Black Sails, el rey de los piratas

Black Sails opening pic

El mundo de la piratería, si bien emocionante, es tremendamente arriesgado, por lo menos en lo que respecta al terreno audiovisual. Antaño se intentaron varias películas con resultado más que discutible, hasta que llegó Disney y puso sobre la mesa Piratas del Caribe sacando a relucir un punto que hasta entonces no habían explotado, la picaresca de sus protagonistas. En televisión el género corría la misma suerte, siendo el mejor referente el anime One Piece – aunque no sea una serie de piratas propiamente dicha.

No sé a que cabeza pensante dentro de Starz se le ocurrió hacer una serie de piratas, pero olé por él. Cogió la violencia y el carisma de Spartacus, lo mezcló con intrigas más propias de Juego de Tronos y lo llevó todo a alta mar. ¿El resultado? La mejor serie que ha producido la cadena, aunque eso no es especialmente difícil.

Si queréis saber si está a la altura del resto de las series en antena, y no os preocupan los spoilers, seguid leyendo bucaneros.

Sigue leyendo

Black Sails, soltad las jarcias

Black Sails photo

Le teníamos ganas, queríamos que de verdad funcionase por lo que ello conllevaba. Una buena producción sobre piratas, con grandes veleros surcando el Caribe y abordando buques de la Royal Navy y de la Armada española. Un encuentro de los mejores bucaneros que dieron tanto la realidad como la ficción, intrigando y entramando conspiraciones criminales en base a un retorcido sentido del honor y la libertad.

Uno siempre sueña de pequeño con ser un viejo lobo de mar, un bribón con una espada en una mano y una botella de ron en la otra, siendo Robert Louis Stevenson uno de los principales culpables de tal anhelo. Por lo que hacer justicia a su gran obra La Isla del Tesoro, de la que Black Sails es precuela, era uno de los grandes objetivos de la serie. Entretener con una gran dosis de aventuras de piratería, la otra.

¿Habrá estado Starz a la altura de las grandes expectativas? Sigamos el mapa del tesoro y descubrámoslo a continuación.

Sigue leyendo