La coronación de The Blacklist

The Blacklist pic 7

Este año por motivos de agenda no hemos podido haceros un resumen del espectáculo televisivo desplegado por la SuperBowl, pero sí que estamos aquí para desentrañar las claves del fenómeno televisivo que lo siguió. Si The Blacklist se había convertido en el gran éxito que la cadena NBC necesitaba en su parrilla desesperadamente desde hace diez años, ayer esta subió un peldaño más en su escalera a los cielos y se convirtió con su episodio posterior al partido en lo más visto de la televisión de los últimos nueve. Logró retener a treinta y un millón de espectadores tras el evento deportivo.

Unas cifras que ninguna serie de televisión lograba con ningún episodio desde que Anatomía de Grey estuviera en pleno auge allá por 2006. Unas cifras que triplican los diez millones de espectadores que ya de por si tenía la serie de base y la colocan en una posición privilegiada para iniciar la conquista de los jueves en su nueva franja. Unas cifras que devuelven el lustre al espacio posterior a la SuperBowl que especialmente el año pasado con Brooklyn Nine-Nine y New Girl estuvieron bajo mínimos. The Blacklist ayer dio un puñetazo en la mesa y pasó de ser uno de los referentes en la televisión en abierto norteamericana a ser simplemente la líder.

Pero es que el episodio lo merecía y mucho, como comentamos a continuación.

Sigue leyendo

Anuncios

The Leftovers, los paseos del reverendo

The Leftovers pic 1

Todavía no habíamos hablado de The Leftovers porque todavía estaba pendiente de escrutinio. Siempre gustamos de rajar del colega Damon Lindelof y ciertos argumentos nos había dado para ello, pero también entendíamos que su producto ofrecía otros tantos para seguir con ella.  Casi nos parece imposible someter a una opinión definitiva sin un recorrido más largo para la serie, por lo que imperaba la prudencia para este híbrido entre la estética de Friday Night Lights y las incógnitas de la primera temporada de Lost.

Pero ya en su tercer episodio la serie de HBO ha decidido romper la baraja y pasar de ese reparto coral del que tanto presumía para ofrecernos un episodio estrictamente centrado en el personaje de Christopher Eccleston, ese párroco díscolo cuyo discurso contrario a la glorificación de los desaparecidos había granjeado cierta animadversión a varios individuos del pueblo y una fama generalizada de chalado del lugar. Una apuesta arriesgada con tan pocos episodios en su haber, que prácticamente nos obliga a tener que tratarla aquí.

Tras el salto, nuestras opiniones al respecto del episodio en particular y un poco de la serie en general.

Sigue leyendo