Suits, la fórmula que se agota

Suits pic 1

Hemos vuelto con Suits con el ánimo que unos padres van a las reuniones escolares de su hijo el por varias veces repetidor. Está bien, es nuestra obligación, pero hace ya tiempo que no deberíamos estar aquí. Una serie que emite episodios tanto en la temporada de invierno como en la de verano no debería permitirse el lujo de durar el mismo número de temporadas que el resto, menos aún estar en su quinta temporada, renovada por una sexta, y no tener ninguna intención a la vista de otorgar una series finale. Pero somos resilientes y nos gusta ver buenos trajes en pantalla, así que hemos vuelto otro año más.

Casi deberíamos decir que no nos hemos ido, porque hace pocos meses que ha terminado la temporada y acabamos de empezar otra que no tiene argumentalmente ningún elemento diferenciador con su predecesora. No somos demasiado conocedores el efecto que generan las telenovelas diarias en una persona, pero entendemos que Suits debe ser algo semejante llegado este punto. Las eternas tramas en bucle ya desaniman más que motivan al espectador y ni siquiera los puntos de referencia estables que teníamos en la serie, sobre todo lo relacionado con el personaje de Donna, nos están funcionando.

A continuación, y con algún spoiler menor, comentamos el porqué de la cuestión.

Suits pic 2

No ocultamos a nadie que una de las razones de nuestra frustración con respecto al final no avistado de Suits viene en relación a su actor protagonista Patrick J. Adams. Desde el día uno, antes incluso de que se supiese que la serie iba a existir, le habíamos identificado como el perfecto Danny Rand para protagonizar Puño de Hierro y esperábamos que se quedase libre cuanto antes. Sin embargo la serie de Marvel Studios para Netflix parece estar en un limbo poco transparente, una situación muy semejante a la de las tramas de las serie que hoy nos ocupa.

¿Hace exactamente cuánto tiempo llevamos con la trama en torno a la relación de Mike Ross con Rachel Zane? Poco importa que en un principio fuera un flirteo, luego un noviazgo y ahora una proposición de matrimonio, llevamos en una espiral de desconfianzas y reconciliaciones de la que serie es incapaz de salir. Lo único que nos consuela que no hayan salido de este tema es la presencia de Wendell Pierce como el padre de ella que parece que ganará cierto protagonismo al juntarse con su futuro yerno para resolver un caso legal de alto calado. Todo lo que sea por ver a uno de los protagonistas de The Wire y Treme.

Al menos en temas anteriores teníamos como contraste la relación de confianza, con algo de tensión sexual pero hasta ahí, entre Donna y Harvey Specter pero hasta eso se nos ha sido arrebatado. La serie necesitaba una dosis más de drama y ha puesto a la secretaria a trabajar con Louis Litt con el consiguiente enfrentamiento dramático. No nos engañemos, no nos interesan los sentimientos del personaje de Gabriel Macht, nos interesan sus trajes y sus tácticas para ganar casos. Esto no es más que una trama de relleno para alargar su enemistad con Litt hasta donde ya no es posible.

Suits pic 3

A falta de Daniel Hardman o del personaje de D.B. Woodside que introdujeron y dejaron marchar la pasada temporada sin que demasiado sucediera con él, han decidido mostrarnos a otro personaje masculino dentro del bufete. John Pyper-Ferguson aparece aquí como Jack Soloff, un nuevo némesis dentro de Pearson Specter Litt para Harvey y que de un poco de movimiento a las tramas. No tenemos ningún problema con que sea introducido, de hecho siempre hemos pensado que a esta serie le hace falta un poco más de fondo de armario de personajes, pero desde el minuto uno tenemos constancia que desaparecerá como ha llegado.

Casi preferíamos que se le diese recorrido como villano dentro de la serie al personaje de Jere Burns presentado en la season premiere que citaba El Silencio de los Corderos de la misma forma que hacía negocios. Al menos así se curaría parte de la nostalgia que nos ha dejado Justified. Sin embargo parece que ni la serie ni nosotros tiene la receta para aumentar el interés por esta, más bien parece que tanto show como espectador encadenan episodios por desidia y porque, al fin y al cabo, es lo suficientemente ligera como para que no cueste verla.

Ha sido considerablemente más ágil el segundo episodio de la serie de USA Network que el primero, atenuando esa comentada sensación de desidia, pero que se emita junto a una serie con un ritmo mucho más absorbente como la recién estrenada Mr. Robot no ayuda a que la apreciación de nuestra ya no tan querida Suits caiga en picado. Tiene un margen de confianza que le permite revivificarse en los próximo episodios, pero es improbable que siguiendo esta senda decidamos retornar con la segunda mitad de la temporada en invierno.

Tenemos aguante, si, pero no tanto.

Suits gif 2

Anuncios

2 comentarios en “Suits, la fórmula que se agota

  1. RESPETO TU OPINIÓN MÁS NO LA COMPARTO, SUITS SIGUE SIENDO INTERESANTE Y POR SUPUESTO MUY ENTRETENIDA, EXCELENTES ACTORES, GUIÓN ORIGINAL, NO ES PARA NADA “COMERCIAL” COMO OTRAS SIN CONTENIDO, EN FIN ES UNA EXCELENTE SERIE EN TODOS LOS SENTIDOS, QUE EN CADA TEMPORADA NOS VA SORPRENDIENDO.

    Y TE LO DICE ALGUIEN QUE NO SE ENGANCHA CON CUALQUIER SERIE.

    DE ANTEMANO GRACIAS

  2. Yo no soy mucho de ver series porque la mayoría me aburre, sin embargo por accidente empecé a ver “Suits” y me ha encantado, su argumentación, la interpretación de los personajes me han llevado a querer más y más.

¡Arrr, marinero! Di lo que tengas que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s