The Newsroom, todo sobre mi Charlie Skinner

The Newsroom pic 8

A mi siempre se me ha podido considerar fan de Aaron Sorkin. Fui de los que sentía como propio el equipo de The West Wing y los que sintió en el alma que Studio 60 on the Sunset Strip no pasase de su primera temporada. Le he defendido en ciertas ocasiones en este blog y no reniego de sus tics y temáticas habituales. Pero eso no significa que le pase cualquier cosa. Tal y como no consideré que el largo tramo inicial de la segunda temporada de The Newsroom hubiese estado a la altura de la primera, tampoco considero que este tramo final de la tercera y última lo esté en general a la altura de la serie.

Empezó fuerte, es verdad. Pero quizá esos tres primeros episodios no fuesen más que un espejismo a la hora de demostrar la incapacidad del propio Aaron Sorkin a la hora de cerrar una serie. No tuvo que hacerlo con Sports Night y Studio 60 por cancelaciones y en The West Wing se bajó del barco en la cuarta temporada, quedando en manos de John Wells firmar el resto incluida esa gran conclusión de la séptima temporada. Y cuando le tocó hacer lo propio con The Newsroom, nos ha dado un episodio tan insustancial como el presente.

El análisis de la series finale de The Newsroom, con spoilers, a continuación.

Sigue leyendo

The Newsroom, pesadilla en la redacción

The Newsroom photo

Aaron Sorkin no es nuevo en esto. Tras la olvidada Sports Night, la inolvidable El Ala Oeste y la fugaz Studio 60 on the Sunset Strip nadie sería indiferente a un nuevo producto con la marca del escritor. Con el impulso cogido tras firmar el guión de La Red Social, Sorkin se lanzó a retratar la realidad bajo su óptica moralista, demócrata e idealista que se reflejaba en unos personajes perfectos en lo profesional y caóticos en lo personal. Episodio a episodio sometía a análisis y crítica con la ventaja de la perspectiva cada evento reciente en la vida de una América cada vez más polarizada.

Si bien a los seguidores de Sorkin les gustó la mezcla, que contenía esos guiones precisos y esos diálogos vertiginosos y afilados, todos apreciaron la falta de la magia de sus dos anteriores series en muchos de sus episodios. Estaba ahí, necesitaba pulirse un tanto, pero hasta el momento solo eran atisbos que episodios como el piloto habían dejado. Y sus detractores siguieron con la retahíla de críticas tan tendenciosas como el propio Sorkin: personajes femeninos inferiorizados, republicanismo de su protagonista como pose, carencia de una trama real y demás.

Así que tras superar el ecuador de esta temporada, veamos cómo ha evolucionado la serie – con posibles detalles de la trama – en su segundo año tras el salto.

Sigue leyendo