Tres ejemplos de adaptaciones que no deberían hacerse

Habitualmente en otros medios y especialmente en este blog siempre se buscan nuevas fuentes de contenido para un medio con un hambre voraz como es la televisión. Está probado que los contenidos originales son los que más calidad pueden llegar a desarrollar pero no se producen a un ritmo lo suficientemente alto como para cubrir todas las expectativas de nuevas series de todas las cadenas, ya sean networks o de cable. Por eso ahora cada cadena busca tener al mismo tiempo su Boardwalk Empire y su Game of Thrones o su Breaking Bad y su The Walking Dead.

Esa estrategia de tener un producto propio reputado y su adaptación de masas ha tenido grandes resultados, pero también fallos estrepitosos. Se está llegando al punto de que se empiezan a adaptar películas, libros o cómics sin ton ni son y series ridículas como Dominion ya han llegado a nuestras manos. Si, por suerte esto también está produciendo verdaderas obras de arte como Fargo, de ahí que veamos urgente la necesidad de establecer unos criterios a la hora de lo que se debería adaptar y lo que no.

Esperamos que nuestros siguientes cuatro ejemplos sean ilustrativos en esa línea.

Sigue leyendo