Inimitables: Cinco actores que superan a sus personajes

magnetokhaaan

La semana pasada os hablábamos de una de las mayores pesadillas que puede sufrir un interprete, quedarse atascado en un personaje de tal forma que la gente se olvida de su nombre y sólo lo identifique con dicho personaje. Pues bien, hoy visitaremos la otra cara de la moneda, daremos un repaso a cinco actores que a pesar de haber interpretado personajes increíblemente carismáticos, su saber hacer y su gracia personal les ha hecho merecedores de que el público general se aprenda su nombre real.

Sin duda alguna es mucho más sencillo encontrar a actores atascados, pero haremos un esfuerzo para conseguir honrar de la forma que se merecen actores que, como Christian Bale, Jennifer Lawrence o Harrison Ford, quienes gracias a su increíble labor, en películas posteriores nos han hecho olvidar que fueron Batman, Katniss Evergreen o Han Solo e Indiana Jones.

Ahora bien, ¿quiénes son estos actores en el mundo de la televisión? Sin más dilación os presentamos el top five. Número cinco, vean.

Sigue leyendo

Cuatro spin-offs que nunca deberían haber existido

Private Practice pic

Con series de masas como How I Met Your MotherBreaking Bad o The Walking Dead con un spin-off en camino, la mala experiencia de alguno de estos productos durante esta temporada nos hace cuestionarnos la validez de esta práctica para generar productos con una base de fans incluso antes de su primera emisión. Porque aunque suene bien a priori, sabemos que resultados como los de Boston Legal o Frasier son la excepción y no la regla.

Por eso queremos hacer una reivindicación indirecta de la creación de productos completamente originales mediante el recuerdo de cuatro claros ejemplos de los peligros de generar spin-offs sin criterio y sin tener una buena base para progresar. O lo que es lo mismo, cuatro proyectos que deberían haber pasado por la trituradora de papel de ciertos ejecutivos por mucho seguimiento que tengan las series originales.

¿Queréis saber cuáles son esos cuatro spin-offs que denostamos? Os los traemos a continuación.

Sigue leyendo

Días de vino y resacosas, las mejores series para Año Nuevo

The Hangover pic

Puede que en este navío seamos unos lobos de mar acostumbrados al ron espeso y a las noches de libertinaje, pero sabemos que en tierra existe la costumbre que echar toda la carga por la borda en la noche de Fin de Año. No seremos nosotros quienes criticaremos tal costumbre, puesto que algunos de nuestras mejores anécdotas en puerto se han producido durante tal festividad. Pero conocemos lo que viene después, las tardes de agonía y deshidratación de las abominables resacas.

Por lo que desde aquí os queremos lanzar una serie de remedios para superarla con mayor o menor fortuna. Obviamente a través de series, puesto que es el tipo de cargamento que transportamos en nuestra bodega y la verdad es que no conocemos otra forma mejor de pasar el tiempo. Porque suponemos que una animada conversación con los parientes no será lo más adecuado para vuestros aletargados cerebros.

Ved y tomad nota de nuestras recomendaciones, mañana nos lo agradeceréis.

Sigue leyendo

The Crazy Ones, cállese y coja mi dinero

The Crazy Ones shoot

Si hay algo que repetimos como un mantra en este blog, es la desesperación de David E. Kelley por encontrar un nuevo éxito televisivo. Pensar que el hombre detrás de – atentos, lista interminable de clásicos televisivos en camino – La Ley de Los Ángeles, Picket Fences, Chicago Hope, El Abogado, Ally McBeal, Boston Public y – nuestra favorita – podía llevar desde 2008 encadenando fracaso tras fracaso televisivo, hacía que nuestras entrañas se removieran.

Pero Kelley se repuso a las cancelaciones de Harry’s Law, Monday Mornings, The Wedding Bells y a proyectos que nunca vieron la luz – gracias a Dios – como el piloto de Wonder Woman con Adrianne Palicki, y este año volvió a la carga con una sitcom profesional sobre publicistas. Pero para que no cayese en lo anodino, gran fallo de sus recientes producciones, puso como reclamo al cómico Robin Williams al frente de esta, que también buscaba hacerse un hueco de nuevo en televisión.

