Cinco personajes que sobran en sus series

Arrow pic 2

Encabezamos esta entrada con una foto de Arrow porque no podría ser una serie más paradigmática en cuanto a sobrar personajes se refiere. De los cinco que aparecen en esta podríamos hacer desaparecer a tres de ellos con facilidad, teniendo en cuenta que uno es el protagonista de la serie y otro solo un personaje recurrente. Una serie que en la recta final de esta temporada ha ido soltando lastre como bien ha podido, ya que tenía una superpoblación en el reparto regular con personajes que directamente ya no le aportaban nada.

Algo que alguna de las series de las que hablaremos a continuación ya han hecho o deberían hacer con respecto a los personajes que les citamos. Serán cinco los que citemos como ejemplos de lo que la serie tendría que deshacerse para avanzar como es debido, en algunos casos ya nos han hecho caso parcial o totalmente y en otros deberían hacerlo inmediatamente. Algunas de ellas son de nuestras favoritas en emisión, pero es que hasta en los mejores grupos de amigos siempre hay alguno que no encaja.

Los cinco que ya no queremos, a continuación.

Sigue leyendo

El erial adolescente de The 100

The 100 pic 2

No solemos ser los mayores defensores de las series de adolescentes en este blog. No porque tengamos algo contra un colectivo del que hasta hace pocos años éramos parte, sino porque normalmente el foco de estas series no está puesto en la ambientación, las interpretaciones y el guión como a nosotros nos suele gustar sino más en la búsqueda de triángulos amorosos y la eterna reafirmación del yo que parece perseguir ese citado colectivo. Sin embargo tampoco estamos ciegos a la cadena The CW, que vive de ese público en general y del femenino en particular, especialmente gracias a sus series basadas en cómics como Arrow o The Flash.

Por lo que una vez en el ambiente de esa cadena nunca podemos desaprovechar la oportunidad de ver qué más productos tiene que ofrecer, más allá de nuestra zona de confort en el género superheroico. Lo intentamos con Jane the Virgin pero jamás pudimos superar la barrera de los cuarenta minutos de duración para una comedia y la falta de gancho del piloto. Pero no desistimos. Aunque esos productos de corte adolescente no fuesen lo nuestro, decidimos darle una oportunidad a una The 100 que ocasionalmente era bien situada por gente con criterio en esto de las series de televisión.

Aunque está bien llegar fashionable late a las modas, tampoco nos gusta ser los últimos en abordar los barcos.

Sigue leyendo