Agents of S.H.I.E.L.D., la importancia de llamarse Joss Whedon

CLARK GREGG, MING-NA WEN, BRETT DALTON

Hay series cuyo piloto ya nos entusiasma y a partir de ahí es una comunión perfecta con el espectador, como Masters of Sex o The Good Wife; hay series que necesitan unos cuantos episodios para coger ritmo y a partir de ahí dar un buen nivel, como Fringe o Community; e incluso hay series que necesitan una temporada entera, como Justified o Parks and Recreation. Pero lo que tenían todas ellas en común, de la más iluminada a la más rezagada, era un gran potencial desde el principio.

Ya fuese por su planteamiento inicial o por los nombres implicados en el proyecto, a todos se le veían atisbos de ser grandes series – a pesar de que la mitad de las citadas sufrieran o sufran un destacado ocaso – y llegaron a dar grandes momentos televisivos. Pedir que haya algo que rascar bajo una superficie algo más anodina suele ser uno de los hábitos del aficionado a la televisión. El problema es cuando los defectos iniciales no se ven compensados por una buena evolución posterior.

¿Es Agents of S.H.I.E.L.D. un ejemplo de esto? La respuesta a esto, a continuación.

Sigue leyendo