Unbreakable Kimmy Schmidt, lo adorable de la comedia

Unbreakable Kimmy Schmidt pic 2

El día que NBC pasó de la serie que ella misma produjo para Tina Fey y Robert Carlock, artífices de su éxito 30 Rock, debe ser uno que ahora estén lamentando profundamente. Mientras que el momento en el que Netflix vio que ahí tenían una oportunidad de encontrar un filón de comedia que ya otros habían desarrollado, y solo tenían que renovarlo por una segunda temporada para darle algo de continuidad, es uno que a día de hoy deben comentar con bastante orgullo entre copas.

Porque cuando una de las mejores mentes para la comedia que tiene la televisión norteamericana te ofrece un producto redondo, no haces como tu competencia y dejas pasar el proyecto. Menos aún cuando está protagonizado por una Ellie Kemper que ya desde sus tiempos de The Office estaba pidiendo una serie propia a gritos y cuando consigues que su personaje conecte con la audiencia desde los primeros minutos del piloto. Todo eso es Unbreakable Kimmy Schmidt.

Y nosotros no pasamos de comentar sus virtudes, a continuación.

Unbreakable Kimmy Schmidt pic 3

30 Rock era absurda como pocas, probablemente dentro de las networks sea la comedia a la que menos le haya importado mantener un mínimo de cordura para que el espectador casual tuviese la sensación de saber qué estaba pasando. Algo que le pasó factura a sus audiencias, paupérrimas en comparación con la The Office con la que compartía parrilla, pero que hizo que nunca perdiese esa esencia de ser el producto sacado directamente de la mente de Tina Fey que tanto nos gustaba. Y a la crítica le enamoró desde su inicio hasta su final por ello.

Unbreakable Kimmy Schmidt rescata esa esencia de mantener al espectador alerta ante una carcajada inesperada porque nunca va a saber por dónde le van a sorprender. Desde lo que está en primer plano a lo que es un mero detalle, todo puede dar lugar a una referencia inesperada o a un gag demoledor. Pero eso no es toda la serie, sino que a mayores nos reencontramos con ese happy place que hace poco abandonamos con el final de Parks and Recreation o que en su momento viviéramos con The Office. El buen rollo, la felicidad y la amistad es la otra cara de la moneda de la serie.

El equilibrio está perfectamente logrado, ya que cuando uno no está descorchándose por lo desfasada que está la protagonista Kimmy Schmidt está muriéndose de amor por su concepción optimista del mundo. Y lo mismo puede aplicarse a Titus Andromedon, el eterno aspirante a estrella, o a Lillian Kaushtupper, la jubilada narcotraficante – interpretada por una Carol Kane que está viviendo un año soñado entre su lugar aquí y su papel en Gotham. Tanto la protagonista como cualquiera de los secundarios te puede pillar con la guardia baja y sacarte la risa o robarte el corazón.

Unbreakable Kimmy Schmidt gif 4

Además que la serie tiene un fondo, la historia de superación personal y de emancipación. Desde la inocente Kimmy que llevaba quince años en un bunker víctima de la secta del Reverendo Wayne Gary Wayne hasta la ama de casa millonaria interpretada por Jane Krakowski atrapada en un matrimonio fallido sin amor y con engaños. La serie utiliza estos trece episodios como crisálida para varios de sus personajes, haciendo que al final emerjan libres de sus antiguas vidas. Hasta la hijastra Xanthippe, en un principio némesis de la protagonista, termina descubriendo su propia naturaleza.

Y nada se libra de burla o parodia. Desde la aparición de Dean Norris como un coach para enseñar heterosexualidad a actores homosexuales, que siembra la duda sobre la excesiva heterosexualidad del reparto de Entourage, hasta la obsesión por la cirugía estética de los ricos, que también viene de la mano de un deliberadamente irreconocible Martin Short. Como en los mejores tiempos de 30 Rock, si algo está de actualidad hay que parodiarlo, aunque sea la nomenclatura de ISIS o el abuso de la heroína. Algo muy facilitado por el recurso argumental de tener a Kimmy Schmidt descubriendo el mundo moderno.

Precisamente la aparición de caras célebres ha sido otro gran punto a favor de Unbreakable Kimmy Schmidt y algo que la conecta con la anterior serie de Tina Fey. La propia Fey interpretaba a una de las abogadas más incompetentes de California junto a Jerry Minor, mientras que Jon Hamm es aquí el actor de comedia revelación al interpretar al reverendo villano que en el juicio contra él se representa a si mismo – queremos una comedia para él a poco tardar tras terminar Mad Men. Hablando de la serie de AMC, también se pasa por aquí Kiernan Shipka como la hermanastra de la protagonista y el Tim Blake Nelson de O Brother como su padrastro.

Unbreakable Kimmy Schmidt pic 4

Una comedia de las que nos gustan, de las hechas desde el talento creativo y el amor a la comedia. Ya tenemos confirmada una segunda temporada para el año próximo, pero se nos va a hacer muy duro esperar otro año por una serie que nos ha conquistado y que hemos devorado tan rápido. La programación de Netflix es a día de hoy una de las más prolíficas y de las que más da que hablar en el panorama televisivo, pero ninguna de sus series ha conectado tan sorprendentemente bien con nosotros como esta. Como si hubiéramos sido nosotros los que hubiésemos estado metidos en un bunker, al menos en cuanto a comedia se refiere.

Hasta pronto Kimmy Schmidt, no sabemos qué haremos sin ti.

Anuncios

¡Arrr, marinero! Di lo que tengas que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s