The Blacklist no se guarda nada

The Blacklist pic 1

La descompresión narrativa es una moda a la hora de contar historias en distintos medios a día de hoy. Ya sea en sagas literarias que adoptan el formato de novela río, en cómics que desarrollan una única historia a lo largo de prolongados arcos o en películas que deciden dividirse en partes para multiplicar por dos o más los ingresos potenciales en taquilla. Pero la televisión siempre ha sido pionera en eso, especialmente las series de networks, ya que el tener que desarrollar su historia a través de numerosos episodios en múltiples temporadas siempre exige pausar más el ritmo para aprovechar mejor las cadencias que ofrece el medio.

Ahora bien, al igual que en todos esos medios antes citados, en algunos casos la lentitud con la que se desarrollan algunos shows puede llegar a ser exasperante. Las semillas plantadas a lo largo de sus primeros episodios tardan años en germinar y cuando por fin lo hacen el espectador ya ha perdido todo el interés en las tramas. De alguna forma temíamos que The Blacklist recorriese esa senda, que se guardase demasiadas cartas para un momento de la partida en el que a lo mejor ya no le quedasen fichas, pero este primer y corto tramo de la segunda temporada nos ha demostrado que en ningún caso es esa su intención.

Cómos y porqués, con potentes spoilers, a continuación.

Sigue leyendo

Anuncios

The Blacklist sólo era el principio

The Blacklist season finale pic

Se ha terminado. La serie que supuso la mayor apuesta de NBC y que fue su primera espada para “liderar” las audiencias de este año ha completado su primera temporada. The Blacklist fue el experimento de la cadena que confió en que el carisma de su actor protagonista James Spader y la combinación de estructura procedimental con trama seriada crease una serie-fenómeno que atrajese a millones de espectadores cada lunes a sus pantallas. No consiguió convertirse para la NBC en la nueva Scandal de la que todos hablan pero si en una especie de Person of Interest que muchos siguen con fidelidad.

Un final de temporada que por mucho que implique una conclusión de algo carece de toda estructura de tal, si de algo fuera el final sería del prólogo. Porque tal y como se plantearon los misterios y la estructura de la temporada, esta funciona más como un prólogo a la la lucha que está por venir que como una unidad de narración en si misma. Como una especie de cebo para que los espectadores piquemos y entremos de lleno el próximo año, una estrategia un poco oscura por su parte pero que ya Hannibal ha demostrado que puede desembocar en una segunda temporada brillante.

Nuestras opiniones sobre la season finale emitida la semana pasada y lo que está por venir, tras el salto con spoilers.

Sigue leyendo