The Departed, las siete cancelaciones más dolorosas de la televisión

24 Live Another Day promo

Con el retorno de Arrested Development en Netflix se abrió la vida de un tipo de caza muy interesante, el retorno de las mejores series de televisión que en su momento fueron canceladas. Siendo FOX uno de los principales agentes de cancelación en su momento, nos animó el año al anunciarnos que Jack Bauer volvería con la miniserie 24: Live Another Day. Con la dinámica ya establecida, la propia Netflix anunciaría también el rescate de otra cancelación más reciente como The Killing y NBC haría lo propio con Heroes: Reborn.

Todas ellas en algún momento llegaron a ser grandes series y su retorno puede llegar a justificarse, pero eso no hace más que escarbar en la herida del resto de series que también fueron canceladas y que no parecen encontrar la forma de retornar a la parrilla por mucho que los fans lo pidan a gritos. Algunas de ellas incluso han tenido una película tras su conclusión, pero si bien eso alivia el escozor no quita que la herida siga ahí y sea bastante profunda.

A continuación os presentamos las que para nosotros han sido las cancelaciones más dolorosas de la televisión.

Sigue leyendo

Anuncios

House of Cards, cazar o ser cazado

House of Cards season 2 picture

Did you think I’d forgotten you? Perhaps you’d hoped I had. Don’t waste a breath mourning Miss Barnes, every kitten grows up to be a cat. They seem so harmless at first–small, quiet, lapping up their saucer of milk. But once their claws get long enough, they draw blood, sometimes from the hand that feeds them. For those of us climbing to the top of the food chain, there can be no mercy. There is but one rule: hunt or be hunted. Welcome back.

Con este monólogo se nos daba la bienvenida a la segunda temporada de House of Cards al final de su primer episodio, una faceta de la serie que se nos había reservado durante tal capítulo en favor de una narración intensa de los últimos días de Frank Underwood como Jefe de Disciplina de la Mayoría del Congreso de los Estados Unidos de América, con uno de los mayores shocks de la serie en la que se eleva a la enésima potencia la falta de escrúpulos del personaje de Kevin Spacey.

Porque si la primera temporada era la de la Cámara de Representantes, esta es la de la Casa Blanca. Su nuevo rol de vicepresidente le permitirá llevar a cabo la segunda fase de ese plan que trazó al principio de la pasada campaña, cuando se le negó la posición de Secretario de Estado por los designios del magnate Raymond Tusk, mentor del Presidente Garrett Walker.

A continuación, con una amplia dosis de spoilers, nuestras impresiones del desarrollo de esta segunda temporada.

Sigue leyendo