La inseguridad nacional de Homeland

Homeland season photo

Qué pesada es la corona, pensarán algunos. Qué difícil es ser una serie de éxito que durante dos años ha acaparado no solo los grandes premios de los grandes certámenes – aunque no los Timones de Oro – sino también todos los focos de la atención mediática, convertirse en la serie de moda. Porque con cada nueva entrega se te juzga con el escrutinio más duro, al tener que no solo cumplir las altas expectativas de tus seguidores sino que seguir reinventándote para convencer a la crítica.

Mad Men por ejemplo, tras cuatro temporadas ascendiendo vertiginosamente en popularidad y aclamación, sufrió en su quinta campaña una oleada de desapego por parte de la crítica de la que nunca se recuperaría a pesar de seguir siendo una de las mejores series en pantalla y ofrecer cada año algunos de los mejores episodios de la serie. Pero para algunos no es suficiente, la serie tenía que ofrecer algo nuevo para seguir siendo puntera, algo que Homeland ha querido iniciar este año aunque con incierta fortuna.

Nuestra opinión sobre el estado de la serie de Showtime, con ciertos spoilers, tras el salto.

Sigue leyendo