Seis series que no merece la pena su existencia

Two and a Half Men pic 1

En la imagen que encabeza esta entrada está Two and a Half Men. Probablemente la serie que se mantuvo en antena con menos motivos para ello de la historia. La comedia de Chuck Lorre de por si nunca fue buena, pero al menos era un habitáculo confortable para Charlie Sheen en televisión, una especie de amplia jaula para leones en la que no tuviese la capacidad de atacar al resto de animales pero si suficiente espacio – y un sueldo astronómico – como para sentirse cómodo. Que se siguiese emitiendo hasta febrero de este año carecía de sentido una vez hechas las maletas del actor, menos aún con el soso Ashton Kutcher al frente.

Al reflexionar en el día de hoy sobre esta serie se nos ha ocurrido la idea de preguntarnos qué otras series en antena y con audiencias millonarias, porque Two and a Half Men mantuvo hasta su muerte unos números de infarto para CBS, no merece la pena que las cadenas emitan. Series que han fracasado en su propósito inicial, que los resultados presentados en la actualidad son bochornosos y que serían fácilmente reemplazados por series de mayor calidad. Se nos han ocurrido unos cuantos, de los cuales hemos seleccionado cinco por los que esperemos que no nos queméis en la hoguera, ya que hay algunas series muy populares.

Tras el salto, las infames cinco series a condenar.

Sigue leyendo

Anuncios

Pilotando el navío, los estrenos de la temporada (y II): Comedia

Pilot

Tras el repaso la semana pasada a los pilotos de drama que nos había dejado el inicio de esta temporada, pasamos al segundo tiempo con los pilotos de comedia. Si con anterioridad aquellos pilotos nos habían satisfecho en mayor o menor medida, solo oponiéndonos a la propuesta de Hostages, no hemos tenido tanta suerte con las comedias.

No nos entendáis mal, de seis propuestas que hemos visto, al menos tres nos han convencido lo suficiente como para seguir con ellas. El problema es que las que no lo han hecho, ni se han acercado a un mínimo de calidad humanamente decente. Volvemos a la época de las risas enlatadas y las series noventeras casposas y sin gracia. Al concepto de la comedia familiar mal entendida.

Nos ha parecido una regresión significativa de la comedia más ácida que se ha visto en cadenas como la NBC – dejando aparte el género de comedia incómoda, propia del cable – o incluso de ese punto de equilibrio que alcanzó el humor blanco de Modern Family. Entremos en materia.

Sigue leyendo