¿Funcionaría esa estrategia? Os lo desvelamos a continuación.

Sigue leyendo

Spin-offs y crossovers que sí queremos (I)

Better Call Saul pic

La moda de anunciar spin-offs, crossovers y revivals de otras series está llegando al punto de parecer una broma pesada para los seriéfilos. Ha llegado el momento en el que ya casi no se respeta la duración original de ninguna serie y todas quieren expandir su universo de alguna manera. No negaremos que han salido buenos productos de esas prácticas, Boston Legal fue un spin-off de The Practice – aquí conocida como El Abogado – y la reimaginación de la original de los setenta nos permitió disfrutar de Battlestar Galactica, la mejor serie de ciencia ficción de nuestra era.

Pero si seguimos por el camino que se está marcando, ¿qué productos originales nos quedarán? No todas las series merecen una continuación, shows como Dexter o Cómo Conocí a Vuestra Madre – ambas con un spin-off entre los planes de sus responsables – no supieron llegar a su final con una calidad a la altura de la serie, ¿cómo vamos a justificar que continúen su universo más allá de este? Otros como Better Call Saul o el futuro de The Walking Dead, son un ejemplo muy claro de la incapacidad de cadenas como la AMC de dejar marchar a sus programas de éxito, ¿no sería más productivo buscar nuevas fórmulas de éxito?

Sin embargo, nuestra propuesta es obviar por un momento esta línea de pensamiento y actuar como abogados del diablo, aunque con cierta responsabilidad. A continuación, os propondremos una serie de productos ficticios derivados de otros emitidos en las cadenas norteamericanas de los que creemos que de verdad merecen una serie propia.

Sigue leyendo

The Blacklist, el juego de Reddington

The Blacklist - Season 1

La temporada pasada si de algo pudo calificarse para las networks fue de decepción. Todas ellas vieron como cada uno de los estrenos que lanzaban al escrutinio de crítica y espectadores se estrellaban con unos, otros o ambos. NBC fue uno de los principales agentes de esa decepción, que no llegaría a conseguir que más de dos o tres estrenos sobrevivieran a los upfronts – algunos como Hannibal tuvieron que esperar incluso más para tener un veredicto, por lo crítica de su situación -.

Este año la situación no podía sino agravarse, ya que su estable bloque de comedias se quedaba en su mínima expresión con la marcha de The Office y 30 Rock, por lo que se verían débiles tanto en drama como en comedia. Por lo que la necesidad por parte de la NBC de un producto que llamara la atención de amplios sectores de la audiencia y que obtuviera unas buenas impresiones en la crítica era no solo necesaria sino urgente.

La propuesta de Jon Blokenkamp para la cadena del pavo real parecía la respuesta, ¿lo ha sido? Con ciertos spoilers por delante, os lo detallamos con nuestras impresiones tras el salto.

Sigue leyendo

Noticias de Ultramar: Semana II (del 24 al 30 de agosto)

James Spader photo

No es que James Spader os esté mirando mal, es que está teniendo problemas para encajar su ahora apretadísima agenda. En cine le hemos visto en Stargate como el Dr. Daniel Jackson y protagonizando los filmes Crash, Secretary o Sex Lies and Videotapes y más recientemente como secundario en Lincoln, de Steven Spielberg; y en televisión tuvo una segunda juventud con el papel de Alan Shore primero en The Practice y luego en Boston Legal – papel por el que recibió Emmys en ambas series, siendo el único actor que ha recibido un galardón por el mismo papel en dos series distintas – y con el de Robert California en la octava temporada de The Office, sustituyendo la figura del irreemplazable Michael Scott de Steve Carell.

Pues ahora, sumado al papel protagonista en el nuevo drama The Blacklist de la NBC, dará vida a Ultrón en la secuela de la franquicia Marvel de Los Vengadores, que llevará por título Los Vengadores: La Era de Ultrón. En este blog somos fans incondicionales del actor y la alegría que destilamos al tenerle en la primera plana de la actualidad audiovisual irradia nuestras vidas y nuestras palabras. Casi tanto como el gozo que tuvimos la semana pasada con Ben Affleck como Batman. Sin haber superado los traumas recientes aunque algo reconfortados por estas noticias balsámicas, hablemos de televisión.

Sigue leyendo