Manhattan, el ala oeste de la física nuclear

Manhattan pic 2

Cuando una cadena se lanza a la producción televisiva propia no le esperan necesariamente momentos difíciles, aunque seguro que fáciles tampoco van a a ser. AMC tuvo que sorprender con dos productos tan atípicos como exitosos como Mad Men o Breaking Bad para que la tomasen en serio tras pasar de emitir películas antiguas a ser un verdadero jugador en las mesas del cable norteamericano, y aún así su primer gran fenómeno de masas no llegaría hasta el ascenso en popularidad de The Walking Dead, siendo las otras dos más productos de culto.

WGN por su parte está intentando hacerse ahora un hueco en esta piscina de tiburones que poco a poco se está convirtiendo en un océano. Su primer intento fue Salem aprovechando el tirón de la temática de la brujería y muchos deseamos que ni siquiera lo hubiesen intentado. Me costó llegar a su primera media hora y de ahí no pasé. Pero del bochornoso primer piloto que emitieron al segundo hay un trecho, Manhattan es un show mucho más atrayente por su temática y mucho más efectivo en su ejecución.

Analicemos cómo va su tramo inicial de temporada, tras el salto.

Sigue leyendo