Los tipos de series que ya no nos interesan

The Mentalist CBS pic

A estas horas todavía estamos en la vorágine de la semana anterior a los upfronts en la que las renovaciones, las cancelaciones y los nuevos encargos caen como una lluvia de granizo. Algunas solo hacen ruido pero otras pueden llegar a doler. De las inocuas renovaciones de Modern Family y Once Upon a Time o cancelaciones de Crisis o Dracula, pasamos a la indignación máxima porque series como Community hayan pasado por una dolorosa cancelación mientras que otras como El Mentalista sigan con una vida a nuestro juicio inmerecida.

Por eso nos ha hecho ampliar el enfoque con respecto a las series que si nos interesaría que permanecieran en parrilla y las que no, del tipo de series que no gustaría ver encargos y de los que no querríamos ver ni en pintura. Y hemos llegado a la conclusión de que simplemente todo se reduce a que hay un tipo de series, que por hartazgo o por carencia de virtudes, ya no nos interesan. Shows que ya en su concepción tienen todas las de perder con nosotros. Y por tanto hemos decidido agruparlas en cuatro categorías que ejemplifican lo que por mucho que anuncien nunca va a cuajar.

Tras el salto, esos tipos de series que no veremos la próxima temporada.

Sigue leyendo

Anuncios

Spoilers y otras obsesiones contemporáneas

People arguing pic

Todos asumimos que, dentro de los que una de nuestras principales aficiones es la televisión, es imposible no desarrollar una serie de filias y fobias. Cada persona es un mundo y en un medio tan segmentizado como la televisión es prácticamente imposible encontrar dos individuos que tengan los mismos gustos exactos. Hasta en un navío con tanta camaradería como el que llevamos el señor OhJara y un servidor existen ciertos puntos de vista irreconciliables, sirva el afecto que mi colega tiene por Spartacus como ejemplo.

Sin embargo, si que existen otra serie de manías que carecen de toda base lógica y que parecen un mal endémico de algunos de nosotros, más allá de los gustos personales de cada uno. Utilizo la primera persona del plural porque a la hora de escribir sobre estos comportamientos erráticos me incluyo entre los pecadores descritos en bastantes casos, siendo una maniobra introspectiva la principal forma de investigación que ha nutrido estas líneas.

Por eso, a continuación, os hablaré de la sinrazón que conlleva estar todo el día pensando en los dichosos spoilers y otras insensateces de los seriéfilos en general.

Sigue leyendo