata esa extraña fotografía que aquel hacía gala que parecía que todos los personajes tenían un cierto tono cutáneo naranja – algo que allí chocaba incluso con una de las tramas del episodio, en el que se decía a un paciente que tenía la piel naranja – por utilizar una exposición determinada de la lente de la cámara. También este piloto nos presenta un caso aislado que sirva como mera introducción a los personajes, aún más estereotipados de lo que lo estuvieran en aquella serie.

Vaya por delante que no nos gustan ni Josh Duhamel, ni Dean Winters, ni Kal Penn. Siendo los tres actores que encabezan el reparto de Battle Creek es cierto que parecía difícil que nos gustase la serie, pero es que el guión de este piloto no ayuda ni un mínimo a subsanar las carencias de los tres intérpretes. De hecho se dedica con los diálogos entre los dos primeros a ensalzar esos aspectos que les convierten en esos estereotipos tan marcados, como si el espectador tuviese la necesidad constante de ser recordada la personalidad de los protagonistas, no vaya a olvidarse de las dos o tres veces anteriores que ha visto en los últimos quince minutos.

Y ni siquiera el caso que presenta es especialmente interesante, queriendo estar a medio camino entre la personalidad de los criminales de Justified – algo en lo que evidentemente fracasa – y un episodio cualquiera de las franquicias Law & Order, CSI, NCIS y demás. Le falta mucho, demasiado, para ser algo más que la pareja de baile fea de The Good Wife en una noche de domingo donde CBS ha querido convertir a Battle Creek en su estreno estrella. De la misma forma que hace unos meses como tal Madam Secretary se quedaba a medias en el drama político, esta serie queda aún por debajo en el plano policial.

No estamos ante uno de los estrenos del año.

Battle Creek pic 2

Anuncios

Un comentario en “Battle Creek, la falta de novedad

  1. Pingback: Series a Toda Vela | Crítica, análisis y actualidad de televisión | Better Call Saul, la antigua vida de Jimmy McGill

¡Arrr, marinero! Di lo que tengas que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s