Masters of Sex, una agradable velada de boxeo

Masters of Sex pic 7

Hay series que son especiales, que nacen para no sólo mostrar un desarrollo de sus personajes envidiable sino que para en ocasiones señaladas, sin que nadie lo espere, suban las apuestas con una serie de episodios tan especiales como las propias series. Mad Men es un perfecto con The Suitcase, esa joya de su cuarta temporada que todos alabaron por su ambición y sencillez. Yo me atrevo a aventurar además que Halt and Catch Fire  recorre el mismo camino, a la vista de los últimos episodios, pero la que ya se ha confirmado como una verdadera “maestra” es Masters of Sex.

Porque lo que nos ha dejado ha sido una muestra perfecta de lo que el minimalismo favorece a la televisión, de lo que se puede hacer sin grandes escenarios, sin un amplio número de personajes, sin tramas intricadas u otros buenos recursos para engrandecer un episodio. Un ejemplo de lo que un bottle episode puede favorecer a una serie con un buen guión y cargando todo el peso en los hombros de los actores. Obviamente no es fácil que funcione, pero teniendo a Michael Sheen y Lizzy Caplan al frente todo pierde su complejidad.

Comentaremos el último episodio emitido a continuación.

Sigue leyendo