Mr. Robot y la importancia de estar de actualidad

Mr. Robot pic 1

Quien no haya visto Person of Interest, que pare de leer y de hacer cosas en su vida y que dedique las próximas dos semanas a ponerse al día con la serie. Porque nada de lo que está contando esta series premiere, un extenso piloto de más de una hora de duración, le sonará nuevo al espectador de la serie de CBS y si alguno de nuestros lectores quiere descubrir esta específica temática por primera vez dentro de la ficción mejor que sea con ella. Habiendo dejado esto claro, pasemos a comentar el que puede ser su sucesor natural, dados los rumores de conclusión de la serie con una quinta temporada reducida, Mr. Robot.

Un piloto que, por cierto, ha encandilado a la crítica de una forma sorprendente, dando aires a su cadena USA Network para renovar la serie por una segunda temporada antes incluso de que se emitiese. Quizá tanto entusiasmo fuese contraproducente, al comprobarse que las cifras de audiencia han sido poco más que discretas en relación con las expectativas que se habían generado en torno al episodio. Aún así ese aroma a una especie de David Fincher televisivo que nos ha dejado el director de la adaptación nórdica de Millenium, he ahí otra conexión con el cineasta estadounidense, Niels Arden Oplev bien merece la pena.

Lo comentamos a continuación.

Mr. Robot pic 3

De hackers con personalidades que bordean el autismo también trata Mr. Robot. Y al igual que hiciese hiciese la adaptación original de Millenium con Noomi Rapace, este episodio también nos descubre a un intérprete joven al que seguir la pista. Rami Malek es su nombre y aunque quizá su aspecto lo aleje del prototipo de estrella televisiva, apunta maneras de actor con oficio. No sé qué pensaría Michael Mann cuando decidió que Blackhat la tendría que protagonizar Chris Hemsworth, o cuando decidió hacer Blackhat en general, pero este piloto de sesenta y cinco minutos consigue lo que esa cinta no logra ni atisbar en más de dos horas.

Como ya decíamos, es muy David Fincher sin tener ninguna conexión con este. De hecho, su creador Sam Esmail no es conocido por más que por ser la pareja de Emmy Rossum, actriz protagonista de Shameless que a su vez protagonizó su opera prima Comet. Y sin embargo respira por los cuatro poros ese estilo aséptico y casi condescendiente con el espectador que hemos visto en El Club de la Lucha, La Red Social o Perdida. Su protagonista influye mucho en ese aspecto, ya que también funciona como un narrador de la acción muy particular que aporta esa personalidad al conjunto.

Una doble vida, una doble identidad, el balance entre la individualidad y las relaciones, las percepciones personales, todo eso nos resulta familiar y lo suficientemente hipnótico como para aceptar que Mr. Robot ha llegado a principios de este verano para quedarse con nosotros. Nada es nuevo pero todo está tan bien hecho que somos capaces de pasar por encima de ello. Además, se nos contextualiza tanto cada aspecto de la serie con la actualidad diaria que incluso se añade un plus de verosimilitud a la narración. Quizá algunos consideren esto un truco fácil de cara al espectador, pero la serie ya es lo suficientemente sutil en el resto de aspectos.

Mr. Robot gif 1

No ocultamos nuestras preocupaciones con respecto a la posibilidad de que esto se convierta en un procedimental más con el paso de los episodios, algo que deseamos que no suceda. Pero si un único episodio de presentación nos hace tolerable la presencia de Christian Slater en una serie, un intérprete que por otra parte no tiene un protagonismo tan determinante, es que algo ha hecho bien. También está involucrado Michel Gill tras su paso por House of Cards e incluso un Ben Rappaport del que ya entendemos su desaparición repentina de The Good Wife.

El reparto no tiene ningún nombre destacable más allá de los ya citados, aunque reconocemos a su protagonista femenina Portia Doubleday de su participación en la película Her de Spike Jonze, lo que de alguna forma ayuda a acentuar el buen hacer de Rami Malek. Puede que no al mismo nivel, pero el efecto que ha generado este actor en nosotros nos recuerda dentro de este mismo año al que llegó a conseguir Ben Mendelsohn con Bloodline, una sensación de descubrimiento. Algo que dentro de un canal como USA Network que acostumbra a emitir series ligeras como Suits, Burn Notice o ahora The Last Ship, es un gran logro.

Veremos si esta oda al hacktivismo, a esos miembros de Anonymous con un alto grado de Síndrome de Asperger, a los teóricos de la conspiración del 1% y a toda esa subcultura de los programadores outsiders logra mantener el nivel que ofrece en su carta de presentación. Comentábamos que incluso en fenómenos de este año como Sense8, que luego remontaban el vuelo, esa misma carta de presentación otorgada de forma defectuosa podría lograr que una gran parte del público se apartase. Con Mr. Robot es el caso contrario, probablemente llame a una parte del público que a esta no se acercaría.

Ahora es el momento de retenerlos.

Mr. Robot pic 2

Anuncios

¡Arrr, marinero! Di lo que tengas que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s